Horacio confirmó equipo y sale a la cancha: Mariu vs Patricia y Santilli Vs Facundo Manes

María Eugenia Vidal será pre candidata a diputada por la Ciudad de Buenos Aires. Diego Santilli cruzará la General Paz y hará lo propio en la provincia de Buenos Aires. Posiblemente ambos deban competir en las PASO

María Eugenia Vidal será pre candidata a diputada por la Ciudad de Buenos Aires. De ser necesario competirá en las PASO con Patricia Bullrich. Diego Santilli cruzará la General Paz y será pre candidato también a diputado por la provincia de Buenos Aires. Se enfrentará, posiblemente, a un radicalismo unido detrás de Facundo Manes. Muy a su pesar, los tiempos de Horacio Rodríguez Larreta se adelantan y se termina jugando en las Paso de este año nada mas ni nada menos que su candidatura presidencial

Punta del Este. Verano del 93. Horacio Rodríguez Larreta (Padre) charla en el living de su casa con una cronista del diario Clarín. Una doble condición personal, ser Jefe de Gabinete de asesores del ministro de Defensa de entonces, Oscar Camilión, y ser uno de los mejores anfitriones de las tertulias políticas del verano esteño, lo convertían en una fuente de anécdotas inagotable.

La charla llegaba casi al final cuando Rodríguez Larreta se paró de golpe e invitó a la periodista a pasar al fondo de su casa. Una veintena de jóvenes conversaban divertidos en medio de un arboleda interminable. HRL (P) llamó a uno de ellos y dijo: “Antes que te vayas te quiero presentar a mi hijo mayor. Porque Horacito, acordate bien lo que te digo, algún día va a ser Presidente”.

Pasaron 28 años desde esa predicción. Y si el Jefe de Gobierno porteño hiciera terapia, debería trabajar en el diván los distintos modelos de paternidad. Hijo genético de un padre que se desvivía por él y que lo educó para superarlo, ahora tiene que lidiar en lo político con Mauricio Macri, un padre narcisista al que solo se lo hereda, como bien dijo Freud, matándolo.

Horacio Rodríguez Larreta (Padre) junto a sus hijos
Horacio Rodríguez Larreta (Padre) junto a sus hijos

El desafío no es nada fácil. Abroquelado en el terruño en el que reina hace seis años (o más si se tiene en cuenta que Mauricio dejó todo en sus manos en su segundo mandato para lanzarse a la carrera presidencial) Rodríguez Larreta pisa literalmente huevos cuando cruza la general Paz. Y alguno rompe.

Su estrategia hoy es matemática. Sus encuestas dicen que María Eugenia Vidal en Capital y Diego Santilli en provincia son los candidatos que consiguen acumular más diputados para Juntos por el Cambio este año. La ex gobernadora quien llegó ayer de su gira por USA, avisó antes de partir que abandonaba para siempre el distrito bonaerense. Santilli, por su parte, ya desempolvó su infancia en una chacra en Mercedes a la que iba los fines de semana, para alegar apego a algo un poco mas parecido al conurbano que su departamento frente al Malba.

La movida, en términos políticos, es tan desafiante como incómoda. Y, por lo pronto, deja heridos en todos lados. “Iba tranquilo caminando por un campo inmenso hacia el 23 y se le ocurrió patear el único hormiguero que había en el camino. Ahora las hormigas caminan y juegan por todos lados”, describe uno de los intendentes que más resiste la bajada de Santilli a la provincia. El mismo que anticipa que Patricia Bullrich no es Gabriela Michetti y que las internas, con estos protagonistas, pueden ser sangrientas.

Horacio sabe que aún falta convencer a los propios y que tiene solo 34 días mas para conseguir su objetivo. El 24 de Julio cierran las listas para las PASO. El viernes se puso el mameluco de trabajador partidario y viajó a Olavarría a juntarse con intendentes del PRO del interior de la provincia. Todo había sido coordinado por Ezequiel Galli el intendente local. Pero grande fue la sorpresa cuando en medio del conclave apareció un “colado”: el intendente de Vicente Lopez y líder de la resistencia a Santilli, Jorge Macri, quien se se sentó a debatir frente a frente con Horacio casi como coautor del encuentro.

“No le tenemos que tener miedo a las PASO yo soy producto de una paso”, fogoneó Larreta. “Pero esa fue una interna para dirimir el Ejecutivo y mientras gobernábamos, ahí está claro que el que gana conduce y el que pierde acompaña. Pero una paso para el legislativo no ordena, deja heridas que no cierran hasta el 23. Te imaginas lo que es para estos intendentes hacerlos elegir entre el Colo y yo?”, se agigantó Jorge Macri.

Diego Santilli (Gaston Taylor)
Diego Santilli (Gaston Taylor)

Mas allá del chisporroteo duro y real todo indica que en la provincia el PRO terminará acomodando los melones en su interna y que sumara a su lista a la Coalición Cívica. El PRO reelige ocho diputados y tres Lilita. Mariu se fue pero queda en el territorio su armado al mando de Cristian Ritondo, compañero de vida de Santilli, quien esta dispuesto a ayudarlo en esta y confrontarlo en el 23 porque también tiene sus aspiraciones.

El tema ahora es el radicalismo y los posibles nuevos aliados como Emilio Monzó, Margarita Stolbizer y Jose Luis Espert.

Y ahí una vez más Mauricio metió la pata. Si a la UCR bonaerense el retorno de Mariu a Capital le cayó como una patada al hígado, el viaje de Macri a Córdoba para promover como Candidato a Gustavo Santos hizo que el Jefe de la Bancada Radical Mario Negri jurara venganza.

Fue en su despacho que se empezó a gestar la incorporación de Facundo Manes y su ego, a la política por la puerta grande, ofreciéndole ni mas ni menos que encabezar la lista de precandidatos a diputados en la provincia de Buenos Aires. Atrás de ese armado esta todo el radicalismo entusiasmado. “No queremos que los PRO de Capital nos sigan llevando de las narices para juntar y contar los votos y después ver el festejo desde afuera”, bramaron en conjunto.

Y no están solos. A Emilio Monzó tampoco le desagrada ser parte de la revolución provincial. Si bien Santilli ya le ofreció lugar en su lista, el ex Presidente de la Cámara de Diputados, gran conocedor y operador de la provincia, estaría mas cerca hoy de los radicales que del PRO.

Una interna grande armada con tres patas en Buenos Aires (Santilli-Manes-Espert) podría concitar la atención mediática y sumar por derecha y por izquierda, si Stolbizer se suma).

Hoy los números indican que hay ocho puntos de diferencia entre el Frente para la Victoria y Juntos por el cambio. Las ultimas mediciones no tuvieron en cuenta a Manes pero sí se sabe que el neurocientifico tiene una excelente imagen pero aún es desconocido por el 50% del electorado.

El radicalismo es fuerte en el interior pero el 80% del electorado de la oposición está en los bastiones que el PRO tiene en el conurbano. La pelea de todas maneras se convierte en fascinante ante un oficialismo peronista que no romperá la tradición de ir con lista única.

En Capital pasará otro tanto. Ahí también hay heridas radicales. Martin Lousteau sin mucho margen de maniobra ve aterrizar a Vidal con el mismo anhelo con el que el sueña hace rato, ser el jefe de gobierno porteño en el 2023. Pero la alianza del radicalismo con el PRO en la ciudad tiene millones de razones que superan lo político. Ahí si que la pelea por la jefatura se dirime puertas adentro del PRO.

Todo indica que Patricia Bullrich se tiene fe. Tanta que no cede ni ante la llegada de María Eugenia Vidal. A pesar de que las encuestas son contundentes, la Presidenta del PRO piensa plantar bandera e ir hasta el final. Mientras tanto Rodríguez Larreta se aferra a sus números. Según los cuales Santilli sin haberse lanzado saca cinco puntos mas que cualquier otro candidato en Provincia y Mariu saca 14 puntos mas que la Bullrich en la general. El tema es que esos son números para afuera. En ambos casos los posibles contrincantes internos tienen mejor performance en las paso que en la general. Esta claro que Pato Bullrich llega al corazón del electorado propio pero eriza y aleja al electorado del medio.

Tranquilo y midiendo como siempre sus palabras, Horacio camina hacia estas PASO sin ser candidato pero jugándose literalmente el pellejo. En el mientras tanto deberá demostrar que está dispuesto a salir de su zona de confort para confrontar y erigirse, si es que quiere serlo, en el nuevo Jefe.

Bonus Track

Maxi, como le dicen los militantes, a Máximo Kirchner llegó a Carmen de Areco enfundado en Jogging y sin campera gruesa. Antes de presidir el Congreso del PJ bonarense a la nochecita desde la sede del PJ Nacional en la calle Maipú, había prometido ser parte de la Asamblea de la Cámpora de la segunda sección electoral.

En un galpón inmenso del Club Social que da a la Plaza principal del municipio, se juntaron 30 militantes y el resto siguió en zoom por estricto protocolo. A la media hora del encuentro el salón estaba más helado que el exterior. Hasta el intendente Ivan Villagrán tiritaba por la temperatura por debajo de los 0 grado. Pingüino al fin, Máximo terminó la Asamblea como si nada.


SEGUIR LEYENDO: