Las razones por las cuales vivir en el espacio está lejos de ser una realidad

Obstáculos médicos, financieros y éticos se interponen en los planes de establecerse fuera del planeta Tierra

Compartir
Compartir articulo
Investigadores plantean los obstáculos que hay para vivir habitar otros planetas. (Foto: Getty Images)
Investigadores plantean los obstáculos que hay para vivir habitar otros planetas. (Foto: Getty Images)

La NASA ha invertido significativamente en su programa Artemis con el objetivo de que los astronautas vuelvan a pisar la Luna en los próximos años.

Al mismo tiempo, empresas como United Launch Alliance y Lockheed Martin están diseñando infraestructuras para la habitabilidad lunar. Incluso Elon Musk ha prometido colonizar Marte con SpaceX.

Sin embargo, ¿es realista o si quiera viable cualquiera de estos planes? ¿Será posible vivir fuera del planeta Tierra?

La periodista científica, y colaboradora de Popular Science, Sarah Scoles, exploró los obstáculos aparentemente insuperables a la idea de establecer una presencia humana permanente en el espacio.

Los desafíos médicos del espacio exterior

Una de las principales razones por las que la vida en el espacio se presenta como una tarea casi imposible es el impacto que tiene en la salud.

La vida en el espacio representa un grave impacto en la salud humana. (Imagen ilustrativa Infobae)
La vida en el espacio representa un grave impacto en la salud humana. (Imagen ilustrativa Infobae)

Si bien el cuerpo humano ha evolucionado durante millones de años para adaptarse a las condiciones de la Tierra, su exposición a las condiciones del espacio exterior, supone la posibilidad de enfermedades graves que no puede enfrentar.

El riesgo de cáncer es una preocupación importante debido a la exposición a los rayos cósmicos, partículas altamente energéticas que se originan en el espacio profundo. Estas partículas pueden dañar el ADN y aumentar significativamente las posibilidades de desarrollar dicha enfermedad.

Además, la microgravedad en el espacio genera la pérdida de masa muscular y ósea, debilitamiento del sistema inmunológico y trastornos circadianos.

Por otro lado, los vasos sanguíneos que llevan sangre al cerebro se vuelven más rígidos en microgravedad, lo que podría causar problemas cardiovasculares a largo plazo.

También se ha observado un envejecimiento acelerado del sistema inmunológico en el espacio, lo que hace que los astronautas sean más susceptibles a enfermedades y daño tisular.

La microgravedad en el espacio genera la pérdida de masa muscular y ósea, debilitamiento del sistema inmunológico y trastornos circadianos Andrey Shelepin/GCTC/Roscosmos/Handout via REUTERS
La microgravedad en el espacio genera la pérdida de masa muscular y ósea, debilitamiento del sistema inmunológico y trastornos circadianos Andrey Shelepin/GCTC/Roscosmos/Handout via REUTERS

La salud mental también se ve gravemente afectada en el espacio exterior. Un artículo publicado en 2021 en revista Clinical Neuropsychiatry expone los riesgos psicológicos a los que se enfrentan los astronautas.

“Mala regulación emocional, aumento de la ansiedad y la depresión, problemas de comunicación dentro del equipo, trastornos del sueño y disminución del funcionamiento cognitivo y motor provocados por el estrés” son algunos de los padecimientos.

Radiación y sus peligros inminentes

Los astronautas están expuestos a radiación solar, que puede dañar gravemente el ADN y causar problemas de salud graves durante tormentas solares.

“Eso podría ponerte muy, muy enfermo y provocarte un síndrome agudo de radiación”, afirma Dorit Donoviel, profesora de la Facultad de Medicina Baylor y directora del Instituto de Investigación Traslacional para la Salud Espacial (TRISH)

A medida que los astronautas pasan más tiempo en el espacio, su exposición a la radiación cósmica aumenta significativamente, haciéndolos más propensos al cáncer y otros problemas de salud.

Empresas comerciales como SpaceX se financian principalmente con contratos gubernamentales. EFE/Armando Arorizo
Empresas comerciales como SpaceX se financian principalmente con contratos gubernamentales. EFE/Armando Arorizo

Por otro lado, la radiación también puede afectar los sistemas electrónicos y de comunicación de las naves espaciales, lo que añade complejidad y peligro a las misiones de larga duración.

Retos económicos

Las misiones al espacio exterior, especialmente las que tienen como objetivo establecer una presencia humana sostenible en otro planeta, requieren inversiones colosales y es un precio que no todos estarían dispuestos a pagar, según Matthew Weinzierl, profesor de Harvard Business School.

La realidad, según el investigador, es que solo un número limitado de personas con recursos económicos necesarios, está dispuesto a vivir en lugares como Marte en lugar de disfrutar de un breve paseo por encima de la atmósfera terrestre.

Por otro lado, está el real interés de las personas en visitar otros planetas. Históricamente las encuestas han mostrado que la mayoría de personas no considera prioritarios los viajes espaciales tripulados.

Según encuestas, sólo un pequeño porcentaje de personas considera importante enviar a seres humanos a la Luna o a Marte. (Foto: NASA)
Según encuestas, sólo un pequeño porcentaje de personas considera importante enviar a seres humanos a la Luna o a Marte. (Foto: NASA)

Una encuesta realizada en 2020 por Morning Consult reveló que sólo entre el 7% y el 8% de los encuestados consideraba una prioridad enviar seres humanos a la Luna o a Marte.

De hecho, “A lo largo de la década de 1960, la mayoría de los estadounidenses no creían que Apolo mereciera la pena, con la única excepción de una encuesta realizada en el momento del alunizaje del Apolo 11 en julio de 1969″, escribió el historiador Roger Launius en un artículo para Space Policy.

Cuestiones éticas y ambientales

Brian Patrick Green, de la Universidad de Santa Clara, ha planteado cuestiones éticas fundamentales relacionadas con la financiación de los viajes al espacio. Green plantea una pregunta ética clave: “¿Por qué lo hacemos?”.

Los cuestionamientos éticos también hacen parte de los obstáculos para habitar otros planetas. REUTERS/Maxim Shemetov
Los cuestionamientos éticos también hacen parte de los obstáculos para habitar otros planetas. REUTERS/Maxim Shemetov

Señala que, si bien los viajes espaciales pueden servir para demostrar las capacidades humanas, estos beneficios filosóficos deben sopesarse frente a costos más concretos, como el financiamiento que se desvía de otros proyectos, como la investigación científica terrestre o garantizar viviendas asequibles en el planeta tierra, ya habitado.

Sin embargo, no solo se debe considerar la ética en relación con los astronautas. También es necesario reconocer los riesgos que corren los cuerpos celestes y los que podrían ser impactados con la llegada del hombre si no se toman precauciones.

La contaminación microbiana terrestre podría afectar a la Luna, Marte u otros destinos, lo que plantea serias preocupaciones de protección inter planetaria.

Del mismo modo, la posibilidad de microbios extraterrestres dañinos regresando con los astronautas es un riesgo para el planeta que debe abordarse cuidadosamente.