Esmerlada Mitre y Juan Manuel “Rifle” Varela
Esmerlada Mitre y Juan Manuel “Rifle” Varela

Este mediodía Esmeralda Mitre (35) salía del Teatro General San Martín ­–donde ensaya La reunificación de las dos Coreas, de Joel Pómmerat– cuando fue sorprendida por la versión mediática (generada en Involucrados, América) respecto a su romance con el periodista Juan Manuel "el Rifle" Varela (39).

En diálogo con GENTE, Esmeralda asegura: "¡Es un divague! Acabo de separarme… Estoy intentando acomodar el duelo de mi relación con Darío (Lopérfido, 51), al que quiero mucho. Y, por sobre todo, estoy tratando de volver a mí".

Recordemos que, tras once años juntos, la actriz y el ministro plenipotenciario cultural ante la Unión Europea, pusieron fin a su matrimonio hace algo más de un mes. "En los mejores términos, porque seremos familia y equipo de por vida", según contó Esmeralda.

Esmeralda junto a Darío Lopérfido (Foto álbum personal de E.M.)
Esmeralda junto a Darío Lopérfido (Foto álbum personal de E.M.)

Pero, ¿conoce a Varela? "¡Desde hace añares! Tenemos muchos afectos en común: mis amigas de colegio son amigas de sus amigos. Y así hicimos vínculo", responde Mitre.

El pasado 8 de enero, los dos compartieron living en Debo decir (América), ciclo conducido por Luis Novaresio. "Y fue un encuentro más, de tantos que tuvimos y tendremos", señala Esmeralda.

"Claro que nos vimos durante el verano en Punta del Este. Vino a ver mi show –lidera la banda Flying Dancers–, comió asados en mi casa y compartimos tardes de playa entre amigos", describe. "Es una locura. No voy a esconder a mis amigos, como no lo hice jamás ni lo haré nunca con Chano (Santiago Moreno Charpentier) o con Mike (Amigorena)".

Esmeralda enfoca sus energías en el estreno de La reunificación de las dos Coreas en la Sala Coronado del San Martín (desde abril) y en su regreso al cine con un film de Pablo Bossi. "Claro que saldré con alguien algún día…¡No voy a quedarme planchando en casa! (bromea). Pero no es el momento. Mi alma, mi corazón, aún no están listos".

Por Sebastián Soldano