El mercado aplacó la euforia inicial por la aprobación de la Ley Bases y espera con cautela lo que ocurrirá en el Senado

La opinión sobre el avance político del Gobierno fue favorable, pero fue una jornada de pocos negocios. Hubo caída de reservas por un pago al FMI

Guardar

Nuevo

infobae

En dos días las reservas bajaron 2.502 millones porque el lunes se pagaron intereses de bonos de Córdoba y ayer USD 1.915 millones al FMI que tiene un reembolso pendiente para la Argentina de USD 1.900 millones.

Pero la caída de las reservas a USD 27.575 millones quedó opacada porque el mercado recibió con alivio la media sanción de la ley de Bases y el paquete fiscal. Ahora, los inversores se enfocan en el segundo paso: que el Senado dé la sanción definitiva.

Las opiniones de lo que sucedió en el Congreso fueron positivas. Adcap Grupo Financiero señaló que “lo más relevante en términos del mercado es que el Gobierno está logrando negociar con la oposición. El hecho de que los gobernadores necesiten el Impuesto a las Ganancias le dio a Javier Milei una ventaja y permitió atravesar una negociación difícil. Ahora necesitamos ver si esto funciona en el Senado”.

De todas maneras, la cautela fue lo que primó en el mercado. Saben que cada semana el Gobierno debe rendir un nuevo examen. La rueda había abierto con optimismo, pero se fue apagando y cerró con leves bajas en los bonos soberanos.

Tras el feriado tal vez puede haber mejor ánimo porque los aceiteros levantaron el paro. Según Salvador Vitelli, analista financiero y experto en agronegocios “en el Puerto de San Lorenzo hay barcos con 7 días de espera para cargar producto. El paro hizo un daño más grande al esperado porque fue acompañado por lluvias que aumentaron los problemas de los productores”.

Vitelli explicó qué significa “pagar flete por llevar agua”. Señaló que “con humedad de 14,4 hay una merma de 1,61% en soja a lo que hay que sumar el valor de la secada que representa el 2,42% y da una pérdida de 4% del valor de la oleaginosa”. Cabe aclarar que la cosecha viene bastante húmeda por el exceso de lluvias por eso según Vitelli “hay más actividad en acopios y plantas, ya que saben bonificar gastos de secada”.

El movimiento incidió en la plaza cambiaria donde la ausencia de los exportadores no sorprendió a los operadores. El paro de 72 horas de los aceiteros fue una de las causas por las que en las últimas ruedas bajaron las operaciones de dólares financieros.

De esta manera, el MEP subió $6,11 (+0,3%) a $1.040,89 y el contado con liquidación (CCL) quedó sin cambios en $1.041,95.

Para Nicolás Cappella de Invertir en Bolsa “es destacable que, con poco volumen de dólares y la curva en pesos floja, el dólar no se mueva demasiado”.

El informe de la consultora F2 hace hincapié en el mal dato del PMI de Chicago, un índice que mide la actividad productiva y la suba de los costos laborales, que sugiere que “Estados Unidos entró en estanflación. La respuesta fue una caída en los principales índices bursátiles con escalada en rendimientos de bonos de Tesoro y fortaleza en el dólar. Tampoco fue un buen mes para la soja; su cotización permanece en el nivel de fines de 2020″.

Más adelante señala que “los futuros siguen comprando la idea de un tipo de cambio más apreciado y el último ajuste del mes deja bajas de hasta 3,4% para enero próximo. En el acumulado mensual, las que más sufrieron fueron las de la mitad de la curva (julio, agosto y septiembre) para cuando se esperaba una salida del cepo con algún salto cambiario, hipótesis a la que por estos días el mercado le bajó las chances de que ocurra”.

Las operaciones en el Mercado Libre de Cambios fueron de apenas USD 302 millones y el Banco Central se alzó con USD 194 millones porque vendió menos dólares a importadores.

Los bonos que ajustan por CER siguieron con bajas. La tendencia inicial fue compradora, pero pronto aparecieron los vendedores. Los bonos que más padecieron el retroceso de la inflación fueron los de más largo plazo. Los que vencen en 2027 y 2028 perdieron hasta 3%.

Los bonos a tasa fija siguieron demandados porque volvió el carry trade (apostar al peso para luego tomar ganancias en dólares). Hubo interés por las dos nuevas Letras de Capitalización (LECAP) que se licitaron la semana pasada y subieron 2,5% por lo que ahora rinden 4% efectivo mensual.

Los cálculos de las consultoras sobre que la inflación de abril será de 8,3% y que mayo vendrá por debajo porque se suspendieron aumentos de tarifas, hizo que los tenedores de bonos CER mutaran a inversores a tasa fija.

Los bonos soberanos siguieron sin cambios con bajas inferiores a 1%. Por eso el riesgo país subió apenas 8 unidades a 1.216 puntos básicos. La inmovilidad de los precios se debe a que no hay vendedores ni compradores, porque la moneda está en el aire. La aprobación de la Ley de Bases y el paquete fiscal haría volar a los bonos. Un resultado negativo los derribaría porque esa ley y el paquete fiscal inciden notablemente sobre el dólar y la seguridad de que la deuda no va a padecer el riesgo de ausencia de divisas.

Los bonos atados al dólar (dollar linked) cotizaron con leves alzas y un buen volumen comparado con otros activos. Según los analistas de Adcap Grupo Financiero “se trata de una demanda por cobertura de divisas y no sintética con futuros”. La aprobación definitiva de la Ley de Base acá también jugó su partido.

La Bolsa, con moderados negocios por $16.466 millones tuvo una buena rueda. El Merval de las acciones líderes subió 1,2% en pesos y 1,1% en dólares. Lo más destacado fue la suba del Banco Galicia de 4,03%.

Los ADR -certificados de tenencias de acciones argentinas que cotizan en las Bolsas de Nueva York- tuvieron una buena rueda. El comienzo fue con euforia, pero después los ánimos se aplacaron y hubo una toma de ganancias que recortó los aumentos. Los certificados de mejor comportamiento fueron los de Galicia (+3,7%) e YPF (+2,2%).

Para hoy se espera otra rueda de cautela. Las acciones y los bonos a tasa fija, por ahora, son las inversiones que despiertan interés.

Guardar

Nuevo

Últimas Noticias

MÁS NOTICIAS