Papo MC: “el póker me educó en un montón de campos, empezás a entender ese concepto de que cada acción que tomamos tiene una reacción”

Freestyler, streamer y jugador profesional de póker. Conocé al hombre que decidió dejar todo por sus sueños, pero nunca sin un plan previo para ser el número uno.

PH: Kito Mendes
PH: Kito Mendes

Definir a Alejandro Andrés Lococo, mejor conocido como Papo MC, no es una tarea sencilla. Sus roles como freestyler, jugador profesional de póker, creador de contenido, organizador de eventos y también padre, son una convergencia potente en su versátil y talentosa personalidad, que él disfruta y aprovecha.

Todas estas facetas quedan encadenadas cuando él mismo se define como alguien que se esfuerza para dar lo mejor de sí en cada cosa que hace. Esto sirve para comprender, por ejemplo, su meteórico ascenso en Twitch, plataforma en la que después de su primer año con canal propio cuenta con 1.7 millones de seguidores.

Esta determinación y agresividad lo condujo al éxito tanto en los escenarios como en las mesas de póker o detrás de cámara, una bestia en todas las industrias, algo que contrasta con su tranquila personalidad. En su oficina, situada en su Mar del Plata natal, sucede el encuentro con Latin Power, donde se muestra relajado, enfocado, pero cansado por el trajín exigente de cada día, al cual hace poco se sumó Brankö, su segundo hijo.

¿Cómo estás viviendo este momento de tu vida?

Super bien. Para mi el movimiento es calma. Por más que esté haciendo diez mil cosas es el estado en el que me siento bien. Me tomo mis tiempos para algunas cosas. Soy un tryhard. Me compenetro mucho en lo que hago y a veces me cuesta encontrar tiempo para disfrutar. Le meto demasiado. En Twitch me encontré transmitiendo todos los días 8 o 10 horas. Es un poco insalubre por más que los resultados sean buenísimos y la esté pasando bomba. Ahora estoy logrando el balance, prendiendo cuando tengo ganas.

¿Cómo haces para convivir con todo lo que hacés y además ser padre?

Duermo menos que antes, ja. Me levanto temprano. Mucha gente de mi generación, o de las más nuevas, tienen otros horarios. Yo lo hago a las ocho de la mañana. Tomo mates con mi pareja, disfruto con mis hijos, compartimos comidas. Intento ajustar mi día para poder coincidir con mi familia. Por eso cambié mis horarios de streaming. Antes transmitía de noche y ahora, generalmente, lo hago a la mañana.

¿Sentís en algún momento que te cuesta hacer la división?

Si, obvio. Cuando sos un apasionado por lo que haces, lo respirás. Tengo un amigo que dice: “para ser el mejor del mundo en el póker, hay que respirarlo, comerlo, transpirarlo y dormirlo”. Así soy con casi todas las cosas que hago. Tengo la suerte de que mi novia es muy compañera y nos integramos en lo que hacemos. Si estoy pensando en algo, se lo comparto y lo ideamos juntos. Eso sí, quizás sacamos un poco de la mesa los negocios y lo laboral por una cuestión tipo mafia italiana. En la mesa no se habla de trabajo. Sí, sobre cómo están las nenas y demás. No me vuelvo loco ni lo sufro. Lo disfruto. Para mi está bueno pensar en qué y cómo vas a hacer las cosas y ver los resultados. Es como la gente que pone plantas y las ve crecer.

PH: Kito Mendes
PH: Kito Mendes

Para Papo el 2020 va a quedar como uno de esos años bisagras que cambia todo en su vida. La llegada de la pandemia y las cuarentenas a lo largo del mundo lo hicieron volver a buscar nuevos retos. Después de su inicio en Twitch con el canal de We Are Snowball, decidió patear el tablero y comenzar con su propio canal, donde afrontó con ambición su creatividad e intenciones de innovación.

En este contexto, arremetió su camino en la plataforma, en la que rápidamente contó con un amigo inesperado: Ibai Llanos. El vínculo con el famoso streamer español fue un generador de risas, contenido creativo, números impresionantes y hasta de desafíos, como el que hoy tienen para bajar de peso.

¿Cómo te sentís en el rol de creador de contenido?

Con la pandemia muchos creadores de contenidos nos dedicamos a intentar entretener a la gente que estaba encerrada. Había muchos chicos que la estaban pasando mal, con ataques de ansiedad y depresión. Mi nena suspiraba al decir “quiero ir al colegio”. Sentí de cierta manera, al igual que otros, la responsabilidad de entretener a los que estaban así. Hablar, hacerlos reír y mantenerlos fuertes en cuanto a humor. Tengo el recuerdo de que cuando era chico, el país estaba en plena crisis y con mi familia veíamos programas de humor que nos hacían reír a carcajadas y nos sacaban de esa realidad. Reírse siempre es sano. Más allá de eso, creo que está buenísimo, aunque también se armó una tendencia de necesidad-estímulo. Se creó una necesidad de contenido mucho más grande a la que ya había, que de por sí era grande. Veo que si no transmitís dos o tres veces por semana, te dicen: “Eh, no transmitís nunca”, y capaz estuve cinco días pensando en qué hacer. No solo en esas transmisiones, sino en cómo mejorar el stream: qué cámara sumar, que lente poner, cambiar la iluminación o con qué innovar. Muchas veces la gente prefiere que prendas y que estés ahí, sin importar lo vacío que sea lo que estés haciendo. Estoy un poco en contra de eso. Veo muchos streams de 72, 200 horas de corrido… y es raro. No me parece bien. Creo que la gente tiene que hacer deporte, respirar, vivir una vida. Los creadores deberíamos acompañar ese concepto, aunque es mi forma de pensar y no todos la comparten. Particularmente en Twitch creo que hay un canibalismo de contenido, donde todos quieren estar prendidos un montón de horas. Se lo digo a la gente: quiero vivir mi vida. Mi plan no es transmitir 10 horas por días ni ser el más visto. Lo veo a Ibai y me pregunto cómo hace para prender siete días a la semana después de haber hecho un evento gigantesco o para lidiar con millones de personas. Todo el estrés y ansiedad que eso genera es grande. Me gusta mucho Twitch por el concepto de comunidad. Vos pones las reglas y la gente elige respetarlas o no ser parte de tu comunidad.

¿Cómo ves a tu comunidad de seguidores con todo este mensaje que transmitís?

Creo que me entiende. Una gran parte de mi público es gente más grande y está bueno. Hay muchas cosas que ya están establecidas en mi comunidad. Cualquier viewer o suscriptor sabe que si hay un evento importante va a entrar a mi canal y lo voy a estar transmitiendo. Si hay FMS, God Level, Red Bull o lo que sea, va a meterse en Twitch y lo va a ver en mi canal con una calidad de transmisión muy buena. Hay un trabajo detrás. Somos un equipo de nueve personas y creo que es algo bastante innovador en twitch. La mayoría de los casos es el streamer gestionando con el OBS y moderadores. Pero bueno, apunto a otra cosa. De momento me hace feliz e intento mejorarlo un poco todos los días. Creo que hay que tener en cuenta que hay gente que está eligiendo pagar y eso que tienen la posibilidad de verlo gratis. Para mi es una obligación intentar mejorar lo que hago, subir la calidad. Decir: “Mira: lo que vos nos diste está reflejado acá”. Es la nafta del motor de Twitch.

¿Cómo fue que surgió la amistad con Ibai?

Desde el día uno se mostró muy desinteresado en cuanto a la exposición o fama que tenía yo en Twitch, la cual era nula porque recién arrancaba. Él me mandó unos audios por Instagram diciéndome que disfrutaba mucho creando contenido conmigo porque era gracioso y teníamos buena energía y química. Cuando me preguntó para hacerlo más seguido, para mí fue un honor. Le dije: “La verdad que es imposible decirte que no. Pero de todos modos me da pudor, porque a mi no me sigue nadie y a vos un montón”. No me quería colgar de él. Su respuesta: “A mi me aportas diversión y calidad de contenido. No me importa cuantos te ven”. Creo que gran parte de la difusión que hoy tengo en Twitch fue gracias a las puertas que me abrió Ibai. Fue loco, porque encontré una persona dándome una mano desde Europa antes que en Argentina o Latam. Intenté replicar esa conducta a posterior. Por ejemplo, cuando faltaba alguien en Among Us yo siempre decía “puedo sumar alguien” y aparecen nombres como Goncho, Duende, Dtoke, Skone. Los llamaba porque pensaba que son gente muy graciosa y creadores de contenido muy buenos que quizás no conocían en Europa y que si estaban ahí, iban a darse cuenta de lo buenos que eran.

¿Cómo viviste el boom de las partidas de Among Us? Incluso sumaron a Neymar Jr., un referente del fútbol mundial.

Así como el Rust lo replicamos de Europa, el Among Us lo replicaron de Latam para allá. Fue Estados Unidos - Argentina - España. Lo pusimos en tendencia una noche que estábamos jugando. Duende dijo: “¿me dejan poner una carta en la mesa? Tengo un juego que puede estar bueno para que lo probemos. Es sobre mentir. Somos la tripulación de una nave”. Empezamos a jugar y la pasamos increíble. De pronto estábamos todos con diez mil personas mirándonos. Tuvimos un boost haciendo algo que nos re divertía. Fue ahí que dijimos “hagamos un grupo y juguemos Among Us”. De pronto empezaron partidas explosivas en Europa. Estaba bueno porque jugábamos con los europeos y era un “vos me echaste porque soy de Latinoamérica, no tenías pruebas”. Era difícil convencerlos de que no te echen porque era como estar de visitante. Era muy loco, incluso jugaba partidas con Courtois (Futbolista de la selección de Bélgica y el Real Madrid). Un día Ibai me dice: “¿Podes jugar hoy?” y yo le dije que no, que estaba muerto. Llevaba muchos días jugando y estresado por el chat que estaba tóxico, te equivocabas y te insultaban. Él me insistió y me terminó convenciendo. Cuando me senté para jugar ví que tenía otro mensaje de Ibai que decía “juega Neymar”. Fue una locura. Creo en la energía y lo primero que le dije a la gente fue: “Que me toque con él en equipo”. Ahí se puso la pantalla roja y me tocó con él. ¡Lo nervioso que estaba! No soy fanático del fútbol, pero él está despegado de eso. Está en otro nivel. Es una persona exitosa y talentosa para todo. Juega Counter Strike y póker muy bien. Jugó al Among Us y los paseó a todos pese a que era la primera vez que jugaba.

PH: Kito Mendes
PH: Kito Mendes

Amante de los cambios y de la necesidad de innovar, una de las cosas que no lo motiva es la zona de confort. Esto se pudo ver a lo largo de su primer año en su canal de Twitch, donde, por ejemplo, apostó por un servidor propio de Rust que reunió una gran cantidad de creadores de contenido de habla hispana en el juego de supervivencia.

Esta capacidad de gestionar y crear hizo que el nacido en la ciudad balnearia de Mar del Plata logre llegar a instancias que ponen en eje su espectacular momento. Desde su reacción a la Music Session de Nicky Jam con Bizarrap que fue compartida por el ícono del reggaetón hasta haber impulsado el cambio de vida de uno de sus ídolos, Piezas, uno de los raperos más conocidos de España, quien dejó su trabajo en una fábrica para ponerse a stremear.

¿Qué momentos rescatás de tu primer año en Twitch?

Hubo un montón de momentos que estuvieron buenos. Bestia Rust estuvo buenísimo. Fue un desafío que nos propusimos con el equipo. Se había hecho un servidor de Rust primero en Estados Unidos y después en Europa. Ahí pensé en por qué no replicarlo en Latam y abrir la puerta para streamers que no sean tan conocidos. Hubo gente que lo vio como algo buenísimo y otra que decía “te copiaste de los españoles”. Y si, esto primero se hizo en USA, después Europa y al final en LATAM. El objetivo era dar visibilidad y que todos podamos crear contenido y tener un buen server. Creo que lo logramos. Metimos un montón de dinero que nunca se recuperó porque no era a lo que apuntábamos. Desde el primer día hubo marcas que querían estar en el proyecto y a mi me parecía injusto estar ganando dinero por algo que íbamos a hacer entre todos. Al mismo tiempo era como que se me chocaban un montón de situaciones porque se necesitaba un compromiso muy grande de mucha gente para que eso funcione. Y quizás no lo hubo por parte de muchos creadores de contenido, lo que hizo que durara menos de lo que pudo haber sido. Logramos que no nos tiren el server que es muy difícil, tuvimos que pagar protecciones para los ataques. También fue una muestra de que si se nos ocurre algo, lo hacemos.

Te encargaste de sumar a varios freestylers al mundo del stream. ¿Cómo vivís el hecho de que Piezas te agradezca por haberlo empujado a dejar su trabajo y vivir de las transmisiones?

Él es mi idolo número uno. cada tanto me arroba en algún tweet diciendo que gracias a mi renunció a su trabajo y es una locura. No me siento responsable ni tomo créditos. Pero que él lo sienta así es enriquecedor para mí y me alegra por él. Me daba bronca saber que trabajaba en una fábrica con el talento que tiene. Está en el top 5 de raperos de habla hispana, es un monstruo. Sentía que era injusto que yo viviera del rap y él no.

PH: Kito Mendes
PH: Kito Mendes

Antes de llegar a este momento donde influencia a sus ídolos e inspira a su comunidad de seguidores, hubo una ruta de vida donde sobran los momentos donde no titubeó en arriesgar. En el 2016 decidió dejar su trabajo para enfocarse en su carrera como freestyler, tenacidad que tuvo premio: se convirtió en el campeón de Red Bull Batalla Argentina de aquel año.

Más allá de su gran recorrido en el under del freestyle argentino, esta fue la piedra angular de su transformación a ícono de la escena competitiva internacional. Esto lo llevó a ser protagonista de momentos inolvidables, como su mítico minuto frente a Cacha en la FMS 2018.

En 2016 decidiste dejar tu trabajo y dedicarte de lleno a tu carrera como freestyler. Si pudieras volver a ese momento, ¿harías lo mismo?

Si, obvio. Cada tanto vuelvo a eso. Renuncié a ser el vendedor top de una empresa multinacional y a ser ejecutivo de ventas para pasar a rapear en los colectivos y trabajar en una fiambrería. Fue duro.. Es incomprobable saber cuánto tuvo que ver la suerte, la energía y estar en el lugar correcto. Podría haber salido muy mal. No es que salgo y digo: “renuncien todos a su trabajo y vayan en busca de sus sueños porque van a encontrar el éxito”. Lo que sí, siempre aconsejo que la gente intente hacer lo que le haga feliz. De alguna manera lo va a hacer mucho mejor que cualquier cosa que no le haga feliz y va a encontrar buenos resultados. Obviamente todos tenemos una capacidad natural desde que nacemos y que después vamos desarrollando. También todos tenemos limitaciones. Hay gente más inteligente que otra. Pero estoy a favor de que el esfuerzo le gana al talento. Talento y esfuerzo es una combinación insuperable. Solo con el talento no hacés nada y solo con el esfuerzo hacés mucho. Tengo la reincidencia de ver un montón de situaciones locas y decir “mira donde llegué con 29 años”. Siempre hay un poco de esa necesidad interna de pertenecer al clan. Creo que naturalmente sentimos que tenemos que demostrarle algo a la familia. Consciente o inconscientemente uno quiere la aprobación de su madre y padre... Siento que están orgullosos de mí y que no los decepcione. Siempre fui la oveja negra de mi familia: el que no trabajó con mamá, el que dejó la facultad, el primero en tener un hijo estando muy mal económicamente, el primero que se fue de la casa siendo más chico. Siempre fui la oveja negra, pero bueno, al final capaz no lo era y solo era alguien con ganas de cumplir sus sueños.

¿Qué sentiste cuando todo ese esfuerzo se materializó en el cinturón de la Red Bull Argentina 2016?

En el freestyle, como competidor, cumplí mi objetivo máximo que era ser campeón de Argentina. Ese era mi sueño. Nunca soñé con ser campeón del mundo. Obviamente, me anoto en un torneo y lo quiero ganar, y si tengo la posibilidad, también salir campeón. Pero nunca un torneo me generó tanta ilusión como la Red Bull nacional. Ese torneo me sirvió para verificar lo que yo ya sabía y demostrárselo a la gente. Necesitaba un título que acredite lo que pensaba de mí. Fue una prueba para saber que estuve bien en renunciar a mi trabajo, a mi comodidad y a saber que podía encontrar una estabilidad económica haciendo algo que te gusta. Significó un montón de cosas y me abrió el abanico para pensar que podía hacer otras cosas.

PH: Kito Mendes
PH: Kito Mendes

Como buen creyente de la energía, tiene en claro que la suerte puede ser esquiva. Esta es una premisa a la hora de competir, donde los resultados no son grises: se gana o se pierde. En los últimos años, le tocó perder la final de FMS en instancias definitorias frente a Wos, Trueno y Stuart, algo que no modificó su estatus de leyenda en la escena, ni el cariño que le tiene el público.

Esto tampoco logró empañar su competitividad y capacidad de reinventarse, que lo mantienen siempre en lo alto de la tabla. Sin embargo, los años pasan y las ganas de competir a veces se diluyen, impulsado también por el ingreso de las nuevas camadas de freestylers, a las que ve con otros ojos desde tu larga experiencia.

Después de una larga trayectoria, ¿seguís con ambición en el freestyle?

No tanto como un competidor. Disfruto mucho rapear, me encanta. Pero al competir me chocan un montón de situaciones que son más conmigo que con la competencia o con quien esté enfrente. Viví tantas batallas, compartí tanto con gente que veo que se retira y yo sigo ahí. En un momento empezás a sentir que en algunos escenarios no sos parte. Si voy a una batalla donde están Chuty, Aczino, Skone y me siento en mi casa. Pero si estoy en FMS y llego y veo a Zaina, Naista, Larrix, Mecha...veo un cambio generacional. Me caen bárbaro y son todos tryhard que buscan ganar… pero veo a Zaina y quiero abrazarlo e ir a comer con él. No me dan ganas de golpearme con él. Siento que me gustaría más aconsejarlo que competir contra él. Lo veo joven, con ganas y hambre de ganar. Pero siento que no se ganaron insultarme. Hay gente que tiene el lugar para maltratarte en un escenario. Si Aczino me maltrata en un escenario, es él. Lleva una vida haciéndolo, al igual que yo. Nos conocemos y me va a atacar en puntos que hasta me va a gustar lo que está haciendo.

¿Cómo ves el desarrollo de los freestylers más jóvenes en las competiciones como en el trato de la industria hacia ellos?

Es notable que hay un cambio en lo generacional, en cuanto a la forma de abordar el freestyle. Se ve reflejado en los estilos y se nota la búsqueda en lo que hacen. No soy un cascarrabias de lo artístico, pero sí lo prefiero. Lo que se vino es la deportividad y no tanto lo artístico. La búsqueda está más en cómo sumar puntos y ganar que rapear bien. Respecto a la industria hay comentarios que prefiero reservarme. Hay cosas que se podrían hacer mucho mejor. Quizás para los nuevos en algunos puntos está muy bueno y en otros muy malo. Creo que es lo que pasa en cualquier industria que explota repentinamente. Hay mucho desconocimiento de un montón de situaciones. Falta más recurso en cuanto a conocimiento, profesionalismo, managers. Pero va a ir bien. Es como si hubiese aparecido un deporte nuevo que explotó. La gente que lo está manejando en general no son entes gigantescos, son personas que estuvieron paradas en el lugar correcto y quizás hacen lo que pueden.

¿Esto te lleva a pensar en volver al rol de organizador como lo hiciste en su momento con la Ego Fest?

