Mauricio Macri (Franco Fafasuli)
Mauricio Macri (Franco Fafasuli)

La principal herencia que recibirá el gobierno de Alberto Fernández es la del hambre. Síntesis de la exclusión del 40% de los argentinos. Por eso, su principal desafío será generar políticas para saciar la urgencia de las panzas vacías. En paralelo, deberá poner en marcha el círculo virtuoso de la producción-empleo-consumo, seguramente en el marco de un pacto político y social con el horizonte de ir transmutando planes sociales por empleo. En su gestión deberá generar políticas para consolidar las instituciones con eje en la Justicia, columna vertebral de una Nación. En este mes que lo separa del inicio de su mandato, Alberto Fernández, en la búsqueda de ampliar la base política para el ejercicio de su próximo gobierno, se reunió con Roberto Lavagna y lo hará con otros actores políticos y sociales. Los unen muchos criterios comunes y si bien no se habló de integrar futuros gabinetes, sí se conversó de qué modo sus equipos trabajarían conjuntamente con los del presidente electo. Este no es un tema menor dado que hay una mirada común en la búsqueda del rumbo adecuado para esta crisis y, además, Lavagna representa, junto a su visitante, el recuerdo de una crisis que fue superada con políticas que lograron poner plata en el bolsillo de los argentinos. Luego de su gira por México, Alberto Fernández continuará visitando a otros representantes de la política y dirigentes sociales. Uno de sus más importantes colaboradores me dijo: “Hay diferentes actores con diferentes velocidades. Seguramente se incorporarán al gobierno figuras de otros partidos”. La alta fuente consultada me aseguró que “el gabinete será anunciado los últimos días de noviembre o los primeros de diciembre”.

El Dr. Abel Posse, observando los movimientos sociales que ocurren en América Latina y el resto del mundo, me decía: “Por suerte en Argentina está el peronismo. Estuvimos a punto de ser Chile. El desafío de Alberto Fernández es rescatar a este país de los índices cero. Hong Kong, Chile, Francia se cansaron y explosionaron por la pérdida de esperanza. En Chile se necesitan 3 a 4 generaciones para tener un hijo universitario. La llama que enciende la explosión social es la desesperanza, donde la protesta termina en revolución”.

Mauricio Macri faltó a sus promesas electorales en dos oportunidades, cuando ganó en el 2015, tal vez en aquel momento por falta de conocimiento entre el decir y las posibilidades del hacer, y ahora como candidato. En esta ocasión prometió lo que el lunes 28 como Presidente incumplió: aumentaron las tarifas, el combustible, impuso un cepo más restringido; es decir encogiendo el salario que prometió estirar.

Un informe del IARAF (Instituto de Análisis Fiscal) muestra que la suma dólares-pesos de los compromisos 2020 equivalen a USD 55.400 millones, representan el 12% del PBI. A esto hay que sumarle los vencimientos de USD 19 mil millones de este año, por lo cual las reservas reales del Banco Central quedarían reducidas a USD 3.300 millones. Otros economistas como Agustín Monteverde hablan de reservas cero. En este contexto no es menor el saludo en los primeros cinco días posteriores a la elección, del presidente Trump a Alberto Fernández. ¿El FMI autorizará finalmente el desembolso pendiente de USD 5400 millones?.

Decíamos el martes pasado que este año cerrará con un 55% de inflación, pero lo relevante para el 2020 es que, tomando los últimos cuatro meses, anualizado, da un 100%. A este dato quiero anexar otro: el dólar banco Nación del 15/12/2015 estaba en $9.815 para la venta. Hoy cotiza $ 63,50 en la misma entidad. Este aumento representa el 547% del valor que tenía el dólar al inicio del gobierno del presidente Macri.

Mientras Alberto Fernández busca ampliar la base política, el presidente Macri cada día se convence más en ponerse el traje de jefe de la oposición, se siente el dueño del 40% de los votos y de las multitudes que lo vivaron en la calle. Ante esto, Alfredo Cornejo aclaró: “No puede haber una conducción unificada en una persona. Una sola figura no representa a la coalición en su conjunto. Y menos un partido casi empresarial y vertical como el PRO”. Lo cierto es que Cornejo, al ver que los números no le dan para presidir el bloque de diputados de la oposición en el Congreso, irá por la reelección en el Comité Nacional de la UCR, jugando en tándem como ya lo he señalado, con Martín Lousteau y el radicalismo de la CABA.

Dada las calificaciones que el presidente Cornejo hace de su socio electoral Macri, especialmente catalogando al PRO como partido empresarial y vertical, cabe preguntar si la UCR no debiera darse un profundo replanteo sobre su identidad. ¿Al aliarse con la derecha de Macri dónde deja su perspectiva liberal progresista?

Un ejemplo de cómo las políticas de Estado rinden sus frutos tiene que ver con dos nombramientos, el de Rafael Grossi al frente de la OIEA (Organismo Internacional de Energía Atómica) y de Gustavo Zlauvinen, actual vicecanciller argentino, para presidir la Conferencia de Revisión del Tratado de No Proliferación Nuclear en mayo del 2020.

Analizando en forma detallada la composición del voto de Juntos por el Cambio y del Frente de Todos, queda claro que en el 40% de Macri hay una composición de convicción e identificación con lo planteado por el Presidente, una porción de rechazo a Cristina de Kirchner y lo que creen ver en ella y, además, el componente en estos votantes de poder llegar a fin de mes con mayor o menor holgura, pero cubriendo las necesidades básicas. En el caso del Frente Todos es la representación del peronismo unido más la gente con desesperación.

Juntos por el Cambio debiera dejar de lado el relato de un triunfo que no existió y reflexionar sobre lo que pasó. En el caso del Frente de Todos, pasa a ser el mayor responsable de ver en el otro al nuevo dialogante y no a un enemigo.