“Las condiciones de vida de las familias inquilinas continúan degradándose”, dice la Federación que nuclea a las personas que alquilan (NA)
“Las condiciones de vida de las familias inquilinas continúan degradándose”, dice la Federación que nuclea a las personas que alquilan (NA)

En medio del debate sobre nueva opciones para la ley de alquileres, se conocieron datos de la Tercera Encuesta Nacional a Inquilinos que revelan que el 30% de las personas que alquilan su casa "tuvieron que rescindir su contrato durante los últimos seis meses por dificultades en sostener el pago" de esa renta mensual.

El informe lo realizó la Federación de Inquilinos Nacional sobre 4.200 casos consultados por redes sociales durante el mes de febrero a personas vinculadas con la entidad, en su gran mayoría con contratos de locación vigentes. "Cada seis meses damos la misma noticia, que las condiciones de vida de las familias inquilinas continúan degradándose. Para decir lo contrario, no hay más opciones que fijar límites a los aumentos de precios y terminar con esta rueda de alquileres cada vez más caros e inquilinos cada vez más pobres", dijo Gervasio Muñoz, presidente de la Federación.

"Ante la ausencia de datos oficiales, comenzamos hace un año a realizar encuestas en todo el país para medir el impacto del aumento en el precio del alquiler. En febrero de 2018, dio como resultado que los inquilinos destinaban –en promedio– el 41% de sus ingresos en el pago del alquiler. Seis meses después, en agosto, esa cifra ascendía a 45% y actualmente, alcanza el 47%. Se trata de un aumento interanual de 6 puntos porcentuales", detalló el informe.

Cuando se desagregan los datos según la edad de los involucrados, se observa que son los jóvenes y los adultos mayores los más afectados, "quienes destinan el 55% y 53% de sus ingresos en el pago del alquiler, respectivamente. Cabe señalar que esta información no incluye el pago de expensas, impuesto y tarifas de servicios públicos".

Aumentos y consecuencias

En esta tercera edición de la encuesta, se preguntó también sobre el mecanismo utilizado para aumentar los precios y las consecuencias que genera. En promedio, son aumentos de 36,9 por ciento. Son subas que se efectúan de un mes para el siguiente. "A eso, deben agregarse los aumentos semestrales acumulativos que se fijan en el contrato. Estos son, mayormente, del 15 por ciento", se detalla. Además, se asegura que los aumentos "no tienen relación con la inflación y mucho menos con las actualizaciones de salarios".

"Con alquileres que representan la mitad de los ingresos de los inquilinos, no queda margen para dilatar la aplicación de una fórmula de actualización que contemple la inflación y los ingresos salariales. En este punto se centra la oposición del mercado inmobiliario y de un sector de la dirigencia política a la Ley Nacional de Alquileres. De aprobarse, deberán resignar parte de su rentabilidad y aceptar que los precios se actualicen a la par de los indicadores económicos", dijo Muñoz.

La Federación expresa que la situación es similar en todas las provincias del país y que Córdoba tiene los alquileres más caros en relación al salario. Allí, los inquilinos destinan el 50% de sus ingresos a la renta.

Gervasio Muñóz
Gervasio Muñóz

Maximiliano Vittar, presidente de Inquilinos Córdoba y tesorero de la Federación, sostuvo: "Nuestra provincia demuestra una vez más estar por encima de la media nacional con relación al impacto que tiene el alquiler en nuestros salarios. Esta situación se agrava mucho más al ser el mercado inmobiliario cordobés el que determinó que todos los impuestos del departamento o la casa se tiene que hacer responsable el inquilino".

"En tanto, en CABA y Provincia de Buenos Aires el promedio es 47% y en Santa Fe, 43%. En relación al porcentaje de aumento en la renovación, CABA y Córdoba encabezan el listado con 39%, mientras que en provincia de Buenos Aires las renovaciones se hacen al 37% y en Santa Fe al 35 por ciento", finaliza el relevamiento.

Seguí leyendo: