Conocido como "Old Tjikko" (Viejo Tjikko) en honor a su husky siberiano llamado Tjikko, el árbol más longevo del mundo tiene más de 9500 años y fue encontrado en la cima de una montaña. Pero lo particular de este anciano pino, es que aún con su edad ¡continúa creciendo!

De hecho, la porción visible del árbol sólo creció en las últimas decenas de años gracias al cambio del clima en la región, que se ha vuelto más cálido. En cambio sus raíces han crecido durante los últimos 9.550 años, según lo que los investigadores pudieron deducir tras estudiar su huella de carbono.

¡Este árbol está vivo desde fines de la última edad de hielo, poco después que los glaciares retrocedieron desde Escandinavia!.

El árbol corresponde a una especie que tradicionalmente se utilizaba en los hogares para decorar en la época de Navidad (una pícea de Noruega) y es la planta más antigua identificada en la historia del ser humano, esto gracias al complejo sistema de raíces del árbol que le permite clonarse a sí mismo.

Mientras el tronco sólo puede sobrevivir alrededor de 600 años, apenas esa porción del árbol muere, uno nuevo comienza a surgir desde la raíz permitiéndole regenerarse continuamente.

Es como un árbol bonsai… los árboles grandes no pueden durar durante tanto tiempo"aseguró, Leif Kullman, profesor de geografía física.

Según el profesor de geografía física, los vientos y el frío de este lugar permitieron que el árbol se mantuviera relativamente pequeño, no olvidemos que "durante la era del hielo el nivel del mar era alrededor de 120 m menor al que conocemos hoy, por lo tanto gran parte del terreno del mar del Norte entre Inglaterra y Noruega era en aquellos tiempos bosque", comentó Kullman.

El árbol fue descubierto hace poco más de 10 años, en 2004, y se encuentra a 910 m de altura sobre la montaña.