Jorge Rial y Romina Pereriro sellaron su historia de amor con su boda.
Jorge Rial y Romina Pereriro sellaron su historia de amor con su boda.

El amor es más fuerte. El romance entre Jorge Rial (58 ) y Romina Pereriro (37) comenzó en junio de 2017. El primer cruce fue en las redes, después de que ella preguntó en su Twitter: "¿Qué les pasa a los hombres?", respondido inmediatamente por él: "Yo puedo contarte algo…". Terminaron desayunando en Starbucks.

"Ahí fue donde sentí un chispazo fuerte. El segundo gran momento fue cuando terminamos nuestras vacaciones en Nordelta, y decidimos irnos a vivir juntos. Y el tercero fue en Navidad, cuando me propuso matrimonio", cuenta Romina, mientras Jorge agrega: "Ahora somos una familia grande… Como en los cuentos infantiles, llegó una princesa, me dio un beso y pasé de sapo a príncipe. Es el amor que se impuso por prepotencia. Soy feliz. Nos casamos en una época en que casi no se usa. Pero nosotros quisimos ir más allá. Y transformamos este día en un homenaje a nuestro amor".

El primer cruce fue en las redes, después de que ella preguntó en su Twitter: “¿Qué les pasa a los hombres?”, respondido inmediatamente por él: “Yo puedo contarte algo…”. Terminaron desayunando en Starbucks.
El primer cruce fue en las redes, después de que ella preguntó en su Twitter: “¿Qué les pasa a los hombres?”, respondido inmediatamente por él: “Yo puedo contarte algo…”. Terminaron desayunando en Starbucks.

Blanca y radiante. "El vestido de Romina fue blanco, femenino y romántico. Las mangas en tul con lúrex y bordadas a mano, la espalda al descubierto en U y el escote a la base hacían un diseño súper especial. Además le hice un súper tajo, para que Romina pueda bailar toda la noche y también lucir la altura", cuenta la diseñadora Paz Cornú.

La novia completó el look con sandalias blancas y un tocado muy especial, realizado a mano por Tita Cole Bridal: un salpicado de cristales sobre peineta y una corona de cristales. El ramo de flores naturales –al momento de arrojarlo– lo agarró Daiana, prima de Romina. Los vestidos de Violeta y Emma también fueron diseñados por Paz Cornú.

Durante toda la tarde, Romina estuvo en La Mansión del Four Seasons custodiada por la atenta mirada de Claudia Villafañe –wedding planner del evento con su empresa Plan V– y Paz Cornú.

“El vestido de Romina fue blanco, femenino y romántico”, detalló Cornú.
“El vestido de Romina fue blanco, femenino y romántico”, detalló Cornú.

Camino al altar. Jorge estuvo en su casa hasta antes de partir a las 17 horas para el salón El Abierto, de Villa Urquiza. En la solapa de su traje negro –que compró en La Restinga hace dos meses– se puso un pin de un corazón atravesado por una cruz, que mandó hacer en Londres cuando condujo Gran Hermano y que usó una sola vez. Los gemelos elegidos fueron unos con calaveras y bien rockeros, comprados en el exterior. "Fue hermoso cuando Francesco, junto a su mamá, Morena, nos trajo los anillos –que aún no tienen ningún grabado– que compramos en Los Ángeles, en un viaje que hicimos con toda la familia", contó Jorge.

Los gemelos elegidos fueron unos con calaveras y bien rockeros, comprados en el exterior.
Los gemelos elegidos fueron unos con calaveras y bien rockeros, comprados en el exterior.

Somos familia. "De pronto me encontré con una familia. Ya me había olvidado, te confieso. Éramos tan pocos... Tres contra el mundo. Pero llegaste vos con refuerzos. Nos convertimos en legión. En indestructibles. Me gustó. Dije: 'De acá no me quiero ir más. Es mi lugar en el mundo'. Y me quedé. Nos quedamos. Mirándonos como dos chicos enamorados.

Disfrutando de la vida. De esta segunda oportunidad que nos dio a los dos, después de maltratarnos un poquito. Apenas, para que nuestro encuentro fuera un bálsamo para el corazón y el alma", diría Jorge en el altar. "Ya no somos dos familias: ahora ya somos una", dijo Romina muy enamorada, posando junto a sus hijas Violeta (7) y Emma (5), y las hijas de Jorge, Rocío (18), Morena (19) y Facundo Ambrosioni (19).

Los novios con Violeta (7) y Emma (5), hijas de Romina, y las hijas de Jorge, Rocío (18), Morena (19) y Facundo Ambrosioni (19).
Los novios con Violeta (7) y Emma (5), hijas de Romina, y las hijas de Jorge, Rocío (18), Morena (19) y Facundo Ambrosioni (19).

Momentos para agradecer… La cita era a las 17.30. Al llegar, los asistentes debían dejar sus celulares y entregar un sobre con donaciones para la escuela rural El Paraje, de Misiones, tal como se pedía en la tarjeta.

"Gracias a ustedes juntamos 90.250 pesos. Con eso, los chicos ya tienen su baño. Gracias por la generosidad y el esfuerzo. Estamos orgullosos de ustedes", fue el mensaje que el conductor de Intrusos envió a sus invitados el lunes a la mañana.

Romina llegó al altar de la mano de sus dos hijas, Emma y Violeta. Cuando Jorge las vio le dijo: "Sentí que las tres estaban levitando. ¡Fue el mejor momento de mi vida! (…) Jamás pensé en esperar a mi mujer en el altar con mi nieto. Y ahí estuvo. Acurrucado en mis brazos. Mirándome de vez en cuando. Reconociendo la voz del Tata. Dándome amor", agregó Jorge.

“Jamás pensé en esperar a mi mujer en el altar con mi nieto”.
“Jamás pensé en esperar a mi mujer en el altar con mi nieto”.

… y no olvidar. La ceremonia había comenzado en pleno atardecer, detalle romántico que habían pedido los novios. La jueza de Paz, Sandra Casal, tuvo palabras muy cálidas para con ellos y habló acerca de la familia ensamblada que construyeron.

Los anillos que intercambiaron fueron comprados en Los Ángeles, en un viaje que hicieron el animador y la nutricionista con toda la familia. Los testigos de la novia fueron Sergio Verón y Tatiana, en tanto los elegidos por el novio fueron Luis Alberto Sterlicchio y su hija Rocío.

La hija menor del periodista prefirió no hablar, pero entonó las estrofas del clásico Can't help falling in love, que inmortalizó Elvis Presley y emocionó a todos. Con la libreta roja en mano, los recién casados fueron recibidos por una lluvia de arroz.

Morena, Jorge y el pequeño Francesco.
Morena, Jorge y el pequeño Francesco.

Vals Intrusos.  El tradicional vals de los novios fue con Wild Horses, de los Rolling Stones, y los primeros en sacar a bailar a la pareja de recién casados fueron el periodista Marcelo Polino, Sergio Verón –íntimo amigo de Romina– y Rocío, la hija menor de Jorge. "Viví un sueño que nunca soñé", aseguró el conductor, quien jamás creyó que volvería a contraer matrimonio.

"Mucho menos pensé que iba a tener la foto con mis hijas, las de Romina, mi nieto…", destacó acerca del hijo de Morena y Facundo.

"Romi fue la gran gestora de esta familia. Yo soy un cabrón, ya había tirado la toalla, y ella la peleó".

A la hora de bailar hubo cambio de vestuario: ella lució el segundo diseño de Paz Cornú y Jorge se calzó zapatillas. Aunque no hubo Carnaval carioca, los panelistas de Intrusos se sumaron a la pista y no pararon de bailar hasta las dos de la madrugada.

Facundo, Morena y el bebé.
Facundo, Morena y el bebé.

Pura energía. El catering de la noche, a cargo de Pablo Massey, hizo las delicias de niños y adultos con un tapeo informal y una isla de fuegos con variedad de carnes al asador. El menú elegido por los novios fue burrata con cherrys quemados, baby leef, aceite verde, polvo de olivas negras y bruschetta de focaccia; como plato principal: bife de chorizo angosto con papas en dos cocciones, alioli y chimichurri de hierbas. El cierre fue un volcán de chocolate, helado de crema y almendras caramelizadas. Sin embargo, la vedette de la noche fue la torta de bodas. Era de chocolate puro de tres pisos; los novios no la cortaron, sino que la hicieron estallar cual huevo de Pascua, para descubrir los tesoros que tenía en su interior: las golosinas preferidas de Jorge y Romina.

Just Married. La fiesta, musicalizada por Sarapura Djs con éxitos de los 80' y grandes clásicos, se extendió hasta las dos de la mañana. Tras celebrar a lo grande con sus amigos y familiares, Rial y Pereiro decidieron lucir un particular look para el fin de fiesta.

Así fue que vistieron unas camperas de cuero customizadas by Paz Cornú con la lengua de los Rolling Stones y la inscripción "Just Married" (recién casados). Romina tenía ganas de continuar con la fiesta, pero el conductor la convenció y fueron al Four Seasons, donde pasaron su noche de bodas.

“Ahora somos una familia grande… Como en los cuentos infantiles, llegó una princesa, me dio un beso y pasé de sapo a príncipe”.
“Ahora somos una familia grande… Como en los cuentos infantiles, llegó una princesa, me dio un beso y pasé de sapo a príncipe”.

La luna de miel en Italia será recién en mayo, porque el 28 de abril y el 3 de mayo ella tiene que presentar su libro ¡A comer! (Ediciones Lea) en la Feria del Libro.

Esa noche, antes de abandonar el salón, Rial le susurró: "Hoy es el primer día del resto de nuestras vidas. Te amo". Y ella lo abrazó muy fuerte.

Por Pablo Procopio.
Fotos: Alejandro Carra y Ruiz y Russo.

SEGUÍ LEYENDO: