Hoy cumple 142 años una sufrida provincia: Formosa

Aunque el presente político sea lamentable, tras 26 años de gobierno con mano de hierro de Gildo Insfrán, Formosa tiene otras historias también dignas de ser contadas

Hablar de Formosa a veces es hablar de la matanza de indios pilagá ocurrida allí en 1947, en tiempos de Perón. Hablar de Formosa es también hablar a veces del sangriento ataque de la organización subversiva Montoneros a un regimiento de su capital en 1975, en tiempos de Isabel Perón. Hablar de Formosa es igualmente hablar del lamentable presente político de esta provincia fronteriza con el Paraguay, gobernada con mano de hierro desde hace 26 años por Gildo Insfrán. Sin embargo, Formosa, fundada hace 142 años, el 8 de abril de 1879, tiene otras historias también dignas de ser contadas.

“Exclusivamente argentino”

El 2 de enero de 1869, el gobierno argentino notificó a Francisco Solano López que todo el inmenso Chaco, que comprendía la actual provincia de Formosa, era “exclusivamente argentino”.

El 17 de noviembre de ese mismo año 1869, Argentina pasó a ocupar militarmente Villa Occidental, una pequeña población paraguaya situada frente a Asunción.

En enero de 1872, Sarmiento dictó un decreto organizando la Gobernación del Chaco y designando como su gobernador al general Julio de Vedia, jefe de las fuerzas de ocupación de la citada Villa Occidental, que, desde ese momento, pasó a ser la capital de la flamante Gobernación.

Apenas terminada la tremenda guerra, el Paraguay reclamó jurisdicción sobre parte del territorio que Argentina se había atribuido como propia, en la zona del Chaco.

El presidente norteamericano Rutherford Hayes, designado árbitro en dicha disputa, se pronunció el 2 de noviembre de 1878, acordando al Paraguay toda la región comprendida entre los ríos Verde y Pilcomayo, más Villa Occidental, a la que luego los paraguayos, en gratitud a aquel presidente norteamericano, rebautizaron Villa Hayes.

Se busca nueva capital

El mayor Jorge Luis Fontana, que por entonces era secretario de la Gobernación del Chaco, arrió el pabellón argentino, en Villa Occidental, tras pronunciar este discurso:

“Hoy, señores, damos el ejemplo de cómo se dirimen las cuestiones en la América del Sur y del grado de civilización y cultura en que se encuentra, para que el mundo entero juzgue lo que somos los americanos, que sabemos acatar, antes que todo, la razón, el derecho, la justicia. Aquí tenéis la prueba del valor de una Nación siempre consecuente con sus antiguas hazañas de lealtad, que sólo aspira al progreso de nuestra raza, a la felicidad y bienestar de todos los hombres, y a la grandeza del hombre americano”.

El mismo Fontana, después de recorrer la margen derecha del río Paraguay, entre el Pilcomayo y el Bermejo, en busca de un sitio adecuado para la fundación de la nueva capital, se decidió por el lugar donde hoy está ubicada la ciudad de Formosa.

Al respecto, informó al gobernador Lucio V. Mansilla: “El paraje está aproximadamente a 33 leguas de Asunción y 61 de la ciudad de Corrientes. Los barrancos se levantan a 12 metros sobre el nivel del río y los campos en general tienen una altura media de 236 metros sobre el nivel del mar. En éste punto, el Paraguay tiene un ancho de 390 metros, corre a 3 millas por hora y su profundidad varía entre 4 y 28 y medio metros”.

El acta fundacional

A bordo del barco (aviso) “Resguardo”, Fontana se trasladó seguidamente con jefes, soldados y pobladores para fundar la actual ciudad de Formosa. El acta fundacional de la nueva población rezaba: “Previo acuerdo del Poder Ejecutivo de la Nación y por orden del excelentísimo señor gobernador de los territorios del Chaco, coronel Lucio V. Mansilla, el secretario comandante Luis Jorge Fontana, tomó formal posesión de este punto situado en el Chaco central sobre la margen derecha del río Paraguay y por los 26 grados, 12 minutos, 36 segundos latitud sur, y 60 grados, 25 minutos, 24 segundos de longitud oeste del meridiano de París, paraje denominado Formosa.

Y para que consten en el venidero quienes fueron los empleados civiles, jefes, oficiales, marineros y soldados que concurrieron al cumplimiento de la citada disposición, se levanta la presente acta que firmaron conmigo a los 8 días del mes de abril de 1879″.

Los actuales límites del territorio formoseño fueron firmados cinco años después, por ley 1.532 del 16 de octubre de 1884.

La nueva población creció rápidamente, especialmente con el aporte paraguayo e indígena.

Según el censo del año 1914, dicho año el entonces Territorio Nacional de Formosa tenía 35.342 habitantes, de los cuales 8.774 eran extranjeros (la mayoría paraguayos) y 16.061 eran indios.

Para 1947 (en octubre tuvo lugar la referida masacre de indios pilagá) la población ya alcanzaba los 112.187 habitantes, y para 1955 superaba los 169.000 pobladores.

Formosa fue convertida en provincia el 28 de junio de 1955 por ley 14.408, conjuntamente con los territorios nacionales de Neuquén, Río Negro, Chubut y Santa Cruz.

Esta última provincia, casi en el instante mismo en que adquiría su soñada autonomía política y administrativa quedaba a su vez convertida en una dependencia de la empresa petrolífera norteamericana Compañía California Argentina de Petróleo.

Pero eso ya es otra historia.

SEGUIR LEYENDO