Martín Guzmán eligió un anuncio sobrio, y con pocos detalles, para el principal logro de su gestión

El ministro de Economía realizó una presentación sin demasiada estridencia que probablemente buscó no irritar a los sectores más duros del kirchnerismo

El ministro de Economía, Martín Guzmán, respondió solo un puñado de consultas (Franco Fafasuli)
El ministro de Economía, Martín Guzmán, respondió solo un puñado de consultas (Franco Fafasuli)

Luego de más de dos años de negociaciones, el ministro de Economía Martín Guzmán finalmente pudo anunciar el esperado acuerdo de entendimiento para un nuevo programa con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el principal logro de su gestión. Sin embargo, eligió hacerlo con anuncio breve, unos 45 minutos entre la presentación y la tanda de preguntas, y sin un marco especial para la ocasión: se realizó en la habitual sala de conferencias del Palacio de Hacienda, junto al jefe de Gabinete, Juan Manzur.

No hubo otros miembros del Gabinete. Es probable que se haya elegido un anuncio deslucido, sin demasiada estridencia para no irritar a los sectores más duros del kirchnerismo. Con su habitual tono sereno —una tranquilidad a prueba de default— el ministro Guzmán fue avanzado en los aspectos fiscales y monetarios que implicará el acuerdo, para luego hacer referencia a las medidas para reducir la inflación y descartar un posible salto cambiario luego de la aprobación del programa de facilidades extendidas que se negoció con el Fondo.

No hubo otros miembros del Gabinete. Es probable que se haya elegido un anuncio deslucido, sin demasiada estridencia para no irritar a los sectores más duros del kirchnerismo

Guzmán había estado trabajando el jueves en el ministerio hasta las 2 de la madrugada, según el relato de sus colaboradores. Este viernes volvió a su despacho en el quinto piso del edificio de Economía alrededor de las 8:30, se comunicó con el presidente Alberto Fernández para reforzar cuáles serían los detalles del anuncio. A la tarde, seguirá con su agenda habitual de trabajo.

Para finalizar, hubo una larga lista de agradecimientos: en primer lugar, y en orden, a Alberto Fernández, a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y al presidente de la Cámara de Diputados Sergio Massa. Luego a su equipo, a Sergio Chodos, a Miguel Pesce del BCRA, sindicatos y empresarios. Y un pedido a la oposición para acelerar la aprobación del acuerdo en el Congreso.

Manzur y Guzmán, los funcionarios que realizaron el anuncio de acuerdo con el FMI (Franco Fafasuli)
Manzur y Guzmán, los funcionarios que realizaron el anuncio de acuerdo con el FMI (Franco Fafasuli)

Los principales puntos de la charla del ministro fueron:

- El acuerdo no prevé pautas que impliquen recortes a las jubilaciones, reformas laborales, privatización de empresas públicas ni recortes a los subsidios.

- Destacó la reducción gradual del déficit fiscal primario: de 2,5% del PBI en 2022, a 1,9% en 2023 y 0,9% en 2024. “Una política fiscal que no inhiba el crecimiento y un gasto creciendo en forma moderada”, dijo.

- La reducción gradual de la asistencia monetaria del Banco Central al Tesoro: de 3,7 puntos del PBI en 2021 a 1% en 2022, 0,6% en 2023 y cercano al 0 en 2024. El objetivo es que no haya más financiamiento monetario sistemático del BCRA al Tesoro.

- Crecimiento de la tasa de interés real para fortalecer la demanda de activos en pesos.

- Reducción de la emisión monetaria y acuerdos de precios e ingresos para anclar las expectativas de inflación, a la que definió como “multicausal”.

- Aumento de las reservas internacionales en USD 5.000 millones.

- La duración del programa es de dos años y medio y el monto es equivalente a USD 44.500 millones. Incluye los vencimientos restantes y las amortizaciones de capital que se pagaron con los Derechos Especiales de Giro (DEG). Habrá revisiones del FMI —serán 10 en total— y desembolsos cada tres meses.

Siempre sereno, Guzmán estuvo acompañado por sus principales colaboradores (Franco Fafasuli)
Siempre sereno, Guzmán estuvo acompañado por sus principales colaboradores (Franco Fafasuli)

La presentación había comenzado con una pequeña introducción de Juan Mazur. El jefe de Gabinete destacó que el acuerdo permite a la Argentina seguir creciendo y que respeta lo que quería lograr el Gobierno. En un clima de alivio, la primera fila de la sala de conferencias fue ocupada por los funcionarios más cercanos al ministro: Raúl Rigo (Hacienda); Roberto Arias (Política Tributaria); Rafael Brigo (Finanzas); Melina Mallamace (jefa de asesores); Maia Colodenco (Asuntos económicos y financieros internacionales). Sergio Chodos, el representante argentino ante el FMI, ingresó con la presentación ya comenzada. No hubo otros funcionarios del Gabinete presentes.

Luego, Manzur, en respuesta a una consulta, confirmó que el acuerdo va a contar con el apoyo de todos los gobernadores y se refirió a los niveles de pobreza que tiene hoy la Argentina como “inaceptables”.

A pesar de que la sala de conferencias estaba a tope, con amplia presencia de periodistas, fotógrafos y camarógrafos que cubrieron la charla, solo hubo un acotado espacio para seis preguntas para las aclaraciones y precisiones sobre lo anunciado. Cuando se anunció que finalizaba el espacio de consultas, Manzur —que casi no intervino— y Guzmán se miraron algo sorprendidos y dudaron si seguían o no para agregar más detalles. Pero finalmente se retiraron acompañados por los funcionarios presentes.

SEGUIR LEYENDO: