El presidente Mauricio Macri se puso una buena nota al cumplirse –en 10 días– su primer año de gestión (NA)
El presidente Mauricio Macri se puso una buena nota al cumplirse –en 10 días– su primer año de gestión (NA)

8 es una buena nota. Según el sistema de evaluación para la escuela secundaria, la Calificación Anual resulta de la suma de los promedios de cada trimestre dividido tres. Ahora, si se trata de la evaluación de un primer año de gobierno, la cosa cambia.

Durante una entrevista con el diario La Capital de Rosario, se le propuso una autocalificación de su gestión al presidente Mauricio Macri, al cumplirse –el 10 de diciembre próximo– 15 meses de gobierno. El primer mandatario no anduvo con chiquitas: "Un 8", respondió.

"¿Cuánto vale haber evitado la quinta crisis terminal de los últimos 50 años? ¿Cuánto califica haber bajado las tensiones? El mundo nos abrió las puertas y quiere que al país le vaya bien. Yo me pondría para esta etapa una buena nota. Yo pondría un ocho", dijo sin duda.

Pero el presidente reconoció que hubo algunas cosas mal que se deben corregir. "Siempre se puede mejorar, si hay una curva de aprendizaje es que podemos mejorar, y estamos mejorando todos los días".

"Este gobierno está formado por gente capaz, de buena madera, honesta, con las mejores intenciones. Y eso no pasaba en Argentina desde hace muchas décadas. El camino es el ejemplo que nos dio el equipo de la Copa Davis: esfuerzo y trabajo en equipo", añadió el mandatario.

Desde el lado personal, Macri admitió que este primer año como presidente lo sintió en el cuerpo. "Para mí también fue una curva de aprendizaje. No es lo mismo ser empresario, presidente de Boca o alcalde de una ciudad importante que ser presidente de la Nación".

"Tuve que asumir este nuevo rol, entenderlo, ingresar al mundo con todas sus experiencias. Pero desde hace un mes siento que, al menos en esta primera etapa, estamos en el camino correcto", añadió.

La reelección también fue parte de la charla. Al ser consultado sobre la posibilidad de un segundo mandato, Macri fue directo. "No es que me gustó (ser presidente), tengo sentido de la responsabilidad. Un cambio cultural como éste va a llevar mucho más que ocho años, pero tengo que estar abierto a pensar en llevar esta responsabilidad más adelante".

Sin embargo, ese sueño no lo desvela en este momento. "Ni siquiera se me ocurre pensar en las elecciones de 2017", aseguró y reveló que su día a día "se debate en solucionar conflictos, trabas. Remover trabas para que los argentinos se puedan desarrollar".