A dos meses de su nacimiento, el bebé real Archie Harrison Mountbatten-Windsor  fue bautizado en la capilla privada de la reina Isabel, en el palacio de Windsor, junto a sus padres, el príncipe Harry y Meghan Markle.

Las calles de la ciudad se llenaron hoy de miles de personas y curiosos en un desesperado intento por ver algo de cerca. Pero fue imposible. Los Sussex siguieron sus deseos a rajatabla y nada ni a nadie se pudo ver.

Si bien  ya habían anunciado con anterioridad que ofrecerían alguna foto oficial desde su cuenta de Instagram, la sorpresa llegó cuando el príncipe Harry y Meghan permitieron, por primera vez, que se vea al completo y de manera clara el rostro de Archie.

Se trata de dos instantáneas realizadas por el fotógrafo Chirs Allerton.

En la primera imagen, los Sussex aparecen sentados con Archie en brazos. El príncipe Harry viste un traje de y pantalón en tono beige y camisa blanca. Pasa su brazo por detrás de Meghan, sentada a su lado. Meghan aparece radiante con tocado y vestido blanco. Archie luce la réplica del tradicional faldón de bautismo de la familia.

Esta bata de bautismo es la que ya usaron todos y cada uno de los bisnietos de la reina: 62 bebés reales (incluidos cinco monarcas) dentro de el transcurso de sus 163 años de servicio Real.

A la derecha de Harry, también vestida en tonos claros, aparece sentada Camila ala izquierda de Meghan se sienta Kate Middleton con un vestido en color coral.

Detrás de los Sussex, aparecen de pie el príncipe Carlos, la madre de Meghan, Doria Ragland y el príncipe junto a las hermanas de la fallecida Diana de Gales, Lady Jane Fellowes y Lady Sarah McCorquodale.

Foto oficial publicada por el Palacio Real de Gran Bretaña Harry y Meghan junto a Archie en el bautismo del bebé (Chris Allerton/@Sussexroyal)
Foto oficial publicada por el Palacio Real de Gran Bretaña Harry y Meghan junto a Archie en el bautismo del bebé (Chris Allerton/@Sussexroyal)

En la segunda imagen se puede ver a los Sussex en una hermosa imagen en blanco y negro junto a su pequeño. Harry mira a Archie con amor. Meghan, por su parte, observa con ternura al padre de su hijo. En esta imagen, el bebé aparece de frente y en un plano muy cercano, por lo que se le puede ver a la perfección.

La ausencia en la celebración de la Reina Isabel se debe, según la prensa británica, a que ella no asiste a los bautismos de sus ocho bisnietos.  Oficialmente se informó que la Reina pasará el fin de semana en su palacio de Sandringham.

Al pie de las imágenes, la Casa Real escribió el siguiente texto: "Esta mañana, el hijo del duque y la duquesa de Sussex, Archie Harrison Mountbatten-Windsor, fue bautizado en la Capilla Privada del Castillo de Windsor, en un servicio íntimo oficiado por el Arzobispo de Canterbury, Justin Welby".