Cambio de manos para la marca de pastas y tapas para empanadas
Cambio de manos para la marca de pastas y tapas para empanadas

La tradicional marca de pastas frescas y tapas para empanadas La Salteña tiene nuevo dueño. La empresa Molinos Río de La Plata, del grupo Pérez Companc, anunció a través de un comunicado a la Bolsa de Comercio que adquirió el 100% de La Salteña como parte de su estrategia de "focalizar su negocio y su crecimiento en la Argentina".

La transacción se cerrará el 28 de enero y forma parte del proceso de desinversión en el país de la compañía General Mills que era, hasta ahora, propietaria de la marca. Esta multinacional estadounidense había ingresado al mercado argentino en 1995, con productos importados como las masas para pastelería Pillsbury y de helados Haagen-Dazs, pero tres años después adquirió La Salteña, una empresa de capitales locales fundada a comienzos de los '60.

La transacción se cerrará el 28 de enero y forma parte del proceso de desinversión en el país de la compañía General Mills

En los 2000, General Mills también sumó las barritas de cereal y los alimentos naturales Nature Valley. Pero desde hace dos años, la compañía comenzó su salida del mercado local. En 2016, por ejemplo, vendió su negocio de panes congelados a la mexicana Bimbo.

Para Molinos, una de las compañías locales más fuertes en el rubro de alimentos, la adquisición significa su ingreso al negocio de las pastas frescas, en el que todavía no estaba presente. La empresa ya tienen participación en los rubros de pastas secas, yerba mata, aceites, congelados, harinas, vinos y galletitas entre otras con marcas como Terrabusi, Matarazzo, Granja del Sol, Lucchetti, Gallo, Don Vicente, Exquisita, Canale, Cocinero y Cruz de Malta, entre otras. Tiene 14 plantas industriales y más de 2.800 empleados.

Molinos, un gigante de la alimentación que sigue sumando negocios en nuevos rubros
Molinos, un gigante de la alimentación que sigue sumando negocios en nuevos rubros

La Salteña cuenta con una planta de 20.000 metros cuadrados en Burzaco, en el Parque Industrial de Almirante Brown, que fue inaugurada en 2011 y donde hoy trabajan unos 500 empleados. En 2008 la compañía se vio afectada por un enorme incendio que destruyó por completo su planta anterior, que estaba ubicada en Lanús Oeste. La actual transacción con Molinos incluye todos los activos industriales.

La empresa de la familia Pérez Companc viene realizando varias adquisiciones en el último tiempo: se quedó con el 33% del paquete accionario de la firma argentina de producción de biodiésel Patagonia Bioenergía y a comienzos de este año compró el frigorífico uruguayo San Jacinto, el primer exportador y procesador de carne ovina de ese país.

Seguí leyendo