Fotos: AFP
Fotos: AFP

Se sirvieron scons, variedad de sándwiches y dos opciones de torta. Compartieron un blend de Darjeeling y Assam, el té preferido de su majestad. Y comentaron las bondades del clima. Fue a las cinco de la tarde, en una de las salas privadas y predilectas de Isabel II (91), con vista a los jardines del Palacio de Buckingham. Harry (33) cumplió con su abuela, la reina más longeva de la historia del Reino Unido, y le presentó a su novia, la bellísima Meghan Markle (36).

Entonces –dicen– el comentado tea party entre el "príncipe rebelde" –segundo hijo de Lady Di y Carlos de Inglaterra–, la actriz americana de la serie Suits y la soberana británica, resultó un éxito.

Todo después de que Carlos y Camila Parker Bowles la definan como "una buena chica y muy agradable". Y de que tanto Guillermo como Kate la traten como una más en el Palacio de Kensington.

DIANA LA QUERRÍA. Meghan Markle tiene su residencia fija en Toronto –ciudad en la que se graba Suits, la serie que protagoniza y va por su séptima temporada–, pero creció en Los Ángeles donde nació el 4 de agosto de 1981.

Hija de una trabajadora social de origen afroamericano, es activista de los derechos de la mujer y los niños.
Hija de una trabajadora social de origen afroamericano, es activista de los derechos de la mujer y los niños.

Es hija de Doria Radlan, instructora de yoga y trabajadora social de origen afroamericano, y del director de fotografía Thomas W. Markle, ganador de un premio Emmy. Se educó en un colegio católico y se graduó en teatro y relaciones internacionales en la Northwestern University School of Communication (2003).

En busca de experiencias, vivió en Buenos Aires cuando trabajó para la Embajada de Estados Unidos en nuestro país. Sin embargo, la actuación pudo más, después de algunos castings debutó en  Hospital General, siguió con CSI, Without a trace, Castle y conoció la fama con Suits.
Se define como foodie, además de amante de la moda, belleza y los viajes. Paralelamente es activista en derechos de la mujer y los niños, y fue nombrada embajadora de la fundación World Vision Canada.

¿Su vida afectiva? Está divorciada desde 2013 del productor de televisión Trevor Engelson, después de nueve años de relación.

PASITO A PASITO. Harry se enamoró de Meghan después de un largo e interrumpido noviazgo con Chelsy Davy –entre 2004 y 2011– y de terminar su relación de dos años con Cressida Bonas, en 2015.

Misma pulsera, un solo amor
Misma pulsera, un solo amor

El rumor empezó en octubre del año pasado, cuando The Sunday Express reportó que el príncipe –quinto en la línea de sucesión al trono, después de su padre, su hermano y sus sobrinos– estaba saliendo con la actriz de Suits.

Se habían conocido en mayo del 2016, durante los Invictus Games de La Florida, la competencia de deportes adaptados que Harry lidera todos los años. Y fueron presentados por la diseñadora Misha Nonoo, amiga de Meghan, que salía con Alexander Gilkes, amigo de Harry del Eton College.
Los rumores tomaron forma en noviembre, cuando ella posteó en Instagram una foto luciendo una pulserita de canutillos y los expertos en cuestiones del corazón notaron que Harry tenía una igual.

En Londres, al salir del exclusivo Soho House.
En Londres, al salir del exclusivo Soho House.

Pero la cosa no quedó ahí. En Halloween la pareja participó de una fiesta en el exclusivo Soho House de Londres y, ante el acoso de los paparazzi, el Palacio de Kensington emitió un comunicado al respeto: "Harry entiende la curiosidad que despierta su vida íntima, pero pide que se respete la privacidad de la Sra. Meghan Markle". Así la relación quedó confirmada.
En diciembre, el príncipe viajó a Toronto, Canadá, para visitar a su chica, en su casa. Ella le devolvió la gentileza y pasaron juntos Año Nuevo en Londres.

Siguieron con un crucero romántico alrededor de los fiordos noruegos y celebraron San Valentín con la primera foto juntos, de la mano, dejando el Soho House.

Lo siguiente fue ante los amigos de Harry: el casamiento de Tom Inskip, en Jamaica. Y para terminar la primavera, Meghan aplaudió a Harry en un partido de polo en el Ascot. Eso sí, para no opacar a la novia, no se dejaron ver juntos en el casamiento de Pippa Middleton. Agosto los encontró en África, para festejar con un safari un nuevo cumpleaños de Meghan.

ESTA ES MI CHICA. "Somos dos personas felices. Salimos durante seis meses sin que nadie lo supiera. Y lo único que ha variado fue la percepción de la gente. Nada cambió. Sigo siendo la misma persona. Nunca me definió una relación", confió abiertamente Meghan en una entrevista a la revista Vanity Fair de septiembre.

Y agregó: "Estamos enamorados. Pero ya llegará la hora de avanzar y compartir más de nuestras historias. Espero que la gente entienda que estos son nuestros tiempos".

Fotos: AFP
Fotos: AFP

Entonces, el gran paso llegó con la presentación oficial, en los Invictus Games de Toronto, el último septiembre. Si bien la morocha no se mostró con su novio en la apertura, aparecieron caminando juntos y sonriendo –otra vez de la mano–, al día siguiente en la plaza Nathan Phillips.

Y como no podía ser de otra manera, coronaron los juegos con un beso en la ceremonia de cierre, junto a Doria Radlan –la mamá de la actriz– como testigo. Además, Harry aprovechó la movida en Toronto y conoció a sus compañeros de elenco en el set de Suits. A esa altura, sólo faltaba la reina… Y si "granny" levantó el pulgar, es probable que Harry y Meghan sean los protagonistas de la próxima gran boda de la realeza europea.

por Ana van Gelderen

LEA MÁS: