El ministro de Transporte Dietrich, durante la presentación del balance de Aerolíneas
El ministro de Transporte Dietrich, durante la presentación del balance de Aerolíneas

El directorio de Aerolíneas Argentinas y Austral presentó su balance anual de 2017 e informó que los subsidios que recibieron las compañías estatales alcanzaron los USD 183 millones el año pasado, el nivel más bajo desde la estatización y la cuarta parte de los casi USD 700 millones anuales que en promedio recibieron entre 2009 y 2015.

El presidente del grupo Aerolíneas, Mario Dell'Acqua, y el gerente general de la empresa, Abbott Reynal, señalaron que Aerolíneas Argentinas presentó su balance en tiempo y forma por primera vez en 21 años, mientras que Austral lo hizo por primera vez en 13 años.

El recorte de subsidios se encuadra dentro de lo previsto. Ya en 2016, bajo la gestión de Isela Costantini, la aerocomercial había reducido a USD 300 millones el auxilio del Estado nacional. Desde el inicio de la gestión actual, en 2015, hasta fin del año pasado los ingresos de la empresa se incrementaron un 97%, mientras que las pérdidas cayeron un 32 por ciento.

Mario Dell’Acqua, presidente de Aerolíneas
Mario Dell’Acqua, presidente de Aerolíneas
 

En términos generales de los resultados durante 2017, el Grupo Aerolíneas presentó ingresos por $39.028 millones, con perdidas por $6.312 millones. Es decir, tuvo un resultado positivo de $32.716 millones.

En tanto, Aerolíneas prevé recibir en 2018 unos USD 170 millones de subsidios del Tesoro, y alcanzar déficit cero en 2019. Anteriormente, destacan desde la empresa, durante la administración del gobierno anterior se transferían USD 700 millones por año  "para solventar el déficit de Aerolíneas".

SEGUÍ LEYENDO:

En caso de no alcanzar superávit en 2019, los directivos de la aerolínea evalúan emitir deuda para financiarse en lugar de apelar a los subsidios. En la actualidad, el nivel de endeudamiento de la compañía pasó del 38% en 2015 a un 36% el año pasado.

Una de las medidas de austeridad impulsadas por la actual administración fue la de eliminar la clase ejecutiva de los vuelos regionales, junto con una reconfiguración de parte de su flota para rutas locales y regionales, que permitirá transportar más pasajeros y ahorrar unos USD 73 millones.

Durante el gobierno de Cristina Kirchner, con el abogado Mariano Recalde como presidente de la compañía, en el promedio de los siete años desde la estatización (de 2009 a 2015), Aerolíneas consumió subsidios de USD 678 millones anuales en promedio. Los giros del Ejecutivo por el déficit operativo de la línea de bandera llegaron a ser en su pico unos USD 899 millones por año.

En el promedio de los siete años desde el 2009 al 2015 le costó al Estado USD 678 millones por año

Este mercado exhibió una notoria expansión en los últimos años. Aerolíneas concentra el 74% del mercado de cabotaje y el 25% de los vuelos internacionales. Desde 2015, la oferta de asientos por kilómetros aumentó 10% y optimizó el factor de ocupación, que pasó de 77,6 a 80,3 por ciento.

Con esa tendencia, el número de pasajeros aumentó 20% en dos años, de 10,9 millones en 2015 a 13,3 en 2017. En el mismo sentido, el subsidio directo por pasaje, que promedió USD 132 en 2011 y USD 129 en 2012, se redujo en 2017 a 14 dólares.

SEGUÍ LEYENDO: