El campo, expectante por la llegada de las lluvias, en medio de una sequía que afectará la economía

Desde hoy y hasta el jueves se esperan precipitaciones en gran parte del Litoral, norte de la región pampeana, NOA y Chaco. Igual, se prevén reducciones en la cosecha de soja y maíz. El valor económico en juego

Vista aérea de hectáreas afectadas por la sequía en la provincia de Buenos Aires.
Vista aérea de hectáreas afectadas por la sequía en la provincia de Buenos Aires.

Hay una enorme expectativa en el mundo agropecuario por la posibilidad concreta de que a partir de hoy y durante varios días se registren precipitaciones que permitan frenar las pérdidas que están provocando la sequía -en especial, en los cultivos de verano- las altas temperaturas y los incendios de las últimas semanas.

La Bolsa de Comercio de Rosario señaló que el impacto negativo de esta situación en la economía podría rondar los 5.000 millones de dólares.

Según los pronósticos, para el período comprendido entre ayer y el jueves próximo hay perspectiva de lluvias para gran parte del Litoral, norte de la región pampeana, NOA y Chaco. Además, las zonas que recibirán las mayores precipitaciones a partir de hoy serán el este de Córdoba, norte y este de Buenos Aires, Entre Ríos y Santa Fe. En algunos de esos lugares, las lluvias podrían ser intensas.

Todo lo contrario sucederá en el oeste y sur de Buenos Aires, La Pampa, y oeste de Córdoba, donde los acumulados pronosticados resultarían de menor magnitud. Luego de las lluvias habría otra buena noticia para el campo: el descenso de las temperaturas y un ambiente mucho más templado.

Además, para el período del viernes 21 al miércoles 26 de enero se proyectan importantes acumulados de precipitaciones en el norte y este de Buenos Aires, Entre Ríos y centro-norte de Santa Fe, además de algunos sectores del sur de Córdoba y del NOA.

Otra perspectiva de precipitaciones fue planteada por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, en su informe del pasado jueves. El mismo contempla:

-El norte y el centro del NOA, el sur de la Región del Chaco, el este de la Región Pampeana y la mayor parte del Uruguay observarán precipitaciones entre moderadas y abundantes (10 a 50 mm) con focos con valores superiores y otros con valores escasos.

Detalle de las próximas lluvias. (Bolsa de Cereales de Buenos Aires)
Detalle de las próximas lluvias. (Bolsa de Cereales de Buenos Aires)

-El nordeste de Santa Fe, el sudoeste de Corrientes, el nordeste de Entre Ríos y el centro del Uruguay observarán precipitaciones abundantes (más de 75 mm).

-La mayor parte del Paraguay, el norte de la Mesopotamia, la mayor parte de Cuyo y el oeste de la Región Pampeana observarán precipitaciones escasas (menos de 10 mm), con focos de registros moderados (más de 10 mm).

-Notablemente, gran parte de la Cordillera observará nevadas fuera de época.

Reclamo de ayuda

En este difícil panorama climático que afecta a la actividad productiva, generadora de la mayor cantidad de dólares que ingresan al país por sus exportaciones, en las últimas horas desde diversos sectores reclamaron medidas urgentes para hacer frente a la problemática. Por un lado, se presentó un proyecto en el Congreso de la Nación, y por el otro lado una de las entidades del campo realizó un fuerte llamado a los gobiernos provinciales.

El diputado de Juntos por el Cambio por Formosa y ex ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, presentó un proyecto para modificar la ley de Emergencia Agropecuaria, donde propone elevar el Fondo Nacional para la Mitigación de Emergencias y Desastres Agropecuarios, cuyo valor en la actualidad es de 500 millones de pesos, y se busca llevarlo a 6 mil millones de pesos.

Esta semana durante una reunión de funcionarios nacionales donde se analizó y proyectó los efectos de la sequía, también se hablo del Fondo de Emergencia. En ese sentido, el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, le solicitó al Jefe de Gabinete de Ministros, Juan Manzur, una ampliación del fondo de emergencia para asistir a los productores y a los gobiernos provinciales que estén atravesando problemas por la sequía. Ayer durante una recorrida por la provincia de Santa Fe, el titular de la cartera agropecuaria anunció que el Gobierno llevará el monto del Fondo a 12.500 millones de pesos.

Reunión de esta semana entre Juan Manzur y Julián Domínguez.
Reunión de esta semana entre Juan Manzur y Julián Domínguez.

Y además, la Sociedad Rural Argentina (SRA) reclamó en un comunicado a los gobiernos provinciales, que se realice una convocatoria a las Comisiones de Emergencia y/o Desastre Agropecuario para evaluar las zonas afectadas y daños directos en la producción. “Las condiciones a nivel país son alarmantes: 8 de cada 10 hectáreas productivas están en condición seca a muy seca con pérdidas generalizadas en varias provincias. Necesitamos que los gobiernos provinciales se activen”, manifestó Nicolás Pino, presidente de la entidad.

Estado de los cultivos

El informe semanal de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires determinó que en este contexto de sequía y elevadas temperaturas, la siembra de maíz se centró en aquellas zonas donde todavía hay humedad en los primeros centímetros del perfil de los suelos. La ausencia de lluvias complica la siembra en el norte y sur del área agrícola. Por otro lado, parte de los planteos tempranos del cereal transitan el período crítico bajo condiciones de déficit hídrico. Hasta el momento se logró sembrar el 86,4 % de las 7,3 millones de hectáreas proyectadas.

En relación a la soja, la Bolsa redujo en 100 mil hectáreas la estimación de siembra de la presente campaña, y ubicándose ahora en 16,4 millones de hectáreas, por la ausencia de lluvias. Según explicaron desde la entidad, el ajuste se explica por la imposibilidad de culminar los planes de siembra en sectores del extremo sur de la región agrícola, y seguramente el recorte de superficie impactará sobre la proyección de producción, que a septiembre del año pasado se preveía un volumen de 44 millones de toneladas. Además, la ausencia de lluvias continúa condicionando al crecimiento del cultivo, mientras que un 8,5 % del área sembrada se encuentra iniciando su período crítico.

Lotes de maíz afectados por la sequía.
Lotes de maíz afectados por la sequía.

También avanza la cosecha de girasol, que ya alcanzó el el 10,4 % del área sembrada, con un rendimiento promedio nacional de 20,4 quintales por hectárea y acumulando un volumen parcial superior a las 350 mil toneladas. Mientras sigue la recolección en los núcleos girasoleros del noreste del área agrícola, el cultivo está ingresando en etapas críticas en el extremo sur, como consecuencia del déficit hídrico. Más allá de los problemas que enfrenta la campaña, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires mantiene su estimación de cosecha total en 3,5 millones de toneladas.

Estimaciones de pérdidas

Esta semana la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) recortó en 8 millones de toneladas su estimación de producción de maíz y en 5 millones de toneladas la de soja. Ya van casi 30 días sin milímetros significativos que faciliten la recuperación de los cultivos, a lo que se suman las altas temperaturas que se están registrando por estas horas.

El mes pasado, la entidad estimó una campaña de maíz en 56 millones de toneladas y ahora la misma se ubica en 48 millones de toneladas, un ajuste del 14%. Mientras que la oleaginosa que presentaba un horizonte productivo de 45 millones de toneladas, el mismo actualmente es de 40 millones de toneladas.

Impacto de la sequía. (Bolsa de Comercio de Rosario)
Impacto de la sequía. (Bolsa de Comercio de Rosario)

La pérdida de ingresos netos del sector productor ya asciende a USD 2.930 millones, lo que redundará en menos fletes, menos servicios financieros y de intermediación, menos consumo. En total, el impacto sobre la economía argentina se estima en USD 4.800 millones, o un 1% de su PBI potencial”, estimó la Bolsa de Comercio de Rosario, por su parte.

Además, en el frente externo, las exportaciones de los principales productos de los complejos soja y maíz caerán en 13 millones de toneladas. Si valorizamos las exportaciones netas del sector a los precios actuales, se estima que dejarán de ingresar al país USD 2.665 millones, una caída del 10% respecto al total estimado al cierre del año pasado.

SEGUIR LEYENDO: