Melconian: “El Gobierno lleva seis meses perdidos sin tomar decisiones”

El economista dio su visión sobre la economía argentina y los desafíos del próximo Gobierno durante un seminario online

El economista Carlos Melconian dio un seminario online
El economista Carlos Melconian dio un seminario online

“El Gobierno lleva seis meses perdidos sin tomar decisiones”, alertó el economista Carlos Melconian, que participó este lunes, durante un seminario online donde alertó sobre los principales desafíos económicos que tendrá que afrontar el próximo Gobierno.

Sobre la actual gestión económica aseguró que el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) es un formato del que nadie quiere “sacar los pies del plato”, pero que no es suficiente para funcionar como un ancla o para cambiar las expectativas. Y que hay poco tiempo para un posible relanzamiento: “De acá hasta el final del Gobierno de Alberto Fernández será pura supervivencia, con la máxima aspiración de llegar ileso”, señaló en su presentación organizada por el estudio Bruchou, Fernández Madero y Lombardi.

De acá hasta el final del Gobierno de Alberto Fernández será pura supervivencia, con la máxima aspiración de llegar ileso

También criticó la división de las decisiones económicas en diferentes ministerios y secretarías (Producción, BCRA, Energía, Comercio, Agricultura, Trabajo) y señaló que el “cuarto mandato” del kirchnerismo es una economía que crece, pero con un 75% a 80% de inflación anual. Es el peor mix “actividad-inflación” de la historia K —aseguró— y que todas las variables corren por detrás: dólar, salarios, tarifas y la tasa de interés.

Con todo, Melconian señaló tres dilemas hacia el futuro: uno político, con la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner abiertamente en contra de la política económica y una oposición con el gran desafío de no romper. “El oficialismo tiene un problema para designar candidaturas para 2023. Nuestra impresión es que no hay quiebre en la alianza gobernante pero que probablemente haya mucha dificultad para unificar criterios para una candidatura en 2023″, señaló Melconian, que estuvo reunido la semana pasada con la vicepresidenta.

Y luego detalló los dos dilemas económicos. Por un lado, los niveles de exportación y el cepo no alcanzan para sumar reservas. En números: el país exporta USD 163.400 millones (ventas de dólares de los exportadores entre 2021-2022). Las compras del BCRA fueron por USD 5.800 millones y la variación de reservas netas fue de USD 4.100 millones.

“La Argentina debiera exportar USD 100.000 millones por año. Vemos USD 87,9 millones como un record. Unos USD 130.000 millones se lo llevan los importadores. Hay rubros, personas físicas y empresas, que están sometidos a un super cepo y con una reducción espectacular respecto a cuando el tipo de cambio era libre y flotante. La consecuencia de la obstrucción de semejante magnitud es que el tema no pasa a mayores”, dijo.

La suerte de lo que va a ocurrir con lo cambiario se está jugando en el flujo de caja en el BCRA

“La suerte de lo que va a ocurrir con lo cambiario se está jugando en el flujo de caja en el BCRA. Si el Banco Central no levanta cabeza. El problema es la negativad de las reservas más que el atraso cambiario que uno puede definir técnicamente”, agregó.

El segundo dilema son los pesos. “El gasto en planes sociales, subsidios, transferencias discreciones a las provincias. No hay mas remedio que meterse en los rubros por arriba de la inflación. Es donde se concentra el pedido del FMI”, agregó. Con todo, anticipó que la política monetaria se va a endurecer.

Consultado sobre las posibilidades de que en algún momento se pueda liberar el cepo y pasar a un tipo de cambio libre y flotante, aseguró que debe ser un punto de llegada, no de partida. Y criticó la decisión del Gobierno de Mauricio Macri, cuando liberó el cepo cambiario sin las condiciones económicas adecuadas.

También descartó posible una dolarización de la economía. “En términos políticos hay que traer a Coperfield. Con USD 70.000 millones de pasivos y cero de activos una dolarización es imposible”, analizó.

SIn dar nombres, aseguró que en sus charlas con políticas, ve mucha más predisposición en privado que en público a avanzar con estos temas. “La economía debe funcionar al margen de la política, sin ser anárquica. La política es la que manda pero uno más uno es dos. Es mucho más conflictivo la búsqueda de coincidencias luego entre esos actores a los que uno ve individualmente en el mano a mano y entienden el problema”, aseguró.

SEGUIR LEYENDO: