“Elegí casarme por primera vez y a los cuarenta. En un rito de reunir y celebrar el amor, en la instancia perfecta: con mis hijos como testigos conscientes de esta gran decisión” .
“Elegí casarme por primera vez y a los cuarenta. En un rito de reunir y celebrar el amor, en la instancia perfecta: con mis hijos como testigos conscientes de esta gran decisión” .

Durante la entrevista íntima que mantuvo con GENTE, Benjamín Vicuña (40) habló de los tiempos en que comenzó a enamorarse de Eugenia La China Suárez (27), con quien comparte a Magnolia (1), fruto de un "amor maravilloso" que ya lleva tres años.

"Estoy convencido de que, para bien o para mal, el amor se trata de intuición e impulso", dijo el actor chileno ante la pregunta "¿Cuánto te costó el amor de la China?". "Cuando comencé a enamorarme de ella, sabía que era más joven que yo. Y que eso tan intenso que se había encendido en mi tendría muchos "pero". Luego esa emoción tan fuerte, esa complicidad especial y las risas juntos, fueron más poderosos que cualquier prejuicio. Porque a la hora de enfrentarse con el amor en serio, siempre aparecen miedos… Y yo no tuve demasiado que pensar".

“Eugenia es una mujer con una madurez maravillosa. Entiende la vida como pocos y el presente como un regalo. Su alegría desborda la casa. Cuando el amor es sano y potente como el que me trajo, ilumina y limpia todo”.
“Eugenia es una mujer con una madurez maravillosa. Entiende la vida como pocos y el presente como un regalo. Su alegría desborda la casa. Cuando el amor es sano y potente como el que me trajo, ilumina y limpia todo”.

Respecto a qué fue lo encontró en la actriz, respondió con total seguridad: "Eugenia es una mujer con una madurez maravillosa. Entiende la vida como pocos. Entiende el presente como un regalo. Ella tiene una alegría que desborda la casa. Y cuando el amor es sano y potente, como el que ella me trajo, ilumina todo. Limpia todo. Es una gran compañera. Y entre menudencias cotidianas, es tremenda cocinera, pero mejor bailarina…¡Siempre hay baile en casa!".

“Con mis hijos intento tener una relación horizontal, con límites claros pero percibido como un par. Les doy amor como si fuese el último día juntos” .
“Con mis hijos intento tener una relación horizontal, con límites claros pero percibido como un par. Les doy amor como si fuese el último día juntos” .

Y porque "el amor es prioritario" en su vida, sube el tono para decir "sí, soy romántico". Casi con la misma seguridad con la que pidió matrimonio en una siesta de sol, en las caballerizas de Haras de Pirque (a cuarenta minutos de Santiago), su campo familiar de Chile, "nada menos que el sitio donde crecí". Fue entonces que se arrodilló frente a la China, y descubrió el anillo (comprado con la complicidad de su madre) pronunciando palabras que quedarán entre ellos y los caballos que, de a poco, iban rodeando la escena. "¡Voy a casarme por primera vez y a los 40 años! Y quiero hacerlo formalmente, sin subestimar ni exagerar ese rito hermoso de reunir y celebrar el amor. Todo se da en una instancia perfecta: cuando mis hijos pueden ser testigos conscientes de esta gran decisión. Sé que, como todo en la vida, puede funcionar o no. Pero voy valiente, avanzando sin miedo. Porque sino uno queda en lo pequeño, y así no se construye", disparó.

Por redacción Gente.
Fotos: Gentileza Estudio Fe by Nacho Rojas.

SEGUÍ LEYENDO: