Se afina el plan del Frente de Todos en la campaña bonaerense: la estrategia para avanzar en municipios que gobierna Juntos por el Cambio

Tras los encuentros de la llamada “mesa de los lunes” en La Plata, el mensaje empieza a desplegarse por el territorio. Mostrar la gestión en pandemia y unidad en el armado es la premisa para oficialismo en la provincia de mayor peso electoral

“Quiero hacer mención a la campaña de vacunación de la provincia de Buenos Aires, modelo. Hay más de 21 mil personas afectadas a esto”, decía Cristina Kirchner este lunes al participar de la inauguración de un nuevo sector del Hospital de Niños Sor María Ludovica en La Plata. Las palabras de la Vicepresidenta empezaron a marcar el camino para que el oficialismo salga a la campaña electoral. A la cuestión sanitaria se le sumará también la exposición de obras que reactivaron el gobierno nacional y provincial en este año y medio. Con eso se empieza a ajustar el discurso para una elección de medio término donde al oficialismo peronista no le ha ido bien en los últimos años.

Como en esta campaña no habrá grandes actos y uno de los objetivos particulares es que el gobernador Axel Kicillof obtenga la mayoría simple en el Senado bonaerense, donde hoy hay predominio de Juntos por el Cambio por la victoria de 2017 -Cambiemos derrotó a Unidad Ciudadana-, el plan que se trazó desde los encuentros que el oficialismo mantiene rutinariamente fuera de agenda en La Plata, y que el periodismo bautizó como “mesa de los lunes”, fue mostrar la articulación entre la Nación y la Provincia en el territorio, organizar la agenda de urgencias y sostener los acuerdos políticos. Por eso, en esa mesa, hay una silla fija para Sergio Massa, del Frente Renovador.

Kicillof será uno de los candidatos sin boleta para el Frente de Todos en la provincia de Buenos Aires. En la medida que el coronavirus lo permita, inaugurará y recorrerá de acá a las elecciones. Lo mismo le pidió a su gabinete, en espejo con lo hecho por Alberto Fernández. Como publicó Infobae, los apellidos con más peso de la coalición se van a poner al hombro la campaña en la provincia de Buenos Aires para contrarrestar la falta de un nombre propio con un amplio volumen político y conocimiento pleno en la sociedad.

Este viernes, luego de encabezar una entrega de viviendas en General Paz, Kicillof se trasladó hasta Villa Gesell. El municipio que gobierna Gustavo Barrera es una especie de irradiación kicillofista, si es que kicillofismo existiera. El intendente fue uno de los primeros que optó por el ex ministro de Economía como candidato allá en el inicio del 2019. Pero Kicillof no fue solo a Gesell. LLevó allí a casi todo su Gabinete. En una reunión de la que también participaron los intendentes de la Quinta sección electoral que reportan en el Frente de Todos. A la misma hora, los intendentes del PRO de la Quinta sección electoral Guillermo Montenegro (General Pueyrredón) y Martín Yeza (Pinamar), estaban en Olavarría reunidos con el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta y otros intendentes del interior de la oposición, para acordar que el candidato que el PRO aporte a la discusión de Juntos por el Cambio sea uno solo. Resta saber cuál.

Lo del gobernador en Villa Gesell fue una reunión del gabinete itinerante en una sección electoral importante en los objetivos del corto plazo. En los distritos del centro y este de la provincia se eligen senadores provinciales. Hoy el Frente de Todos tiene dos de las cinco bancas que se pondrán en juego. En 2017, Unidad Ciudadana sacó el 27,56 de los votos y el Frente Renovador el 11,28. Sumados, ya que en esta elección van juntos, la suma da 38,84. El piso para acceder a una banca en esa sección es del 20%. Cuatro años atrás, Cambiemos ganó la sección con el 52,5.

De la reunión de gabinete con intendentes propios de la Quinta sección electoral se analizó cómo viene la gestión y qué hace falta. También, según reconstruyó Infobae, se planteó cómo capitalizar la gestión en los municipios que no tienen intendente del Frente de Todos y se instó a quienes sí gobiernan bajo el sello del oficialismo estar atentos a lo que pasa en los distritos vecinos, más allá de acompañar a funcionarios nacionales o provinciales cada vez que hagan una recorrida.

Además, Kicillof y los suyos pidieron que en los municipios que no se gobierna se dé cuenta que las obras las hacen Nación y Provincia. “Algunos intendentes de Juntos por el Cambio son pícaros”, dijeron cerca del gobernador. Explican que así sucedió el último martes cuando el gobernador fue a Junín a inaugurar una estación de bombeo. Allí lo esperaba el jefe comunal Pablo Petrecca (Juntos por el Cambio) quien durante el acto se encargó de contar que la obra que estaba inaugurando se había iniciado en la gestión de María Eugenia Vidal y todo lo que se hizo en Junín en el período 2015-2019. Luego, se cruzaron en público por la vacunación.

Otra discusión que se activó de forma subterránea es la confección de listas. La Cámpora e intendentes del peronismo buscarán lugares en las listas seccionales. Hasta ahora hay sintonía. Esa condición podría alterarse un poco cuando efectivamente sea el cierre de las listas.

Este sábado por la tarde el Congreso del PJ bonaerense votó de manera virtual que el partido pueda conformar alianzas electorales. Allí dijo presente el líder de La Cámpora y confirmado presidente -aunque no asumido formalmente- del PJ bonaerense, Máximo Kirchner. También estuvo adentro el intendente de Esteban Echevarría, Fernando Gray quien resistió en la Justicia su llegada a la conducción del partido del cual él ocupaba la vicepresidencia. La presencia virtual de Gray aplacó la reyerta pero no la desactivó.

El Congreso virtual del PJ es también un adelanto de cómo será la campaña. El evento que convocó el intendente de La Matanza y presidente del Congreso, Fernando Espinoza, fue un despliegue de virtualidad y pantallas. En la sede nacional del partido, en CABA, el PJ bonaerense armó un búnker de pantallas para poder ver a los más de 800 congresales que se conectaron y logró conseguir la foto protocolizada.

A la par de las recorridas que se puedan hacer, el FdT se prepara también para una campaña fuerte en redes sociales y coordinando a los referentes distritales por zoom. Es una territorialidad virtual que el peronismo deberá tomar para sí.

SEGUIR LEYENDO: