Crece la demanda de divisas y al Banco Central le cuesta cada vez más acumular reservas

En lo que va del año, el Banco Central compró cinco veces menos dólares que en 2021. Turismo, energía y pagos de deuda neutralizan las liquidaciones récord del agro

Las reservas se estancan aún con exportaciones del agro en récord
Las reservas se estancan aún con exportaciones del agro en récord

Las reservas internacionales brutas del Banco Central están cerca de los USD 42.000 millones. Si bien registran un incremento próximo a los USD 2.500 millones respecto de los USD 39.500 millones del cierre de 2021, hay que recordar que recibieron un refuerzo de unos USD 9.700 millones a fines de marzo de este año, debido a la incorporación de nuevos Derechos Especiales de Giro (DEG) del FMI, tras el acuerdo rubricado con el Gobierno para flexibilizar el calendario de pagos de la deuda de 44.000 millones de dólares.

De hecho, las reservas brutas -que incluyen préstamos como el “swap” con China y depósitos privados- están hoy al mismo nivel de mediados de diciembre, a pesar de los ingresos récord por exportaciones del agro, por unos USD 15.000 millones en los primeros cinco meses de este año.

Al Central se le viene dificultando la compra de dólares para mejorar su stock de activos externos líquidos. Entre enero y mayo, el saldo neto a favor de la entidad por sus intervenciones cambiarias alcanzó a USD 1.100 millones, una cifra que luce escasa frente a los USD 5.728 millones adquiridos en igual lapso del año previo.

“Si bien las exportaciones aumentaron interanualmente, y la suba de precios internacionales del agro ayudan a la Argentina, el BCRA no está pudiendo acumular reservas internacionales en las condiciones prefijadas con el FMI por la suba de los valores en importaciones de energía, la brecha cambiaria y la cuenta turismo. La falta de dólares para los importadores está provocando muchas dificultades en conseguir insumos en la industria que sumados al aumento de costos, vislumbra un segundo semestre de parate en la economía y mayor volatilidad cambiaria”, explicó a Infobae el economista Joaquín Marque, director de UG Valores.

Este año se activaron mayores pagos por importaciones de energía, debido al creciente déficit sectorial que aqueja a la economía doméstica. Esta demanda neutraliza en parte la capacidad de compra del BCRA, que debe dejar espacio para que haya abastecimiento de estos insumos indispensables para el funcionamiento de la economía.

Además, la reapertura de actividades tras las restricciones impuestas por la propagación del COVID-19, incentiva mayores gastos en el exterior por servicios turísticos. Este déficit en la cuenta de servicios también esmerila el nivel de reservas a pesar del fuerte superávit en la balanza de bienes., pues los extranjeros venden su moneda en el mercado negro de Argentina, mientras que los argentinos pagan en el exterior con dólares oficiales, más el recargo impositivo.

Según el Balance Cambiario del BCRA, en el primer cuatrimestre el turismo generó un déficit próximo a USD 500 millones al mes. Entre enero y abril, el saldo neto negativo arrojó USD 3.219 millones, con un promedio mensual de 470 millones de dólares.

A los crecientes gastos por turismo en el exterior hay que añadirles en 2022 el fuerte incremento de los costos por fletes, que engrosan el rojo en el balance de servicios. “En cada episodio de atraso cambiario se ve un fuerte deterioro del déficit de la cuenta servicios. Si este proceso de apreciación se consolida -probable- el déficit podría ampliarse a USD 10.000 millones -o más- para fin de año”, precisaron los analistas de Aurum Valores.

Fuente: Aurum Valores.
Fuente: Aurum Valores.

En tanto, las importaciones de energía (gas natural licuado y combustibles) totalizaron en el primer cuatrimestre unos USD 3.582 millones, a un promedio de casi USD 900 millones al mes, aún antes de que se contabilicen los meses más fríos, con mayor consumo estacional en hogares y también por las necesidades de gasoil para la cosecha gruesa.

De todos modos, el déficit energético fue moderado por las exportaciones de petróleo, un producto cuyo precio internacional también se disparó. En los primeros cuatro meses de 2022, es rubro ingresó USD 2.410 millones, que redujeron la salida de divisas netas a USD 1.172 millones hasta abril.

El rojo comercial del sector energético se está disparando en el período más frío del año

“Estamos en una situación bastante extraña, en el sentido de que hoy no es que el campo no esté liquidando, y las exportaciones están tocando récord. Incluso se está liquidando todo de manera fluida, pero el problema es que no se están acumulando dólares. Y si en un momento así -con la estacionalidad a su favor-, el Banco Central no puede acumular reservas, la preocupación para los meses que vienen es creciente”, resumió Nicolás Chiesa, director de Portfolio Personal Inversiones.

También golpea a las reservas el “efecto cepo”. El control de capitales frena la salida de dólares del país, pero también impide el ingreso de fondos frescos, por la obligación de ser liquidados a un tipo de cambio oficial de 121 pesos, contra un “contado con liquidación” de 212 pesos.

Fuente: IEB (Invertir en Bolsa), en base a CIARA-CEC.
Fuente: IEB (Invertir en Bolsa), en base a CIARA-CEC.

Los expertos de IEB (Invertir en Bolsa) señalaron que “el sector agroexportador está liquidando a un ritmo diario no solo por sobre el promedio de los últimos doce años, sino incluso superando los niveles del 2021. Esto se debe principalmente al conflicto bélico entre Rusia y Ucrania, la cual provocó un aumentó en los precios del trigo y maíz. Sin embargo, a pesar de dichos niveles de exportaciones el BCRA no logra acumular reservas”.

Desde IEB puntualizaron que “esto se debe sencillamente a tres factores. En primer lugar, al aumento en las importaciones, las cuales venían atrasadas y perjudicando el nivel de actividad económica. En segundo lugar, a la reactivación del turismo luego de dos años de pandemia y confinamiento social. Y en tercer lugar, debido a las cancelaciones de deuda”.

Fuente: IEB (Invertir en Bolsa)
Fuente: IEB (Invertir en Bolsa)

“Si bien el BCRA ha cambiado la tendencia en el mes de mayo, comprando más de USD 1.000 millones, cuando analizamos la meta consensuada con el FMI, notamos que se encuentra lejos de poder cumplirlas. Hasta el momento acumula reservas netas por USD 3.800 millones, mientras que la meta para fines de junio es de USD 6.100 millones. Para poder acercarse a este objetivo el BCRA deberá aumentar el ritmo de compras en el MULC, y para ello pensamos que podría optar por un endurecimiento del cepo”, indicó el informe de IEB.

Los estrategas de Consultatio Plus refirieron que “la idea de que el acuerdo con el FMI podía resultar como un estabilizador de las expectativas es cada vez más lejana. La evolución reciente de las principales metas acordadas -fiscales, monetarias y de reservas- se encaminan a un triple incumplimiento. El acuerdo, que nació light, corre riesgo de volverse decorativo. Y subrayaron que “el paso del tiempo perjudica a todas las partes: al gobierno, al FMI y a la economía. Más temprano o más tarde, habrá que introducir cambios. La postergación de ellos solo puede agravar los problemas actuales”.

SEGUIR LEYENDO: