El pasado jueves 19, el Poder Ejecutivo Nacional, mediante el Decreto de Necesidad y Urgencia N° 297/2020, dictó el aislamiento social preventivo y obligatorio hasta el día 31 de marzo. Resulta evidente, en una situación de esta excepcionalidad, que el servicio de justicia debe ser plenamente garantizado durante todo el proceso. El objetivo no es solo resguardar los derechos y las garantías de los ciudadanos -como ocurre en un contexto de normalidad- sino también colaborar con el Poder Ejecutivo en el pleno cumplimiento de las medidas dispuestas en este período, en función del bienestar general.

En un escenario de absoluto dinamismo, que requiere de constante estudio y nuevas definiciones, el Poder Ejecutivo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se sumó a la estrategia nacional desde un primer momento, mostrando plena colaboración y encomiable capacidad de respuesta. Ante este panorama, el Poder Judicial local decidió, a través de la Resolución del Consejo de la Magistratura N° 59/2020, acompañar las medidas garantizando la prestación de justicia, dándole prioridad a los asuntos urgentes, utilizando dotaciones mínimas de personal y guardias acotadas, anteponiendo siempre la posibilidad de realizar las diferentes tareas de manera remota. Es decir, asegurar el cumplimiento de la ley en estas horas críticas pero sin dejar de resguardar a magistrados, funcionarios y trabajadores.

En una época inédita, frente a un enemigo impensado, es fundamental que el Estado tome todas las medidas necesarias con el foco puesto en el bien común, sin detenerse en los obstáculos que esto pueda generar en el normal funcionamiento del aparato estatal y en el desempeño de quienes tenemos una responsabilidad pública. Hoy la prioridad de todos los funcionarios de los diferentes poderes del Estado es la salud de los argentinos.

Quizás también de forma inédita, nos encontramos ante una dirigencia política sin fisuras, un frente común dispuesto a dar la pelea sin mezquindades. La conferencia de prensa del presidente Alberto Fernández junto al jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, y al gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof; el encuentro de Fernández con los gobernadores; la reciente reunión de Rodríguez Larreta con los jefes de todos los bloques que conforman la Legislatura de la Ciudad son imágenes que se repiten en los diferentes estamentos de los tres poderes del Estado. Imágenes que nos hacen entender a los argentinos que hoy la realidad nos desafía, nos apremia, y no hay espacio para las ideologías. Hoy el país necesita la mejor versión de cada uno de nosotros.

El autor es vicepresidente del Consejo de la Magistratura de la Ciudad de Buenos Aires