Square Enix y People Can Fly invitaron a un grupo de medios de todo el mundo a probar su nuevo videojuego: Outriders. Infobae Gaming se presentó en Quixote Studios, en Los Ángeles, California, para vivir las primeras horas del nuevo shooter RPG diseñado para tres jugadores con elementos de fantasía, ciencia ficción y muchísima acción. Estas son nuestras primeras impresiones del título.

(Square Enix/People Can Fly)
(Square Enix/People Can Fly)

En un primer contacto con Outriders, es muy difícil que no surjan comparaciones con otros shooters que pisaron fuerte en el mundo gamer. Por suerte, lo nuevo de People Can Fly (Painkiller) encuentra la manera de diferenciarse en algunos aspectos, aunque recién vimos muy poco de lo que la experiencia tiene para ofrecer. El estudio que trabajó en Gears of War: Judgment aprendió a la perfección el uso de sistemas de cobertura, cambios entre armas principales y secundarias, y movimiento por el campo de batalla.

Un pequeño tutorial durante un prólogo nos pone en contexto tanto con la jugabilidad como con la historia del juego. Ese fragmento de Outriders no forma parte de esta cobertura para resguardar la trama del título. Aunque debemos superar un segmento donde calibramos nuestras armas para conocer mejor los controles, son muy intuitivos y no presentarán ningún problema para cualquier jugador acostumbrado a los shooters, ya sean en primera o tercera persona. En otras palabras, no arregla lo que no está roto y propone una experiencia amena en cuanto al uso de armas, coberturas y desplazamiento.

Pasado ese prólogo, los jugadores podrán empezar a desbloquear habilidades especiales del protagonista. Se podrán elegir cuatro clases diferentes. En la demo que probamos, sólo había tres y funcionaban de manera complementaria. El Pyromancer trabaja en un rango medio con ataques de fuego, el Trickster también tiene un rango medio y manipula el tiempo para teletransportarse y atacar de cerca y el Devastator es el tanque del equipo, con embestidas, saltos y ataques cercanos. Queda el gran misterio de cómo será la cuarta clase y si logrará complementarse como las otras tres, porque el título es para tres jugadores máximo, un número poco común, pero pensado para el balance ideal de la experiencia.


(Square Enix/People Can Fly)
(Square Enix/People Can Fly)


El gunplay y el uso de poderes son tan intuitivos como los movimientos de los personajes. Más allá de que es necesario saber qué hace cada habilidad que usamos, tampoco hay demasiada innovación y enseguida sabremos cómo y cuándo usar cada una de las opciones que vayamos desbloqueando. Se podrá contar con un total de tres habilidades especiales. La demo llevó a nuestros personajes hasta el nivel 5, donde ya contábamos con las primeras tres. A partir del nivel 6, desbloqueamos el cuarto ataque y habrá que ver, como en todo buen RPG, qué habilidad nos conviene. Cada poder tiene su propio cooldown y el uso de estas habilidades junto con el ataque cuerpo a cuerpo son lo que regenerará la vida de cada personaje.

Cada clase tendrá su propio árbol de habilidades, que se bifurca en tres especialidades diferentes. Con nivel máximo pensado en 40, los desarrolladores del título anticiparon que no se podrán desbloquear todas las habilidades, por lo que habrá que elegir el camino muy cuidadosamente. El árbol presenta algunas conexiones entre las distintas especialidades, para que la experiencia de cada jugador se casi única y extremadamente personalizable.

Otra de las comparaciones que surge a esta altura del juego es la que más críticas traerá a Outriders. Desde la elección de la clase al menú de inventario se encuentran muchas similitudes con Destiny, el shooter de Bungie que ya lanzó dos entregas. Si bien existe la obvia diferencia en la perspectiva con la que se maneja al personaje, es inevitable pensar en sus puntos de contacto, incluso en decisiones estéticas y aspectos visuales. En el caso particular de quien escribe, Destiny no llegó a proponer experiencias interesantes ni atractivas en ninguna de sus dos entregas, pero Outriders tiene un enfoque particular en su argumento y en la manera de contar su historia que llama mucho más la atención. Además, la dinámica de tres jugadores también ayuda a separar un título de otro.


(Square Enix/People Can Fly)
(Square Enix/People Can Fly)


Como también sucede en Anthem, luego del prólogo podremos acceder a un Hub donde encontraremos una tienda, distintos NPCs y otros personajes que nos pueden dar o no misiones principales o secundarias para realizar. La demo sólo nos dejaba interactuar con la tienda, pero allí también se podrá acceder al Truck, el vehículo principal de los protagonistas que se podrá personalizar y mejorar a lo largo de la historia para viajar por los diferentes ecosistemas que propone el título.

