Planes y sueños de Emiliano Kargieman, el ex hacker que está construyendo el "Google satelital"

"Satelogic es una compañía que está construyendo un motor para entender lo que pasa en el planeta Tierra, en tiempo real. Nuestro objetivo es analizar información de cada metro cuadrado y derivar conocimiento para mejorar la toma de decisiones para la industria, gobiernos e individuos". Emiliano Kargieman define a su empresa, y sonríe. Detrás suyo, tres pantallas gigantes muestran datos que llega desde las estrellas.

Satellogic es una de las empresas jóvenes más prominentes de la Argentina. Por sus ambiciosos objetivos, por su potencial y por estar en un negocio tan misterioso como sexy: el espacio.

Kargieman, en enero, en el Ministerio de Ciencia, cuando lanzó sus dos últimos nanosatélites
Kargieman, en enero, en el Ministerio de Ciencia, cuando lanzó sus dos últimos nanosatélites

¿Qué hacen? Fabrican y operan nanosatélites que son muy baratos comparados con los tradicionales. No sólo eso: son la empresa mejor posicionada para atacar un mercado potencial de USD 150.000 millones del que se sabe nada, porque no existe aún.

¿Qué aplicaciones y usos se podrán desarrollar cuando Kargieman tenga 300 satélites en órbita sacando fotos de la tierra a un metro de distancia? "Muchas y muy "locas", dice este ex hacker –43 años, casado con la escritora Pola Oloixarac y padre de una niña de 16 meses– que se hizo millonario con una empresa de seguridad de la que se huyó cuando se aburrió. Buscando qué hacer, miró para arriba y se enamoró del cielo.

Estamos construyendo un motor para entender lo que pasa en el planeta Tierra, en tiempo real

Por ahora, Satellogic tiene ocho satélites en órbita, algunos clientes y oficinas en cinco países. También consiguió un valor de mercado de entre USD 200 y 500 millones y realizó rondas de inversión en las que "levantó" USD 65 millones (la última la lideró el gigante chino de las telecomunicaciones Tencent). Ahora también a Kargieman le suena el teléfono y del otro lado hay funcionarios que le piden que se sume a la administración de Cambiemos. ¿O no?

– Hace pocos días trascendió que eras el candidato del vicejefe de Gabinete Mario Quintana para ocupar el puesto de titular de ARSAT, la empresa satelital nacional. ¿Te ofrecieron el cargo?

– No, ni siquiera me sondearon. A Mario Quintana le tengo mucho aprecio desde hace mucho. Por medio de Pegasus fue inversor en Core, mi primera empresa. Me parece un tipo de primera y es un lujo para el país tenerlo dedicándose y poniendo su nombre y reputación. Pero no, es una locura pensar que podría dejar Satellogic para irme a Arsat.

Corea del Sur fotografiada desde el cielo con uno de los satélites de Satellogic
Corea del Sur fotografiada desde el cielo con uno de los satélites de Satellogic

– ¿Te tienta la actividad pública?

– No es el momento, pero tengo muchas ideas sobre qué hacer con Arsat.

– ¿Por ejemplo?

Arsat es una hidra del gobierno anterior. Tiene TDA, fibra óptica, el datacenter de Benavidez y los satélites. La TDA no tiene ningún valor; quizás sí político, pero no desde el uso de la infraestructura a futuro. Está muy bien haber llevado el tendido de fibra óptica a muchos lados, pero mantenerla es caro y no existe un modelo de negocios. Entonces, termina no cumpliéndose la promesas de conectividad. El data center de Benavidez es un experimento fallido y peligroso: consolida mucha información del Estado en una infraestructura que no está para nada a la altura.

Es una locura pensar que podría dejar Satellogic para irme a conducir Arsat

– ¿Y los satélites, son viables?

Arsat es un proyecto real y valioso, pero tiene que gerenciarlo gente de la industria. Es viable y necesario. Me gustaría que fuera una empresa que cotice en la bolsa, por ejemplo. No es mi batalla en este momento, pero hay que librarla.

El valor de la empresa

– ¿Cuánto vale Satellogic hoy?

– Es difícil saberlo. Nuestra última ronda fue en junio de 2017 y pasaron muchas cosas desde ese momento. Calculo que estamos en un rango de entre USD 200 y USD 500. Igual, no me saca el sueño la valuación.

– Puntualmente, ¿cuáles son los servicios que ya venden?

Trabajamos para grandes empresa de las industrias del petróleo y agro. En monitoreo de activos distribuidos, como oleoductos, yacimientos y stocks; o controlando la salud de un cultivo de soja. También cosa más novedosas, como medición de stock de granos en silobolsas. Cuando tengamos una constelación más grande vamos a poder ayudar a saber cuántos barcos hay en determinado día en el Golfo de México y cuánto petróleo llevan, el efecto de una sequía o cuál es la madurez de un grano de café en Kenia.

infobae-image

– ¿Cómo puede saber un satélite si un grano de café está maduro?

– Nuestras cámaras toman datos infrarrojos. Las plantas, para no sobrecalentarse, reflejan la luz infrarroja, y la clorofila absorbe la luz roja. Cuando más lo hace más verde es la planta. Mirando esa diferencia podés entender la eficiencia de esa planta para convertir energía solar en química, que es lo que hace la clorofila. Si se sigue es proceso en el tiempo podés entender estadísticamente el grado de madurez de un fruto, como el café.

El plan de negocios del ex hacker

No parece, pero Emiliano es un nerd: ahora de los satélites, ante de las computadoras. Hijo de psicoanalistas, Alfredo y Ana María, creció  en Palermo y fue un nene que rompía todo para ver las cosas por dentro que rápido se convirtió en un adolescente hacker y activista. A mediados de los '90, integraba el grupo HBO, "Hacked by Owls". Era bueno, muy bueno.

A los 17 ya trabajaba en los sistemas de seguridad de la AFIP y pocos años después fundó Core Security, una empresa de seguridad informática basada en EE. UU., con facturación millonaria y clientes como Amazon y Mastercard. "Es el hijo que yo quería que fuera pianista y terminó siendo abogado", dijo alguna vez para explicar las razones del portazo que dio en su propia empresa.

Nuestros satélites son realmente 1.000 veces más baratos que los de la industria

Intento ser inversor y también se aburrió. Hasta que en 2010 fue a Singularity University, a estudiar al Ames Research Center de la NASA, en California, y se convenció de que podría reinventar la vetusta industria satelital.

– ¿En qué etapa del plan de negocios están?

– Hasta mediados del año pasado éramos una compañía de I+D enfocada en demostrarle al mundo que podíamos conseguir eficiencia de costos para conseguir datos. Lo demostramos. Ahora necesitamos 300 satélites. Tenemos 8 y el próximo paso serán unos 70 que permiten re-mapear toda la Tierra a un metro de resolución una vez por semana. Tenemos que poder hacerlo una vez por día. Uno de las personas que trabaja con nosotros calculó que si se miran a ojo todas las imágenes de la tierra a un metro de resolución, una persona tardaría unos 670 años. Para construir toda la plataforma tuvimos que transformarnos en una empresa totalmente integrada verticalmente. Hacemos todo. Es un gran desafío, lleva tiempo y desarrollo… y hace también que no sea fácil para otros alcanzarnos.

Sigo viendo a Argentina muy perdida en problemas coyunturales y discusiones que no son importantes. Sin ver algunos de los quilombos que se vienen

– ¿Cuánto facturan?

– No lo puedo decir. La idea es llegar a miles de millones, pero tenemos que tener los satélites. Es fácil validar que nuestra información es relevante para el mercado actual de observación de la Tierra: los que compra imágenes saben que son buenas y baratas. Ese es un mercado de USD 4.000 millones por año. Se puede calcular que el sector de imágenes de hasta 1 metro de resolución sea una cuarta parte, siendo súper conservadores: unos USD 800 millones. Hoy operamos el 10% de los satélites de ese tipo. O sea, tendríamos que tomar el 10% de ese mercado inmediatamente. O más: en 2018 vamos a operar el 30%, y afines del que viene, el 90%.

– Podrían facturar US$ 1.000 millones en 2019.

– Sí. El límite es nuestra capacidad para tomar esos clientes. Pero el mercado que más nos interesa es el que está afuera del tradicional: los que hoy no consumen información satelital. Ese un mercado de al menos USD 150.000 millones. Y es el que vemos a atacar.

Kargieman, en su oficina del barrio de Palermo. Tiene otras en Israel, Estados Unidos, España y Uruguay
Kargieman, en su oficina del barrio de Palermo. Tiene otras en Israel, Estados Unidos, España y Uruguay

–  ¿Cuánto más baratos son los satélites de Satellogic?

Son realmente 1.000 veces más baratos que los de la industria, pero tiene un tiempo de vida más corto por lo que la obtención de datos de esos equipos es 300 o 400 veces más económica.

– ¿Con quiénes compiten?

– El mercado tradicional se empieza a meter en el mercado de los nanosatélites porque ven que hay un nueva manera de hacer las cosas. Y hay unas cuatro o cinco empresas globales similares a la nuestra, pero sobre las que tenemos ventajas de eficiencia de costos muy significativas. Somos los mejores posicionados, pero es una industria nueva y muy dinámica, no podemos dormirnos. Hay que ver si habrá un Google del espacio, tipo monopolio, o empresas atomizadas con servicios verticales.

– ¿Te gustaría estar al frente del Google de los satélites del futuro?

Me gustaría creer que tenemos una oportunidad de construir un monopolio natural; temporal, claro. Es tan complejo lo que hacemos que si llegamos a una escala hay muchos desincentivos para que otros quieran hacer lo mismo.

Uno de los laboratorios de la compañía
Uno de los laboratorios de la compañía

– La revista Fast Company dice están en el top tres de las empresas más innovadoras de la región…

– No sé si alguna vez usamos esa palabra, no nos pensamos como una empresa innovadora. Nos ponemos objetivos y problemas difíciles de resolver y vamos a resolverlos. Eso te obliga a hacer las cosas de manera diferente.

– ¿Cómo ves al país?

– Lo sigo viendo muy perdido en problemas coyunturales y discusiones que no son tan importantes. Sin ver algunos de los quilombos que se vienen.

Es tan complejo lo que hacemos que si llegamos a una escala determinada habrá muchos desincentivos para que otros quieran hacer lo mismo

–  ¿Cuáles, por ejemplo?

– El impacto de la tecnología en el desempleo. Va a ser terrible. Ahora hay mucho desempleo, pero habrá mucho más en 20 o 30 años. Es difícil pensar a un país donde una gran parte de la población no va a agregar valor relevante. Ese es el camino al que vamos.

– ¿Qué cosas cambiaron con tu paternidad?

– Tengo que optimizar mucho, mucho más mi tiempo (risas).

– ¿Y cómo impactó de ser padre en el CEO de Satellogic?

– Me obligó a pensar mucho más en la empresa como una entidad que tiene que funcionar independientemente de mi. A reforzar mucho más el trabajo de construir el equipo, con o sin mí presencia. Este año me tomé 15 días de vacaciones por primera vez desde 2008. Fue como un milagro.

Seguí leyendo:

Aleph, la constelación de nanosatélites argentinos que busca develar todos los secretos de la Tierra

"Milanesat": para qué sirve el último satélite lanzado por Argentina

MAS NOTICIAS
COTIZACIÓN PRINCIPALES MONEDAS