Juntas suman más de 6.2 millones de seguidores sólo en Instagram. Cada vez son más las firmas que las eligen por su influencia sobre el público teen. Y no se les registra un solo escándalo mediático: “Este medio se disfruta mucho más sin la ambición del estrellato”.
Juntas suman más de 6.2 millones de seguidores sólo en Instagram. Cada vez son más las firmas que las eligen por su influencia sobre el público teen. Y no se les registra un solo escándalo mediático: “Este medio se disfruta mucho más sin la ambición del estrellato”.

Fue durante la entrevista de tapa en la que se sometieron a un ping pong que recorrió sus vidas en busca de semejanzas y diferencias. Al ser consultadas sobre qué tipo de niñas habían sido, Gimena Accardi (33) y Flor Vigna (24), coprotagonistas de Mi hermano es un clon (eltrece), sorprendieron con sus respuestas.

"Fui de esas niñas que viven imaginando", reveló Gimena. "Pasaba horas en el ascensor del edificio donde crecí (en Caballito), maquillada como si me hubiesen golpeado para sorprender a mis vecinos. Cuando subían y me preguntaban qué me había pasado, me encantaba hacerles el acting: ´…¡Me atropelló un colectivo!´", cuenta. "A la del 2ºA le tocaba el timbre: ´¿Puedo bailarte lambada? ¡Me sé otro paso divino!´. ´Si…pasá. Estoy con los ravioles, pero te miro´, me decía. El camino de Magi (así la llamaban abreviando su nombre), era inevitable".

“Como siempre quiso tener un hermano, Miguel Ángel (el mayor de los tres, Leila es la menor) me disfrazaba de varón y me llamaba Vaquero” (Flor)
“Como siempre quiso tener un hermano, Miguel Ángel (el mayor de los tres, Leila es la menor) me disfrazaba de varón y me llamaba Vaquero” (Flor)

Por su parte, Vigna contó: "En casa (en Floresta) las cosas no sobraban (vivían en la perfumería que atendían). Mis viejos laburaran mucho y crecí casi al cuidado de mi hermano Miguel Ángel (el mayor de los tres, Leila es la menor), hoy actor, titiritero y director. Y como siempre quiso tener un hermano, me disfrazaba de varón y me llamaba Vaquero", recuerda. Además, "nos envolvíamos las cabezas con toallas y jugábamos a la televisión, él conducía un show y yo era su invitada. Mi presente tan lúdico, porque actuar es un juego, está muy marcado por él".

Por redacción Gente
Fotos: Christian Beliera.

SEGUÍ LEYENDO: