IBM tiene presencia en la Argentina desde hace 95 años. El gigante de la informática, la histórica Big Blue, pasó por muchos procesos de transformación, incluso antes de la era digital. Ahora es pionera en cuestiones tech muy en boga, como la inteligencia artificial, y lidera investigaciones de avanzada a nivel global en otras áreas, como la computación cuántica, una disciplina que suena a ciencia ficción pero que ya usan grandes grupos financieros para "adivinar" el comportamiento de los mercado, por ejemplo.

IBM, que no divulga datos de facturación en Argentina, tiene presencia en 175 países, 360.000 empleados y un revenue global en 2017 de USD 80.000 millones. En el país, acaba de anunciar una inversión de USD 15 millones para abrir un Client Center y Centro de Innovación Tecnológica, en su campus de Martínez, para "ayudar a los clientes a enfrentar los desafíos de negocios en sus industrias a través de Inteligencia Artificial (IA), nube, blockchain, seguridad e Internet de las Cosas (IoT)", le describe a Infobae Roberto Alexander, presidente y gerente general de la compañía a nivel local.

Dentro de un esquema desafiante, fue un año muy bueno. Esa transformación digital ayuda y mucho a enfrentar mejor esta situación

"Es un centro que tiene herramientas, dispositivos y espacios para ampliar y acelerar todos los temas alrededor de la innovación tecnológica. Queremos que ahí vengan clientes, startups y emprendedores para trabajar sobre la aceleración que se vive en los negocios, la industrias y en toda la sociedad", describió este informático de la UBA que ingresó a IBM como pasante hace más de 25 años.

Alexander, presidente y gerente general de IBM, ingresó a la compañía como pasante
Alexander, presidente y gerente general de IBM, ingresó a la compañía como pasante

– IBM tiene mucha historia y por eso quizás se la relaciona con otra era, con servidores y mainframes. ¿Tienen que explicar mucho qué cosas de vanguardia están haciendo ahora?

– Creo que no. Tenemos 95 años en la Argentina y 108 de existencia como compañía global. Cambiamos y nos transformamos varias veces. Si se habla en IA, por ejemplo, pensamos en sistemas como Watson, que es nuestro y es un precursor que marcó el camino. Lo mismo pasa ahora con computación cuántica. Mi sensación es que no tenemos que hacer un esfuerzo, pero claramente trabajamos mucho en cómo desplegamos más la marca en el mercado, cómo le contamos al mercado qué es y qué hace IBM hoy. Es verdad que muchos se quedan con un concepto más viejo. Yo me cruzo con gente que cree que la empresa vende PC, algo que no hace hace muchos años.

– Este año en el evento Think, en Las Vegas, aseguraron que la innovación futura, en general, no vendrá tanto de startups disruptivas sino de empresas grandes. ¿Por qué se da ese fenómeno?

– Cada dos años hacemos un estudio global en el que entrevistamos a empresas de todas la industrias. La conclusión es que las grandes compañías tradicionales contraatacan y se ponen al frente de la innovación porque tienen los datos, un asset muy importante hoy. Entendiendo la transformación, la grandes empresas buscan esa disrupción. Walmart y GM, por ejemplo, se asocian o compran compañías más jóvenes para hacer esos cambios y modificar la forma en la que ofrecen servicios. La idea de ese contraataque de las grandes pasa por generar una innovación que provoque cambios culturales en sus estructuras.

IA en la Argentina es una realidad. Hace unos años era un “se viene”, pero hoy es un “ya está”, y no tenemos nada que envidiarle a otros países. Se ven en banca, salud y agro

– ¿Cómo impactó en la Argentina la última ola de transformación de la compañía?

– Alrededor de todo esto hay un tema importante y crítico que es el tema del talento, de la gente. Todo lo que sea transformación y educación, en medio estos cambios de tecnología, es un camino en el que hay que trabajar mucho. En la educación de la fuerza de trabajo, en cómo adquirir gente del mercado y cómo trabajar de la mano de integrantes del ecosistema, con partners, está buena parte de dedicación que hay que hacer para llevar adelante estas transformaciones.

– Se habla siempre de la falta de ingenieros. ¿Es sólo eso o es un tema de formación más amplio?

– Las empresas tienen que tomar una posición muy fuerte en acercarnos a las instituciones académicas. Universidades, pero también a nivel escolar. O educación virtual. Acabamos de anunciar con Acamica un curso online para científicos de datos y trabajamos para acercar a más mujeres a la programación y a estas nuevas tecnologías. Tenemos responsabilidad a la hora de trabajar con el mercado para generar estos conocimientos. Este año llegamos a 75.000 personas con hackatones, workshop y eventos. Todo eso es formación. Tenemos un rol importantísimo y de responsabilidad sobre cómo preparamos a los más jóvenes para este mundo que ya es una realidad. Y, por otro lado, cómo trabajamos en reskilling, cómo ayudamos a la fuerza laboral actual a transformarse y aggiornarse.

La empresa invirtió USD 15 millones en su nuevo Client Center en Martínez
La empresa invirtió USD 15 millones en su nuevo Client Center en Martínez

– Inteligencia Artificial es una moda para sector. Ustedes son pioneros, pero ¿qué están haciendo a nivel local?

– IA en la Argentina es una realidad. Hace unos años era un "se viene", pero hoy es un "ya está", y no tenemos nada que envidiarle a otros países. Se ven en banca, salud y agro, y a lo largo de las industrias; quizás en algunas más potenciadas, pero se ve en todas. IDC dice que en Argentina ya el 45% de las empresas está pensando o trabajando en temas de IA.

Tenemos 95 años en la Argentina y 108 de existencia como compañía global. Cambiamos y nos transformamos varias veces. Si se habla en IA, por ejemplo, pensamos en sistemas como Watson, que es nuestro y es un precursor que marcó el camino

– ¿Y después de IA, de las máquinas que aprenden y otras tecnología de avanzada, qué viene?

Blockchain está algo más incipiente que IA. Todo el tema de la contabilidad segura, distribuida y trazable está creciendo mucho. También computación cuántica.

– ¿Se está haciendo algo en el país en computación cuántica?

– Muy poco. Es complejo, más costoso y muy incipiente. Viene más atrás que blockchain.

El ejecutivo en los estudios de Infobae
El ejecutivo en los estudios de Infobae

– ¿Cómo fue este año?

Dentro de un esquema desafiante, fue un año muy bueno. La velocidad de la industria y lo que está generando la transformación digital, no es solo los clientes buscando cómo ofrecer nuevos productos, servicios y experiencias, sino también buscando más productividad y eficiencia. Esa transformación digital ayuda y mucho a enfrentar mejor esta situación. La conclusión es positiva.

– ¿Ven impacto en la contratación de servicios por la recesión y la inestabilidad e incertidumbre de algunas empresas?

– No lo notamos tanto en nosotros, en IBM. Desde el lado de los clientes vemos que con todas estas nuevas tecnologías se necesitan know how y nuestra mirada es más de mediano y largo plazo.

Con el concepto de la nube está todo más al alcance, a un par de click. Es todo más abierto con este modelo de negocios y disponible para empresas medianas, pymes, startups y emprendedores

– Más allá de la velocidad y con foco más en empresas más chicas, ¿es costosa esa transformación?

– Está mucho más democratizada la tecnología. Con el concepto de la nube está todo más al alcance, a un par de click. Es todo más abierto con este modelo de negocios y disponible para empresas medianas, pymes, startups y emprendedores. Por una baja inversión tienen programas que les permitan probar y subirse más rápido a la tecnología.

– ¿El estado nacional y la provincias están al tanto de estas innovaciones o miran aún desde lejos estos temas?

– No diría que miran de lejos: cuestiones de seguridad y ciberseguridad son importantísimas y el sector público tiene foco en eso. Es cierto que a veces esas iniciativas van más lentas que en mundo privado, pero no están ajenos a lo que está pasando, en absoluto. Eso sí, se mezclan prioridades.

Seguí leyendo: