Análisis de “Scott Pilgrim vs The World: The Game”: la vieja escuela está de regreso

Uno de los beat em ups más populares y extraviados en el tiempo se libra de todas las ataduras legales y regresa para brillar como nunca

Es un momento duro para los nostálgicos, pero es imposible dejar de notar que el género del beat em up en su formato más clásico se ha tomado unas notorias vacaciones durante la generación pasada de consolas. Si bien hubo grandes títulos como Streets of Rage 4, River City Girls o el amado y odiado Battletoads, lo cierto es que se trata de un estilo de juego cada vez más difícil de encontrar. Es una pena, porque hay grandes exponentes a nivel contemporáneo y uno de los que ha quedado grabado a fuego en la retina de los jugadores es, sin lugar a dudas, Scott Pilgrim vs The World: The Game, publicado por Ubisoft en 2010, ganándose el corazón de los jugadores y la prensa por igual.

Pero todos los juegos licenciados siempre tienen algún problema a futuro y este fue el caso de Pilgrim: la ruptura del acuerdo entre Universal y Ubisoft en 2014 derivó en que el juego fue discontinuado y, como fue editado exclusivamente en formato digital, se volvió imposible de conseguir. Hasta ahora, porque Ubisoft decidió traerlo de regreso ante la demanda popular en un compendio titulado “Complete Edition” que incluye el contenido descargable editado en un mismo paquete y, como si fuera poco, también tendrá una edición especial física elaborada por la prestigiosa firma Limited Run Games.

Scott Pilgrim

Scott Pilgrim vs The World: The Game llegó a los jugadores durante el mismo año en el que la película fue estrenada, pero poco tiene que ver con ella. Ubisoft Montreal y Ubisoft Chengdu se inspiraron íntegramente en las novelas gráficas creadas por Brian Lee O’Malley, de ahí que la estética sea tan particular. La historia es sencilla: Scott se enamora de Ramona Flowers y, aunque es correspondido, deberá enfrentarse contra sus ex novios. Un total de siete “risueños” muchachotes que nos esperan en la forma de jefes finales de nivel, después de librar las calles de Toronto de malotes a piñas y patadas, como buen beat em up.

Porque la jugabilidad es lisa y llanamente esa: avanzar lateralmente a las trompadas como si de un Double Dragon se tratase, sólo que en el caso de Scott Pilgrim vs The World: The Game la acción tiene un sabor difícil de encontrar en otros títulos, porque no sólo es una adaptación del cómic casi perfecta, sino que también audiovisualmente sigue siendo una delicia. Los estudios involucrados en el desarrollo del título lograron una retroalimentación con el material original pocas veces vista en un videojuego: su estructura, la idea de derrotar a los siete jefes, el uso de los guiños al universo de los videojuegos que aparecen en las historietas y más hacen de este juego uno muy divertido para los amantes de este medio.

Jugar Scott Pilgrim vs The World: The Game es un auténtico placer.
Jugar Scott Pilgrim vs The World: The Game es un auténtico placer.

Visualmente es impactante. Adopta una estética pixel art de 16 bits diseñada por el inmenso Paul Robertson, lo cual garantiza pasajes simplemente espectaculares, al ritmo de un soundtrack a puro chiptune -como no podía ser de otra manera- compuesto íntegramente por la banda Amanaguchi. Jugarlo también se siente muy bien. Aunque la jugabilidad se mueve dentro de los arquetipos del género, lo cierto es que el juego cumple con lo que se propone, más allá de algún que otro momento en donde la precisión de las colisiones podría haber sido mejor. La acción gana con la personalidad y el estilo con el que se mueve el juego mientras atravesamos sus niveles, con sus guiños a otros juegos, los minijuegos, las explosiones de color, sin dejar de mencionar el sistema para aprender nuevas habilidades, enriqueciendo así la jugabilidad.

Un detalle sumamente importante de esta reedición es su componente online. Los beat em up son especiales para compartir con amigos y esto era uno de los fuertes de Scott Pilgrim vs The World: The Game en las versiones de Xbox 360 y PlayStation 3. El gran pero, sin embargo, fue que lejos de utilizar funciones online, se necesitaba contar con nuestros amigos al lado en el sillón. Todo eso queda en el olvido con esta nueva versión, que te permite jugar cooperativamente con amigos haciendo uso de la conectividad, compartiendo algún party chat para comentar mientras se juega: ideal para los tiempos que corren.

El título es ideal para compartir con amigos, pero solo también se disfruta, y mucho.
El título es ideal para compartir con amigos, pero solo también se disfruta, y mucho.

Tal vez, lo poco que se le puede reprochar a Scott Pilgrim vs The World: The Game - Complete Edition es que se mantiene absolutamente fiel al título de antaño. Y, aunque en líneas generales nunca es bueno arreglar lo que no está roto, ciertos retoques en las colisiones y la respuesta de los controles en momentos específicos hubieran venido muy bien. Así y todo, se trata del regreso de uno de los mejores beat em ups contemporáneos, a un precio más que acorde, sin importar en qué plataforma decidas jugarlo, y que te dará momentos de grata diversión ya sea solo o acompañado. Y eso siempre es bienvenido.

Desarrolla: Ubisoft Montreal / Ubisoft Chengdu

Distribuye: Ubisoft

Fecha de lanzamiento: 14 de enero de 2021

Plataformas: PlayStation 4, Xbox One, Nintendo Switch, PC, Google Stadia

Versión analizada: Xbox One

Puntaje: 8