Cómo conseguir que una vivienda sea sustentable y se reduzca su consumo de energía

Es vital analizar costos, utilizar paneles solares y colocar aberturas de doble vidrio hermético, entre otros aspectos. El costo de edificar de manera sostenible promedia USD 700 por m2

El uso de paneles solares cada vez es más frecuente en viviendas cuyos propietarios eligen residir en un ámbito sostenible
El uso de paneles solares cada vez es más frecuente en viviendas cuyos propietarios eligen residir en un ámbito sostenible

Uno de los desafíos centrales de los constructores de cualquier lugar es aprovechar al máximo los recursos naturales, utilizar productos que minimicen el gasto energético e incorporar materiales de larga vida útil para reducir residuos, todos aspectos claves en las estrategias a la hora de planificar una vivienda sustentable.

En los últimos tiempos la preocupación por el impacto ambiental y la concientización sobre el cambio climático modificó la forma de vivir de miles de personas en la Argentina y en todo el mundo, intención que poco a poco ha contribuido en la idea de habitar en propiedades amigables con el medio ambiente.

En muchos casos el concepto solo se relaciona con diseños ejecutados bajo los principios de la arquitectura bioclimática pero también es posible reconvertir un hogar y utilizar materiales acordes.

“En cualquier lugar se puede tener una vivienda sustentable, sea en ciudad o zonas rurales, siempre que se optimicen los recursos naturales, se empleen materiales de calidad que resulten en una mayor vida útil para reducir costos y residuos o bien se reutilicen. Todos pueden aportar y tomar acciones desde su hogar que en un futuro incurran en un estilo de vida más sostenible para el bienestar social” explicó María del Mar Danuzzo, encargada de arquitectura de Familia Bercomat.

“En cualquier lugar se puede tener una vivienda sustentable, sea en ciudad o zonas rurales, siempre que se optimicen recursos naturales, se empleen materiales para reducir costos y residuos o bien se reutilicen” (Danuzzo)

A la hora de empezar a construir una casa bajo esta modalidad, hay varias claves que se deben tener en cuenta. “En un hogar sustentable no debe faltar aislamiento térmico en techo y paredes, inodoro con descarga máxima de 5 litros, aireadores en griferías, para que el agua salga oxigenada y no se necesite tanta potencia, sistemas de regado con agua de lluvia, paneles solares para aprovechar la energía, iluminación acorde con lámparas led y todo lo que ayude a disminuir el mantenimiento y optimizar los recursos naturales”, concluyó Danuzzo.

El arquitecto Guillermo Simón Padrós, director ejecutivo de Argentina Green Building Council, dijo a Infobae que “el parque edilicio existente es una preocupación porque hay que pedir créditos para poder reconvertir esa envolvente, es decir, ventanas, muros, puertas y otras terminaciones, para ahorrar más del 50% del consumo. El 24% de consumo energético lo provocan las viviendas, y es ahí donde se puede ir reduciendo el gasto. Teniendo una buena envolvente, sin duda se pueden achicar gastos”.

Cómo pensar una vivienda sustentable

Para que una vivienda sea sustentable tiene que estar pensada desde ese enfoque desde el principio. La sustentabilidad muchas veces no se ve y no por eso es menor. Tiene que adaptarse a su terreno y su entorno climático para preservarse u obtener lo necesario cuándo haga falta.

La madera, piedra y vegetación son claves para que una vivienda sea amigable con el medio ambiente
La madera, piedra y vegetación son claves para que una vivienda sea amigable con el medio ambiente

Tomás Guyot, socio argentino de B01 Arquitectes Barcelona, cosideró que debe “protegerse por ejemplo de la radiación solar en verano pero aprovecharla en invierno, sacar ventaja de los vientos dominantes del entorno para generar ventilación o captar la luz natural para generar confort visual de manera natural. La clave está en diseñar estrategias que reduzcan la demanda energética para satisfacer el confort y después intentar satisfacer esa demanda mediante el uso de energías renovables”.

Reducción de costos fijos

Una vivienda sustentable sale un 20% más caro que una que se edifique en formato tradicional, hoy el costo del metro cuadrado oscila en los USD 700 de promedio. Pero hay que entender que a futuro rinde mejor por su ahorro energético y termo-eficiente, por lo cual (y sobre todo desde la quita de subsidios en las tarifas de energía) esa ventaja rendirá satisfactoriamente en la boleta mensual en un 30% menor que la que llegue a una casa hecha en el modo convencional.

Por ejemplo para transformar una vivienda tradicional en una sostenible se pueden reemplazar puertas y utilizar las de doble chapa inyectada con aislante por $71.592; un rollo de membrana aislante térmico de 1 x 20 metros sale $5.255; un conjunto de inodoro y depósito con descarga dual para ahorro de agua oscila en $46.840; revestimiento gres para piso, formato tabla de 20 x 120 sale $4.729 por m2, y para reemplazar una abertura, una de doble vidriado para aislación cuesta $64.310 por ventana.

Por su lado, las empresas del ámbito de la construcción que encaminan su negocio en miras del desarrollo sostenible presentan ventajas respecto de su competencia.

Apoyarse en el uso de energías renovables es un camino para disminuir el efecto invernadero y calentamiento global del planeta (Foto Gentileza: SolarLatam)
Apoyarse en el uso de energías renovables es un camino para disminuir el efecto invernadero y calentamiento global del planeta (Foto Gentileza: SolarLatam)

Para mitigar la generación de gases de efecto invernadero en el sector de los edificios, es necesario comenzar a atacar a toda su cadena de valor. Nos referimos a todos los actores que intervienen en el ciclo productivo, desde la extracción de las materias primas, fabricación y diseño de los materiales hasta los actores que intervienen en tareas de demolición y construcción. En este sentido, un ejemplo de una empresa del rubro que vive la sustentabilidad en la esencia de su negocio es el Grupo Mitre. La compañía es la primera empresa B de demolición en el mundo, que desarrolla su negocio bajo la lógica del triple impacto”, dijo Iván Buffone, socio de BS (Business & Sustainability), especializada en este sector.

Comprometida con la economía circular, aspira a convertirse en una empresa de residuos cero. Se dedica a recuperar la mayor cantidad de material de las obras que esté a su alcance tanto de productos de demolición (como por ejemplo puertas y ventanas) como de áridos a través de innovaciones tecnológicas.

Etapas para transformar una vivienda tradicional en sustentable

Lo primero que hay que hacer es identificar los problemas que hacen que esa vivienda tradicional no pueda ser considerada sustentable, porque hay muchas tradicionales que son mucho más sustentables que otras nuevas o modernas que dicen serlo.

“Una vez identificados los problemas, es aconsejable plantear diferentes soluciones que mejoren su prestación: cambiar las ventanas por otras con doble o triple vidrio, agregar aislamiento en fachadas o cubiertas, agregar ventanas si se pudiera para generar ventilación cruzada, utilizar materiales de terminación como pinturas o barnices que no generen emisiones al aire que respira el usuario, usar materiales con alto contenido de material reciclado, cambiar las griferías por otras con caudal reducido, instalar inodoros con doble descarga, entre otros”, dijo Guyot.

Terrazas verdes son favorables para que la casa sea amigable con el medio ambiente
Terrazas verdes son favorables para que la casa sea amigable con el medio ambiente

Una vez enfrentadas estas situaciones que apuntan principalmente a reducir la demanda, es recomendable elegir sistemas más eficientes para la climatización como por ejemplo el piso radiante, que trabaja con agua a 30°C o bombas de calor de aerotermia que son mucho más eficientes que los split comunes con gas refrigerante. También, observar si existe la posibilidad de utilizar energías renovables en el proyecto como paneles y termotanques solares o una caldera de biomasa, entre otras opciones.

“La industria en la Argentina la industria de a poco está tomando conciencia. Tal es así, que dentro de la Cámara Argentina de la Construcción, funciona Camarco Joven que ha conformado una mesa especial sobre Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), desde donde se está impulsando la sostenibilidad de la entidad”, señaló Buffone.

Expertos están trabajando con la Argentina Green Building Council (AGBC), organismo que está impulsando esquemas para que las nuevas edificaciones certifiquen LEED y puedan generar acceso a tecnologías con eficiencia energética, en todos los aspectos que tienen que ver con la construcción como ser materiales, aislaciones, entre otros aspectos.

En que se avanzó y qué falta

Se progresó en cuanto a la concientización del concepto, la seriedad con la que deben focalizarse en este tema. “Falta todo lo referente a leyes, que se aplique un código y normativas que impliquen un cumplimiento más estricto de los procedimientos necesarios para optimizar recursos y minimizar el impacto ambiental”, comentó a Pía Lang, de Landhi Argentina, plataforma que reúne profesionales de arquitectura y decoración, entre otros rubros.

Las viviendas pueden ser sustentables en todos lados y por distintos sistemas constructivos
Las viviendas pueden ser sustentables en todos lados y por distintos sistemas constructivos

La expansión del sector de construcción sustentable se nota más en Buenos Aires y también hay un gran crecimiento del diseño con esa orientación en la ciudad de Córdoba. La piedra y madera son dos materiales sostenibles, pero también contribuyen a la automatización para una vivienda sea sustentable.

Lang, amplió que “la incorporación de hogares inteligentes, donde los procesos y el concepto smart permiten aprovechar los recursos al máximo y de forma prudente, reducen desperdicios y el impacto medioambiental al mínimo posible durante todo el ciclo de vida de la obra”.

Seguir leyendo: