Roberto Baradel, secretario general de SUTEBA
Roberto Baradel, secretario general de SUTEBA

La decisión ya está tomada, pero se oficializará recién mañana. El Frente de Unidad Docente (FUD) -integrado por los sindicatos SUTEBA, FEB, UDOCBA, AMET y SADOP- anunciará un paro para una vez que termine el receso de invierno que imposibilitará el normal reinicio de clases en la Provincia de Buenos Aires.

Entre el martes y miércoles se desarrollaron asambleas en las escuelas bonaerenses para definir la profundización o no del "plan de lucha". Según supo Infobae, las respuestas fueron contundentes a favor de no iniciar las clases una vez finalizadas las vacaciones.

La principal razón que esgrime el FUD es la paritaria estancada con la gobernación. La última reunión entre las primeras líneas de los gremios y los funcionarios fue hace más de 80 días. El paro, de hecho, está atado a una posible convocatoria.

Se llevaron a cabo asambleas en las escuelas bonaerenses
Se llevaron a cabo asambleas en las escuelas bonaerenses

"El mandato de las escuelas, en estos dos días de discusión, es por el no inicio de clases después del receso. Si la gobernadora (María Eugenia Vidal) no resuelve convocando y dando una propuesta digna, vamos a parar", confirmó a Infobae María Laura Torre, secretaria adjunta de SUTEBA, el principal gremio bonaerense.

Será el octavo paro docente en la Provincia. Hasta el momento, según cifras oficiales, las medidas de fuerza tuvieron un acatamiento que osciló entre el 40 y el 45 por ciento; un número que, pese al pago de presentismo, el gobierno bonaerense no pudo bajar. Todavía resta definir si la huelga será por 24 o 48 horas.

La última propuesta -la séptima- del gobierno se conoció el 20 de abril. Fue la primera vez que cambió el esquema de negociación y se planteó una oferta semestral: 10% de aumento hasta junio y volver a sentarse en julio. No obstante, con una inflación creciente, también fue rechazada. Por la falta de acuerdo, la Provincia le pagó a los docentes aumentos a cuenta de paritarias.

Se trata de una de las paritarias más extensas que se recuerde en territorio bonaerense. El año pasado, tras 17 días de paro, lograron llegar a un arreglo el 4 de julio. En esa negociación hubo un elemento que hoy parece ser imposible que ingrese: la cláusula gatillo que, pese a ser mirada con desconfianza en un principio, hoy es una de las exigencias de los gremios.

Más allá de que Vidal deslizó en los últimos días que volvería a convocar a los gremios docentes, todavía no hay fecha formal. El próximo lunes comenzarán las vacaciones de invierno que se extenderán hasta el 27 de julio. En ese plazo una reunión podría desactivar el paro.

Seguí leyendo: