Chino Darin, Lorenzo Toto Ferro y Peter Lanzani (Foto Fabián Uset/ GENTE)
Chino Darin, Lorenzo Toto Ferro y Peter Lanzani (Foto Fabián Uset/ GENTE)

A días del estreno de El Ángel, la película de Luis Ortega inspirada en la vida del criminal Carlos Eduardo Robledo Puch, sus protagonistas reflexionan sobre el siniestro personaje. Lorenzo "Toto" Ferro, Chino Darín y Peter Lanzani conversan sobre este singular criminal.

Chino: Y el compromiso por adentrarnos en una historia densa, nada menos que sobre uno de los mayores asesinos seriales de la historia del país.
Toto: Yo no sabía un carajo de Carlos Eduardo Robledo Puch. Me enteré de que existía el día que me hablaron del proyecto.
Peter: Yo, que en la peli soy el segundo socio delictivo de Puch, conocía algo sobre su historia. Sin embargo, como no íbamos a desarrollar una biopic, comprendí que tampoco necesitamos adentrarnos con exactitud en los pasos de cada personaje, sino buscarle su impronta.

Chino Darin (Foto Fabián Uset GENTE)
Chino Darin (Foto Fabián Uset GENTE)

Ch: En la peli tratamos de despegarnos de cualquier anclaje con la realidad, para encontrarle un perfil propio a cada personaje. Por eso al Ramón que encarno, si bien posee características del primer secuaz de Robledo Puch (Jorge Ibáñez), lo escribieron especialmente para mí.
T: Admito que en un momento estuve obsesionado con terminar el libro El ángel negro, de Rodo Palacios, e incluso en poner algún video, de alguna nota a él. Hasta que comprendí que la gente no iba a ver tanto a aquel Carlitos, sino al que imaginaba Luis (Ortega).
P: Contar parte de la vida de un delincuente legendario como Robledo Puch, de la mano de un genio como Luis, resultó una aventura atrapante. Su género es una clase B, de autor. Es un tipo con una cabeza diferente, que sabe un toco de cine y es tajante con sus direcciones. Te lo puede confirmar el Chino, que fue contándome su experiencia previa con él en Historia de un clan. Yo, rodando El Angel, descubrí su increíble capacidad artística.

Peter Lanzani (Foto Fabián Uset GENTE)
Peter Lanzani (Foto Fabián Uset GENTE)

Ch: Se trata de un tipo que tiene un universo poético-creativo tal que convierte historias que le son ajenas en propias. Pone su impronta y cuenta cosas que él quiere contar, inspirándose en este caso en un hecho real, pero con sus metáforas, sus temáticas y sus formas de focalizar. El mundo que explora Luis siempre es paralelo.
T: Cómo lo será que, según me enteré, el propio Robledo Puch en algún momento fantaseó con que lo personificara Matt Damon, Leo DiCaprio o Colin Farrell, y lo terminé encarnando yo, jé.
P: Mejor.

Chino Darin, Lorenzo Toto Ferro y Peter Lanzani (Foto Fabián Uset GENTE)
Chino Darin, Lorenzo Toto Ferro y Peter Lanzani (Foto Fabián Uset GENTE)

Ch: Sucede que una de las premisas era encontrar a un chico para que fuera Robledo Puch, no transformar a un actor en Robledo Puch.
P: Hallar quién diera con el physique de rôle y moldearlo. Por suerte, quedó elegido este enano, que es un fenómeno. Veo su primer ensayo, lo comparo con el producto final y descubro un tremendo crecimiento.
¿Cuánto te demandó transformarte en Robledo Puch?
T: Siete castings en seis meses, cinco de preparación y los dos meses de un soñado rodaje.
Ch: ¿Qué le preguntarías a Robledo Puch si tuvieras la posibilidad, Toto?
–Si le gustaban tanto las milanesas con puré que le hacía su madre, como me gustan a mí en la película. Y quisiera retrotraer el tiempo para descubrir cómo caminaba por la calle, cómo andaba en moto. Me sorprende su despojo. En un punto es un prócer de la libertad. Además de asesino, Carlitos –pedía que no le no lo llamaran "rubio"– era ladrón: ahí, robando encontraba su mayor sensación de libertad. Para él el crimen era un derecho natural.

Por Leonardo Ibáñez.