Lo poco que vimos de la tienda nos mostró que la moneda principal será partes representadas por el ícono de un engranaje. Podremos vender absolutamente todo lo que queramos para obtener moneda y así comprar el ítem que queríamos en primer lugar. También pudimos ver que hay otros tipos de monedas especiales para comprar otros artículos más destacados o mejorar los que ya tenemos. Además, un apartado dentro de la tienda nos muestra un ítem disponible por tiempo limitado, que se actualiza cada cierta cantidad de tiempo, y artículos de élite con un precio extremadamente elevado que funcionan como incentivo para continuar avanzando en la historia. En la tienda también vemos todo tipo de cascos, guantes, pantalones y armas que nos vuelven a recordar a la estética de Destiny, aunque en esta ocasión, al ser un shooter en tercera persona, podemos apreciar mucho más.

El mapa en el que transcurre la demo parece una zona de guerra con trincheras, bunkers y torres. Debido a cuestiones que se explican en la historia, la tecnología de los humanos se volvió inútil y las armas parecen viejas y desgastadas. Sin embargo, en el camino se podrá encontrar armamento de distintas rarezas que mejorarán las estadísticas del personaje y también se verán mucho mejor. Aunque los desarrolladores no son muy fans de la comparación, toda esta primera parte de Outriders nos recuerda un poco al universo Mad Max y lo que nos mostraron de las futuras armas que podremos encontrar más adelante, todavía más. Así como nuestro personaje fue afectado por una Anomalía que nos dio poderes, en el mundo hay otros con habilidades muy particulares y armas todavía más extrañas.

(Square Enix/People Can Fly)
(Square Enix/People Can Fly)

La demo nos llevó hasta el primer Jefe del título, donde nos vimos obligados a combinar nuestros poderes para hacer más daño y evitar ser derrotados por un enemigo mucho más poderoso que nosotros. Como sucede en gran cantidad de RPG, los enemigos más poderosos tienen inmunidad a los efectos principales de nuestras habilidades, como quemaduras, por lo que obligan a pensar una estrategia diferente.

El sistema de dificultad es de lo más interesante de Outriders. A medida que avanzamos por la historia, el juego detecta automáticamente si nos está resultando fácil o difícil completar los objetivos y derrotar a los enemigos. Cuando sumemos cierta cantidad de experiencia sin morir, nos sube la dificultad. Si morimos, se reinicia ese progreso. Si morimos seguido, nos baja a un nivel más fácil. Los distintos niveles de dificultad modifican la cantidad de enemigos, su inteligencia, su poder de ataque y otras características de manera muy gradual. En la demo que jugamos había más de 15 niveles distintos bajo el nombre World Tier.

Al jugar solo o con amigos, el World Tier también se acomodará. Los desarrolladores del juego anticiparon que la dificultad se ajustará de acuerdo al usuario que cree la partida. Así, si un jugador de nivel alto se suma a una partida creada por un nivel bajo, le resultará extremadamente fácil avanzar. Sucederá al revés si el jugador de nivel bajo se suma a la partida del otro. Cuanto más alta la dificultad, mejores las recompensas y mayores probabilidades hay de conseguir ítems raros.

En la teoría, Outriders tiene casi todo para ganar. El shooter tiene controles y mecánicas de RPG intuitivas. Si bien deberemos pensar qué camino elegir con cada personaje y como grupo, pasaremos la mayor cantidad del tiempo en acción. La historia promete ser interesante y ser constantemente el centro de atención. Aunque vimos un solo terreno y peleamos únicamente contra humanos, los trailers y parte de lo que vimos en Los Ángeles anticipan mucho contenido y más diverso en esos aspectos. En la práctica, todavía no podemos afirmar todo eso. La demo nos mostró acción bastante monótona, escenarios grises y una gran cantidad de enemigos que no presentaron mucho desafío. Pero jugamos la primera hora de un título que tendrá unas 40 en total, por lo que tampoco podemos sacar conclusiones.

La gente de People Can Fly no quiere ofrecer un nuevo juego como servicio, sino que quiere brindar todo el contenido el día del lanzamiento. Esto es otro de los factores que lo diferenciaría de exponentes similares dentro del género. Por este motivo, también puede que el lanzamiento de “fines de 2020” que anticipa el trailer no sea tan estricto y sufra alguna modificación a lo largo de este año. Por ahora, los desarrolladores no quisieron hablar sobre las versiones para las diferentes consolas, por lo que todavía no se sabe si habrá crossplay entre las distintas plataformas.

Trailer revelación Outriders

En nuestra experiencia, la mejor manera de jugar Outriders será con otros dos jugadores, pero la historia principal y cómo se desarrolla con escenas cinematográficas hace que la aventura también se disfrute en solitario. Todavía falta mucho por conocer del título, pero este primer vistazo nos da una idea bastante clara de lo que propone.