En algún momento voy a tomar cartas en el asunto. Tengo algunas cosas planeadas en cuanto a la escena del freestyle y lo que es el rap y los artistas. Me gustaría compartir, de cierta manera, mis conocimientos. Una de las cosas por las cuales se me agrede en las batallas es por mi profesionalismo como artista y manager propio. Sé que internamente muchos me lo admiran. Generalmente el que tengo enfrente y dice “vos sos un careta, tenes camerino aparte, cobrás caro, etc”, llega a la casa y dice: “la puta madre, porque este chabón tiene un trato así y yo la estoy pasando medio mal”. Creo que tengo muchas cosas para aportar a la cultura del freestyle. Tanto a los artistas como a las organizaciones. Veo mucho potencial y capacidad de desarrollo en la industria. Si creo que hay que replantear un montón de cosas. ¿Qué es lo que estamos buscando? ¿Qué logramos valorando de esta forma o exigiendo o pidiendo que rimen de esta manera?. ¿Nos estamos volviendo monótonos? ¿Por qué el formato hace que descienda MKS y ascienda Zaina? Sin desmerecer a Zaina, para mi MKS es top 5 argentino. Son cosas que a largo plazo pueden ser duras para la industria. Creo que lo deportivo puede llegar a matar lo viral. Hoy en día el más deportivo es Gazir, pero la gente quiere ver a Dani, que se subía en chancletas con una campera y en cuero abajo y se tiraba el mejor minuto. Quieren ver a un pibe tirando taco, rabona y sombrerito, no quieren verlo siendo preciso solamente. El haber estado tanto tiempo en contacto con otros rubros y ver cómo se manejan las marcas, me hacen pensar que podría aportar mucho en la carrera de los chicos y permitirles una mejor calidad. Y que se encarguen de lo único que tienen que encargarse: rapear.

¿Esto te hace pensar en el retiro?

Cuando tomo una decisión intento pensar cual es el mejor escenario posible y cuál el peor. Veo un montón de situaciones donde el bueno no es muy bueno y el malo es muy malo. Entonces cuando pasa esto la decisión tiende a ser no. Me planteo si ganar me pone contento o no y saber que si pierdo me entristece. Es algo nostálgico competir. Subirme a FMS y saber que no están Trueno, Wos, Replik y ahora MKS. Todos los años se va uno de los pibes. Cada vez somos menos los que quedamos ahí y creo que el día que me vaya va a ser por voluntad propia. No me van a descender nunca. Soy creyente que tengo la capacidad de reinvención suficiente para adaptarme al nivel competitivo. El tema es porqué lo haces. Cuando uno toma una decisión es: “¿por qué hacés esto?”. No es por dinero, no rapeo por eso. Por suerte tengo otras fuentes de trabajo. El freestyle tuvo que ver en todas, pero hoy puedo vivir solo de crear contenido, jugar al póker o producir eventos. El freestyle lo hago puramente por pasión y también por la incertidumbre de qué pasa en mi cabeza si dejo de rapear. Te digo esto pensando que dentro de un mes subo a un escenario a matarme.. Capaz no lo hago en tres meses y me vuelvo loco. Competir también quita tiempo y la demanda que hay desde el público es altísima. La gente quiere que estés en todas las competiciones. Y yo poco a poco voy siendo cada vez más selectivo con los escenarios que piso. Tengo la posibilidad de ir con mi familia a las competencias, pero entendí que no puedo pretender que todo el mundo viva mi vida para que yo no sufra. No puedo llevar a toda mi familia, amigos, porque no quiero estar solo. Si todas las batallas de freestyle fueran acá, a dos cuadras, probablemente no dejaría de competir nunca porque me gusta. También dependería de quienes compitan. Si me decís “vamos a producir un evento donde están Dani, Wos, Trueno, Dtoke, Klan, Lit Killah”, vamos, no me importa. Dame un pancho y una coca y estoy.

Donde pisa, la bestia hace sentir su rugido. El mundo del póker es otro ámbito en el que Papo destaca. Con astucia, paciencia y disciplina, el marplatense es un profesional que se planta en las mesas de los mejores casinos del mundo y de plataformas online, algo que se puede seguir en sus transmisiones. Esta pasión se desenvuelve en él como para otros sucede con deportes populares como es el caso del fútbol. De esta manera se retrata cómo alguien que analiza manos y las comenta con amigos, con los que no tiene problema en jugar siempre y cuando lo hagan de manera estratégica y seria.

¿Qué significa el póker para vos? ¿Te ordena en algún punto?

El póker me cambió la vida en un montón de aspectos, al igual que el freestyle. Creo que todas las cosas que hice en mi vida me nutrieron y aportaron en otras. Cuando rapeo juego al póker y viceversa. Busco aplicar conocimientos de distintas facetas mías en otras y son totalmente complementarias. Es mucho más que una disciplina o estudiar, es también tomar decisiones todo el tiempo. Por eso, quizás, crecí en la toma de decisiones de mi vida, que es algo muy importante que no aprendes en el colegio. Te enseñan sobre la historia de San Martín o la Revolución Francesa, pero no cómo tomar una decisión o qué es el valor esperado. Yo no lo supe hasta que leí un libro de póker. A partir de eso uno empieza a entender que cada decisión que toma tiene un valor esperado sea positivo o negativo. Entonces si te estás drogando todos los días de tu vida, probablemente tu cuerpo va a rendir menos. Después te vas a sentir mal y tener una dependencia. Todos valores negativos. En cambio, si estás entrenando en el gimnasio, por más que en el momento te canses, esa adición tiene un valor positivo a futuro y a largo plazo, otro concepto que aprendí con el juego. El póker me educó en un montón de campos. No hablo solo de los libros, sino de lo que uno aprende al hablar con otros jugadores y entender en qué piensan. Empezás a entender ese concepto de que cada acción que tomamos tiene una reacción y que impacta en la vida.

¿Jugás con amigos o es imposible?

Creo que uno disfruta jugar al póker con amigos cuando no sabe jugar. Excepto que todos estén intentando ganar de verdad, porque hay un montón de condicionantes. El póker se juega por dinero por un motivo: tenés que intentar tomar la decisión más conveniente porque sino perdés el dinero. Generalmente, si no es un dinero que te moleste perder, por ahí optas por la decisión equivocada, solo para sentir vértigo o adrenalina. Entonces se desdibuja la estrategia. Entonces, si me decís jugamos entre amigos pero nos vamos a matar intentando ganar, no hay problema. Juguemos por la pizza. Pero muchas veces me divierto más hablando con un amigo de poker, viendo un torneo, comentando las manos o jugando contra un bot. También revisar manos y comentarlas. Eso lo disfruto un montón. Es muy normal para mi terminar una sesión de juego y hablar con un amigo que es profesional y ver algunas dudas que tuve en la partida. Ver si le parece bien o mal. Puedo estar horas hablando de una mano. Pero obviamente, jugar con amigos está bueno. Tengo la suerte de tener colegas que son amigos y es lindo cuando estás en un torneo y te encontrás en la mesa con un amigo y te estás cagando a palos con un montón de plata en juego.

Mientras que el pasado de Papo lo posiciona en los torneos de freestyle más importantes del mundo, y en mesas de póker en Punta del Este y Las Vegas, su presente y futuro parece estar en su oficina en Mar del Plata, desde donde realiza sus streamings. Pero como no da puntada sin hilo, sabe que aún tiene muchas cartas por jugar y no descarta algo que se espera hace tiempo: su faceta musical.

¿Y tu faceta musical dónde quedó? Se sigue esperando tu sesión con Bizarrap.

No quiero decir ni que sí ni que no, porque toda decisión que tomamos tiene una reacción y desenlace y pasan cosas. Entonces, pensando en cuál es el mejor y peor escenario si hiciera música. Pienso que no me gustaría decepcionar a la audiencia. Pero no solo con la calidad, sino en cuanto a decir saqué un temón y ahora van a esperar otro y después la gira. Y si estoy considerando retirarme de las giras del freestyle, no es para hacerlo con la música. Ahora, si me decís si te gustaría sacar temas y dejarlos colgados, puede ser. Igual no sé como sería salir de gira para hacer música, siempre me quedó esa duda de cómo será. Porque las competitivas tienen una presión muy grande. Uno sale a demostrar, no a compartir lo que hace. Y el público del freestyle es más parecido al del fútbol que al de un recital. Los artistas de trap salen a dar un show y la gente va predispuesta a divertirse. Entonces va con una energía linda, positiva, compartiendo. Y eso debe ser súper nutritivo y me gustaría sentirla algún día. Entonces, quizás, algún día me vean en un escenario tocando algunos temas.

SEGUIR LEYENDO: