El Secretario de Defensa norteamericano afirmó que EEUU “no tolerará la coerción ni el bullying de China”

Lloyd Austin advirtió en el Diálogo de Shangri-La, un foro anual que reúne en Singapur a altos funcionarios de defensa, diplomáticos y líderes, que Washington respaldará a sus aliados y socios frente a las intimidaciones del régimen de Xi Jinping

Compartir
Compartir articulo
El Secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, habla en la Primera Sesión Plenaria del 20º Diálogo Shangri-La del IISS en Singapur el 3 de junio de 2023. REUTERS/Caroline Chia
El Secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, habla en la Primera Sesión Plenaria del 20º Diálogo Shangri-La del IISS en Singapur el 3 de junio de 2023. REUTERS/Caroline Chia

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, prometió el sábado que Washington no tolerará ninguna “coerción ni ebullying” de China sobre sus aliados y socios, al tiempo que aseguró a beijing que Estados Unidos sigue comprometido a mantener el statu quo en Taiwán y preferiría el diálogo al conflicto.

En su intervención en el Diálogo de Shangri-La, un foro anual que reúne en Singapur a altos funcionarios de defensa, diplomáticos y líderes, Austin abogó por el apoyo a la visión de Washington de un “Indo-Pacífico libre, abierto y seguro dentro de un mundo de normas y derechos” como la mejor vía para contrarrestar la creciente asertividad china en la región.

Estados Unidos ha ampliado sus propias actividades en el Indo-Pacífico para contrarrestar las amplias reivindicaciones territoriales de China, e incluso navega y sobrevuela regularmente el estrecho de Taiwán y el mar de la China Meridional.

“Estamos comprometidos a garantizar que todos los países puedan volar, navegar y operar allí donde lo permita el derecho internacional”, declaró en el foro organizado por el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos. “Y cada país, grande o pequeño, debe seguir siendo libre de llevar a cabo actividades marítimas legales”.

Austin señaló que Estados Unidos había suministrado millones de dosis de la vacuna COVID-19 durante el momento álgido de la pandemia y que participa regularmente en las labores de socorro en caso de catástrofe y asistencia humanitaria en la región. Dijo que está trabajando para combatir el cambio climático, la pesca ilegal y garantizar que las cadenas de suministro no sufran interrupciones, enumerando muchas cuestiones de importancia para las naciones de Asia-Pacífico.

“Estamos redoblando nuestras alianzas y asociaciones”, afirmó.

Dijo que Estados Unidos también está comprometido a disuadir la amenaza de misiles de Corea del Norte y los reclamos de China sobre Taiwán, una democracia insular autónoma que beijing pretende propia, y dijo que Washington ha estado intensificando la planificación de la defensa, la coordinación y la formación con las naciones asociadas en la región.

“Para ser claros, no buscamos el conflicto ni la confrontación”, dijo. “Pero no nos acobardaremos ante la intimidación o la coacción”.

Subrayando las palabras de Austin, un destructor de misiles guiados estadounidense y una fragata canadiense navegaron el sábado por el estrecho de Taiwán, “aguas en las que se aplican las libertades de navegación y sobrevuelo en alta mar de acuerdo con el derecho internacional”, dijo la 7ª Flota estadounidense. La respuesta china no se hizo esperar.

En Singapur, el teniente general chino Jing Jianfeng, miembro de alto rango de la delegación que acompaña al ministro de Defensa, el general Li Shangfu, acusó a Austin de “hacer abierta o encubiertamente falsas acusaciones contra China” en su discurso.

En declaraciones a la prensa tras la intervención de Austin, Jing alegó que Estados Unidos ha estado “engañando y explotando” a las naciones de Asia-Pacífico para promover sus propios intereses y preservar “su posición dominante” en la región.

Sugirió que Washington ha estado aferrándose a alianzas que son “restos de la Guerra Fría” y estableciendo nuevos pactos, como el acuerdo AUKUS con Gran Bretaña y Australia y la agrupación “Quad” con Australia, India y Japón “para dividir el mundo en bandos ideologizados y provocar la confrontación”.

Jing, que no aceptó preguntas, dijo que, por el contrario, “China está comprometida con el desarrollo y la prosperidad de la región”.

Austin trató de asegurar a China que Estados Unidos seguía “profundamente comprometido” con la antigua política de una sola China, que reconoce a Beijing como gobierno de China pero permite relaciones informales con Taiwán, y sigue “oponiéndose categóricamente a cambios unilaterales del statu quo por cualquiera de las partes”.

El ministro de Defensa chino, Li Shangfu (Reuters)
El ministro de Defensa chino, Li Shangfu (Reuters)

Añadió que la invasión rusa de Ucrania había servido para subrayar lo peligroso que sería el mundo si los grandes países pudieran “invadir impunemente a sus vecinos pacíficos sin más”. “El conflicto no es inminente ni inevitable”, dijo Austin. “La disuasión es fuerte hoy en día - y es nuestro trabajo mantenerla así. El mundo entero tiene interés en mantener la paz y la estabilidad en el estrecho de Taiwán.”

Pero Jing acusó a Estados Unidos de vaciar de contenido la política de una sola China, acusando a Washington de apoyar a los separatistas taiwaneses sin citar ninguna prueba, y reiterando la afirmación de Pekín de que “Taiwán es una parte inalienable del territorio soberano de China.”

“No hay margen para que cedamos o hagamos concesiones”, dijo.

Añadió que “China tiene una soberanía indiscutible sobre las islas del Mar de China Meridional y las aguas adyacentes”.

Li, que asumió el cargo de ministro de Defensa chino en marzo, declinó la invitación de Austin para hablar al margen de la conferencia, aunque ambos se estrecharon la mano antes de sentarse juntos en lados opuestos de la misma mesa al inaugurarse el foro el viernes.

Austin dijo que esto no era suficiente. “Un cordial apretón de manos durante la cena no sustituye a un compromiso sustantivo”, dijo.

Li, que fue nombrado ministro de Defensa en marzo, está sometido a sanciones estadounidenses que forman parte de un amplio paquete de medidas contra Rusia -pero son anteriores a su invasión de Ucrania- que se impusieron en 2018 por la implicación de Li en la compra de aviones de combate y misiles antiaéreos de China a Moscú.

Las sanciones, que en términos generales impiden a Li hacer negocios en Estados Unidos, no le impiden mantener conversaciones oficiales, han dicho funcionarios de defensa estadounidenses.

No estaba claro si Li, que intervendrá en el foro el domingo por la mañana, se encontraba en la sala mientras Austin hablaba. Más tarde, se reunió con el Secretario de Defensa estadounidense y con otras personas en una mesa redonda ministerial.

Austin reiteró los llamados que el Primer Ministro australiano, Anthony Albanese, hizo en su discurso de apertura del foro para que China entable una comunicación regular y directa que ayude a prevenir cualquier posible conflicto. “Para los líderes responsables en materia de defensa, el momento adecuado para hablar es cualquiera”, afirmó Austin. “El momento adecuado para hablar es siempre. Y el momento adecuado para hablar es ahora”.

Jing dijo, sin embargo, que las líneas de comunicación deben basarse en el “respeto mutuo”. “Pero EE.UU. ha estado pidiendo comunicaciones por un lado y socavando los intereses y preocupaciones de China por otro”, dijo.

Estados Unidos ha señalado que desde 2021 -mucho antes de que Li se convirtiera en ministro de Defensa- China ha declinado o no ha respondido a más de una docena de peticiones del Departamento de Defensa de Estados Unidos para hablar con altos dirigentes, así como a múltiples solicitudes de diálogos permanentes y compromisos a nivel de trabajo.

Con información de AP

Seguir leyendo: