Eduardo Eurnekian ingresó a la Academia Nacional de Ciencias de la Empresa

“Mientras el Estado actúe sobre la educación de las futuras generaciones, con una acción coordinada, orientada a la formación de cuadros profesionales calificados, y a la altura de un mundo altamente competitivo, favoreciendo la igualdad de oportunidades, el sector privado será quien pueda dar horizonte y amparar a aquellos talentos que, sin estímulos locales, buscarán espacios más propicios donde desarrollarse. Queda la posibilidad que un día quienes busquen esos nuevos caminos y esa necesidad personal de expresión, sean arquetipos como Alberdi, Avellaneda o Sarmiento, que plasmen nuevas consignas tales como: “Todo ciudadano argentino debe saber leer, escribir y programar” y el futuro nuestro es que “gobernar es robotizar”.

Con esas palabras sobre el futuro, el empresario Eduardo Eurnekian finalizó el discurso en la ceremonia en la que ingresó a la Academia Nacional de Ciencias de la Empresa. Ocupa desde hoy el Sitial Otto Sebastián Bemberg, el empresario que fundó Cervecería Quilmes.

Eduardo Eurnekian ingresó a la Academia Nacional de Ciencias de la Empresa

En un emotivo acto, al que asistió buena parte del llamado “círculo rojo” argentino, el presidente de la Academia, Jorge Aufiero, le dio la bienvenida y el académico Santiago Soldati repasó la muy extensa trayectoria del dueño de Corporación América, desde sus comienzos en el mundo textil, en la empresa de su familia inmigrante, su paso por los medios –incluso como corresponsal de guerra en Kuwait– y la fundación de Cablevisión, hasta el presente del holding diversificado en agro y viñedos, negocios financieros, petróleo, tecnología y, por supuesto, aeropuertos. Corporación América Airports cotiza en el Wall Street y es el mayor operador privado del mundo. Buena parte de esos negocios tienen presencia en Armenia, la tierra de sus padres, donde fue declarado Héroe Nacional, el máximo reconocimiento para un civil en ese país.

“Estoy muy emocionado por este reconocimiento”, le dijo Eurnekian a Infobae. “Yo pienso en el día, en el momento, en las cosas que se puede hacer, más allá de la buena voluntad. Las cosas se hacen trabajando en el día a día y poniendo foco en lo inmediato”, detalló.

Eduardo Eurnekian ingresó a la Academia Nacional de Ciencias de la Empresa

Habló de que espera una Argentina en la que las cosas mejoren y en la que todos tengan los recursos necesarios para progresar, ser competitivos y hacer crecer al país. “Estamos en un momento complicado, pero se sale trabajando. Eso sí, hay que tener claras las cosas, saber que lo que uno hace sirve para algo. Si no, se pierde el tiempo. Hay que tener orden, templanza y, sobre todo, un plan”, dijo.

Orgullo y referente de sus colegas

“Eduardo es un orgullo. Es un referente y una persona de la cual todos tenemos mucho que aprender, con esas ganas y esa energía que ha tenido su trayectoria”, dijo Marcos Bulgheroni, CEO de Pan American Energy. “Es un empresario extraordinario. Un innovador que mira la tecnología y el futuro. Esperemos que la Argentina mire a innovadores como él para no volver a mirar para atrás”, agregó Cristiano Rattazzi, de FIAT. Miguel Acevedo, titular de la UIA, destacó también su trayectoria y su aparte en Malvinas, a la construcción del cenotafio y su aporte a la identificación de combatientes allí enterrados.

Eurnekian recibe el diploma como nuevo integrante de la Academia de Ciencias de la Empresa
Eurnekian recibe el diploma como nuevo integrante de la Academia de Ciencias de la Empresa

“Es uno de los empresarios más prestigiosos de la Argentina con una tenacidad que la edad no ha quebrado. Por eso representa los valores de la iniciativa privada y de una cosmovisión de integración y presencia en el mundo, en una actividad muy competitiva como la de los aeropuertos”, afirmó Daniel Funes de Rioja, de Copal.

Emocionado, Carlos Potikian, ex socio y amigo desde hace 82 años de Eurnekian –es sólo siete meses mayor–, contó que hicieron juntos la primaria, en el colegio La Salle. “Y los dos nos fuimos en la secundaria. Trabajamos 19 años juntos, en negocios textiles y medios. Yo en un momento dije basta y me retiré, pero siempre seguimos siendo grandes amigos. Me siento el hermano mayor, y estoy muy orgulloso de mi hermano menor”, aseguró en el cóctel posterior a la ceremonia.

El empresario junto a los embajadores de Brasil e Inglaterra, Sergio França Danese y Mark Kent
El empresario junto a los embajadores de Brasil e Inglaterra, Sergio França Danese y Mark Kent

En el evento estuvieron presentes además los embajadores de Brasil e Inglaterra, Sergio França Danese y Mark Kent, y el embajador local en Suiza, Luis María Kreckler. También Matías Patanian, vicepresidente de AA2000; Carolina Barros, directora de Comunicaciones de Corporación América; Daniel Simonutti, director de Corporación America; y Guillermo Francos, presidente de Wilobank, el banco digital del holding.

El llamado Grupo de los Seis tuvo presencia completa: Daniel Pelegrina (Sociedad Rural); Acevedo (UIA), Jorge Di Fiori (Cámaras de Comercio), Julio Crivelli (Construcción), Adelmo Gabbi (Bolsa de Comercio) y Javier Bolzico (Asociación de Bancos Argentinos).

Cristiano Rattazzi, Eurnekian y Enrique Nosiglia
Cristiano Rattazzi, Eurnekian y Enrique Nosiglia

Otros presentes: Julio Macchi, Eduardo Gruneisen, Gustavo Weiss, Cristiano Rattazzi, Eduardo de Zavalía, el ex canciller Adalberto Rodríguez Giavarini, Jorge Argüello, Jorge Asis, Marcelo Elizondo, Jorge Fontevecchia, Enrique Nosiglia, Juan Bautista Jofre, Daniel Marx, José Luis Manzano, Liliana Parodi, Vilma Ibarra, Gustavo Cinosi y Daniel Hadad, fundador y CEO de Infobae, entre otros.

Bemberg y Mosconi

El discurso del empresario se tituló “Una paradoja argentina: vidas paralelas, países que divergen” y repasó el trabajo y la visión de Bemberg y del general Enrique Mosconi, sillones vacantes de la academia entre las que tuvo que optar.

Carlos Potikian, ex socio y amigo desde hace 82 años de Eurnekian
Carlos Potikian, ex socio y amigo desde hace 82 años de Eurnekian

“Luego de reflexionar al respecto y a la hora de elegir entre ambos sillones, es obvio que me sentí proclive a la representación del sector privado, el cual, respetando las reglas de juego y promoviendo el rol genuino de la empresa, logra crecer sobre la base de la libre competencia, la diferenciación y la excelencia. Esto es, continuar con la línea que trazara –y bien representara– don Otto Bemberg. El empresario como tal, compite a pura tensión, adrenalina y corazón– sin protecciones que relajen el esfuerzo y las energías creadoras que trajeron los primeros inmigrantes del siglo XIX”, expresó.

También realizó una análisis entre los roles complementarios que deben cumplir el Estado y el sector privado. “Cuanto más elevada es la imagen ideal que tenemos de nosotros mismos, tanto mayor son nuestros puntos ciegos, una ceguera que un país no se puede permitir, en particular si pretende estar inserto en un medio global aceleradamente dinámico”, finalizó el flamante académico.

Seguí leyendo: