La llegada de una nueva generación de consolas siempre trae consigo una actualización en cuanto a la tecnología que estas utilizan, en pos de mejorar la experiencia del usuario. Sin embargo, Xbox parece mantenerse clásico y tradicional con algunos componentes, como es el caso de su joystick, el cual en Xbox Series X continuará utilizando pilas. Jason Ronald, ejecutivo de Microsoft, explicó que esto se debe a que estas ofrecen más flexibilidad a los usuarios y que pueden ser recargables.

En las últimas semanas, Microsoft puso a disposición de los consumidores todas las características que tendrá su próxima consola, Xbox Series X. En su premisa, la plataforma promete ser un avance tecnológico de gran escala, buscando ofrecer una jugabilidad única en el mercado con la velocidad como premisa principal. Esto último demuestra las ambiciones de la empresa, la cual busca sacar un poco de ventaja frente a su principal competidor, PlayStation 5.

Sin embargo, los usuarios de Xbox Series X se encontrarán con un detalle que ya conocen, pero tal vez se esperaban no esté en esta generación: pilas en su joystick. Pese a que la nueva versión del D-Pad ofrece un diseño más ergonómico, mejoras en los gatillos y distintos detalles que buscan dar una mejor experiencia, su forma de carga no cambiará respecto a generaciones anteriores.

Según indicó Jason Roland al medio Digital Foundry, la concepción de este joystick se redujo a “hablar con los jugadores”. El directivo afirmó que una gran parte de la comunidad de jugadores opta por jugar con pilas tipo AA. A su vez, se refirió a como impactará en el público: “Buscamos dar flexibilidad y decidimos complacer a ambos grupos de personas. Es por lo que también se pueden usar baterías recargables y que funcione igual que en el Élite”. Cabe destacar que esta es la versión profesional del joystick de Xbox One.

En cuanto a las novedades que introducirá el nuevo D-Pad, el directivo asegura que será “más cómodo en su agarre y efectivo en su ejecución”, razón que hizo realizar un diseño más pequeño. Por su parte, la conexión será USB-C, lo que permitirá cargarlo mientras se juegue. En cuanto al bluetooth, se informó que tendrá eficiencia energética en pos de lograr reducir la latencia.

Microsoft quiere ofrecer a los jugadores un controlador más cómodo en su agarre y más efectivo en su ejecución. Eso los llevó a diseñar un control más ergonómico y de tamaño algo más reducido, que dispone sus botones de una forma más intuitiva para los usuarios. La conexión USB-C nos permitirá cargar el mando mientras jugamos, mientras que los gatillos, cuernos, joystick ofrecerán un mejor acabado. El Bluetooth, por su parte, será de eficiencia energética y tiene como objetivo reducir de latencia.

Para concluir, desde Microsoft apuntaron a que todo este trabajo se realizó considerando que cada jugador “tiene sus preferencias" y que, con esta premisa, se buscó la excelencia en términos de joysticks. Habrá que esperar al lanzamiento de Xbox Series X para ver si esta logra estar a las alturas de las circunstancias y, sobre todo, de lo prometido por la consola, la cual ambiciona con ser la líder del segmento en los próximos años.

Se especula que la nueva Xbox Series X llegue a los mercados a finales del 2020, algo que podría llegar a demorarse por la crisis que está sufriendo el mundo debido a la pandemia. Esto podría inclinar a la empresa a soltar una cantidad limitada de consolas para así no tener que cambiar de manera drástica su calendario. No obstante, por el momento la empresa se mantiene firma y estable con la situación, sin tener que alterar sus fechas.