El torneo finalmente se dio a pedir de Brasil, que no dejó pasar la gran oportunidad de tachar la única asignatura pendiente en el fútbol. Y además lograr una dulce venganza. En el Maracaná, venció a su par de Alemania por la final de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro y logró la medalla de oro olímpica que le faltaba.

Luego de empatar 1-1 en los 90′ reglamentarios, con goles de Neymar de tiro libre y Meyer, y de no sacarse ventajas en los dos tiempos del alargue, llegó la definición por penales. Allí lo ganó Brasil por 5-4, con el último en los pies de Neymar.

LOS PENALES

La Verdeamarelha conquistó cinco mundiales, cuatro Copas Confederaciones y ocho Copas Américas, pero en sus vitrinas no tenía ninguna medalla de oro. Por tal razón, se armó con lo mejor que tenía para lograr este objetivo. Es más, prefirió prescindir de Neymar en la Copa América Centenario para obtener el permiso de Barcelona para este certamen (no es obligación para los clubes prestarlo).

Neymar fue el héroe por su gol de tiro libre y por el último disparo en los penales que le dio el triunfo por 5-4 (Nicolás Stulberg)
Neymar fue el héroe por su gol de tiro libre y por el último disparo en los penales que le dio el triunfo por 5-4 (Nicolás Stulberg)

El partido lo comenzó mejor Alemania, que avisó con un remate de Brandt a los tres minutos. Sin embargo, su juego no fue netamente ofensivo. Con un esquema 4-1-4-1, los europeos optaron por esperar a su rival y jugar de contragolpe. Brasil, en cambio, intentó imponerse con su toque, aunque nunca terminó de estar fino.

A los 10′, Brandt movió el travesaño con un buen remate desde media distancia. Los locales siguieron dominando pero no tuvieron claridad en ataque. Sí su chance con un disparo de Luan, en el corazón del área, pero el mismo fue de sobrepique y sin fuerza, que terminó siendo despejado.

Neymar ya convirtió un golazo y todos van a abrazarlo (Nicolás Stulberg)
Neymar ya convirtió un golazo y todos van a abrazarlo (Nicolás Stulberg)

En un cuarto de hora, Alemania cortó el juego con cinco faltas; mientras que Brasil se repitió en centros. Con esto le alcanzó para incomodar. Neymar con poco juego colectivo y sin fuerza individual, fue el blanco de las faltas. Sin tener un gran partido, le sirvió para ser el mejor de la primera etapa.

Fue en ese entonces cuando Ney sacó provecho de una infracción cerca del área para convertir un golazo de tiro libre a los 27′. Alemania reaccionó rápido con dos remates de Sven Bender: el primero, que tapó muy bien Weverton, y el segundo con un cabezazo que dio en el travesaño nuevamente.

Al cabo de los primeros 45 minutos, Brasil se fue en ventaja sólo por la genialidad de Neymar. Sin embargo, Alemania, pese a que no contó con el dominio territorial, fue más peligroso.

Con un golazo de Neymar de tiro libre, Brasil se puso en ventaja frente a Alemania (Nicolás Stulberg)
Con un golazo de Neymar de tiro libre, Brasil se puso en ventaja frente a Alemania (Nicolás Stulberg)

En el complemento, Brasil se desentendió por completo del juego. Esto ayudó a Alemania, que se soltó más y dominó, situación que en la primera etapa no había ocurrido. Fue así como a los 15′ empató, tras una gran jugada colectiva, por intermedio de Maximilian Meyer. Fue el primer gol que recibió la Verdeamarelha en todo el torneo.

El local tuvo que reaccionar de forma obligada. La gente empujó y Renato Augusto se cargó el equipo al hombro. Por intermedio de sus pies, Brasil volvió a manejar los hilos pero sin mucha profundidad. Felipe Anderson, tras un pase perfecto de Neymar, pudo lograr la ventaja de cara al arquero alemán, pero justo Klostermann lo cruzó. Un minuto después, Ney avisó con un remate que salió apenas desviado.

Maximilian Meyer empató el partido, tras una muy buena jugada colectiva de Alemania (Nicolás Stulberg)
Maximilian Meyer empató el partido, tras una muy buena jugada colectiva de Alemania (Nicolás Stulberg)

El final de los 90′ reglamentarios fue a puro vértigo con los dos equipos atacando. En la última, Brasil fue a buscarlo pero perdió la pelota y de contragolpe casi lo terminó ganando Alemania. Sin embargo, el disparo apurado de Meyer se fue por un costado.

En el primer tiempo suplementario, aparecieron errores de los dos equipos producto del cansancio. También jugadas de peligro: Brasil avisó con un pelotazo de contragolpe para Luan, que ingresó al área y casi convirtió; mientras que los europeos respondieron de inmediato con un gran pase de Petersen para Brandt, que le pegó forzado desde el punto penal por arriba.

A segundos de iniciado el segundo tiempo del alargue, otra vez, Neymar puso un pase preciso ante Felipe Anderson, que llegó marcado pero sacó un remató pero se encontró con la humanidad de Timo Horn, que se lució y tapó al córner. Luego, Neymar tuvo su chance pero el remate desde la puerta del área salió alta. La última jugada del partido fue de Brasil: a tres minutos del final, Thiago Alcántara remató en el área y justo lo marcaron.

En los penales, Brasil se quedó con el triunfo por 5-4 y la primera medalla de oro olímpica de su historia.

DEFINICIÓN POR PENALES PENALES
Alemania (4): Matthias Ginter (gol), Serge Gnabry (gol), Julian Brandt (gol), Niklas Suele (gol), Nils Petersen (atajó Weverton)
Brasil (5): Renato Augusto (gol), Marquinhos (gol), Rafael Alcántara (gol), Luan (gol), Neymar (gol).

Sufrimiento, euforia y locura en los brasileños en el final de la tanda de penales (Reuters)
Sufrimiento, euforia y locura en los brasileños en el final de la tanda de penales (Reuters)
Los alemanes, dolidos por la final perdida ante Brasil por penales (Reuters)
Los alemanes, dolidos por la final perdida ante Brasil por penales (Reuters)

Estadio: Maracaná
Árbitro: Alireza Faghani (Irán)

Tercer puesto:

Honduras-Nigeria:

Estadio: Mineirão
Árbitro: Sandro Ricci (Brasil)