Las consecuencias de la calificación de MSCI: las empresas argentinas tendrán acciones en baja y dificultades para financiarse

Especialistas consultados por Infobae afirmaron que la decisión es negativa y que le genera al país “un daño reputacional general”. En ese sentido, remarcaron que se espera un viernes negativo en la bolsa para las empresas argentinas

MSCI degradó al país a la categoría de “standalone”, luego de conservar la que tenía desde 2019, en un momento muy crítico para la economía local. REUTERS/Marcos Brindicci
MSCI degradó al país a la categoría de “standalone”, luego de conservar la que tenía desde 2019, en un momento muy crítico para la economía local. REUTERS/Marcos Brindicci

El ponderador de fondos MSCI anunció este jueves la decisión de rebajar la calificación financiera de la Argentina a la categoría “standalone”, un estatus peor de lo esperado por el mercado, cuya expectativa era que se recalificara al país a “Mercado de Frontera”. La consecuencia de esta decisión, según afirmaron especialistas consultados por Infobae, será que las empresas tendrán un impacto negativo en el valor de sus acciones y mayores dificultades para endeudarse y prefinanciar exportaciones, al tiempo que al país le genera “un daño reputacional general”.

Según se informó en un comunicado, el país fue ubicado dentro de la categoría “standalone”, luego de tres años de haber ascendido a la categoría de Emergente, un indicador que orienta a los fondos de inversión de todo el mundo a tomar decisiones para destinar sus capitales.

Para Nery Persichini, director de GMA Capital, la recategorización “no es positivo porque Argentina sale del radar de todos los fondos, hasta los de frontera”

“El ‘equity’ (capital) local se queda sin manos institucionales con mandato más o menos conocido. Ahora el flujo será más volátil e incierto. En ese sentido, esperamos un golpe sobre las acciones. Creo que el escenario base era un cambio a frontera y, por lo tanto, que Argentina sea parte de un índice. Con esta decisión, esa posibilidad se evaporó”, dijo en diálogo con Infobae.

En tanto, Gabriel Caamaño, de la consultora Ecoledesma, dijo a este medio: “A las empresas le van a empeorar las condiciones y disponibilidad para lo que es deuda e, incluso, crédito para prefinanciar exportaciones. Pero la verdad, es que Argentina ya desde la práctica en tasas, precios y volúmenes está en una situación complicada en ese sentido”.

A su turno, Gustavo Neffa, director de Research For Traders, remarcó: “Que seamos ‘standalone’ es peor que seamos mercado de frontera. No hay ahí fondos que nos tengan que replicar. Esa es una mala noticia para Argentina. Descuento que el mercado va a estar muy pesado”, planteó.

Al tiempo que añadió: “Veremos si genera oportunidades. Los flujos de fondos van y vienen y en busca de oportunidades pueden dar una reversión cuando menos se lo espera”.

Argentina quedó fuera de la calificación de Mercado Emergente que compartía con Brasil, Chile, Colombia, México y Perú y pasó a un grupo marginal junto con países como Jamaica, Trinidad y Tobago, Panamá, Bosnia, Bulgaria, Malta, Ucrania, Botsuana, Zimbabwe, Líbano y Palestina

En ese marco, Norberto Sosa, de Invertir en Bolsa, opinó que la noticia es negativa en términos reputacionales y en términos de flujos. “Los fondos emergentes (pasivos) venderán sus tenencias de Globant, YPF y Adecoagro. Por otro lado, se habían dado compras en algunas compañías como Telecom, Galicia, Macro, pensando que la Argentina podía entrar a la categoría de Frontera, que las métricas permitirían el ingreso de esas compañías. Sin embargo, al quedar Argentina en ‘standalone’, parte de esas compras anticipadas, se transformarán en ventas”, dijo a Infobae.

Para Sosa, el efecto de la reclasificación tiene un efecto más específico en las acciones. Los bonos argentinos seguirán siendo emergentes. En ese sentido, agregó que la recategorización tampoco implica una mayor presión sobre el tipo de cambio, aunque remarcó que sí se produce un daño reputacional general. “Quizás, es por eso que anticipando una noticia de esta índole, es que el ministro (Martín) Guzmán anunció esta semana el acuerdo con Club de París para neutralizar en parte el efecto negativo de la noticia de hoy”, argumentó.

Dentro del índice de Emergentes del MSCI se ubicaban sólo tres empresas argentinas que cotizan en el exterior: YPF, Globant y Adecoagro, que se espera sean las más perjudicadas por la decisión de la compañía evaluadora. REUTERS/Thomas White/Illustration/File Photo
Dentro del índice de Emergentes del MSCI se ubicaban sólo tres empresas argentinas que cotizan en el exterior: YPF, Globant y Adecoagro, que se espera sean las más perjudicadas por la decisión de la compañía evaluadora. REUTERS/Thomas White/Illustration/File Photo

Cabe recordar que la Argentina quedó fuera de la calificación de Mercado Emergente que compartía con Brasil, Chile, Colombia, México y Perú y pasó a un grupo marginal junto con países como Jamaica, Trinidad y Tobago, Panamá, Bosnia, Bulgaria, Malta, Ucrania, Botsuana, Zimbabwe, Líbano y Palestina.

Desde septiembre de 2019, los inversores institucionales internacionales han estado sujetos a la imposición de controles de capital en el mercado de valores de Argentina”, explicó Craig Feldman, director global de índices Management Research y miembro del Comité de Políticas del Índice MSCI.

“Ahora el flujo sería más volátil e incierto. En ese sentido, esperamos un golpe sobre las acciones” (Persichini)

Dentro del índice de Emergentes del MSCI se ubicaban sólo tres empresas argentinas que cotizan en el exterior: YPF, Globant y Adecoagro, que se espera sean las más perjudicadas por la decisión de la compañía evaluadora.

Diego Martínez Burzaco, Head of Stretagy de Inviu afirmó que el argumento central para la recategorización por parte de MSCI “es que las limitaciones de contrales de capitales vigentes impiden a los inversores estar en la categoría mercado emergente”.

La noticia es claramente negativa. Si uno considera quienes integraban el índice de emergentes de Argentina como Globant e YPF, el impacto es negativo y mucho de eso está en los precios. Vamos a ver cómo reacciona el mercado. Esto es un impacto negativo de mediano plazo para que fondos institucionales que son menos volátiles entre sus decisiones de inversión tengan a Argentina dentro del radar”, analizó.

El especialista remarcó: “Para la perspectiva del mediano plazo es lo mismo. La empresa del MSCI emergente de Argentina que más representación tenía era Globant. Los inversores institucionales en los últimos treinta días se desprendieron de sus posiciones. Entonces, la decisión del MSCI puede impactar negativamente pero bastante de eso ya está consumado”.

Según se informó en un comunicado, el país fue ubicado dentro del grupo de mercado de “Standalone”, luego de tres años de haber ascendido a la categoría de Emergente, un indicador que orienta a los fondos de inversión a tomar decisiones. AFP
Según se informó en un comunicado, el país fue ubicado dentro del grupo de mercado de “Standalone”, luego de tres años de haber ascendido a la categoría de Emergente, un indicador que orienta a los fondos de inversión a tomar decisiones. AFP

Para Gustavo Ber, la reacción de los operadores a la reclasificaciōn sería negativa, teniendo en cuenta que los ADRs vienen ensayando una fuerte recuperación en los últimos tiempos apostando a que el cambio sería a “Frontera” y así tendría una mayor ponderación en dicho índice de MSCI. “Más allá de que deuda no está alcanzada en esta reclasificación, la reacción también sería negativa a partir de la desilusión que genera dicha decisión, y más considerando que ya habían reanudado la debilidad en las últimas ruedas, regresando así el riesgo país a los 1.550 puntos básicos”, aseguró.

El analista financiero Christian Buteler coincidió en que bajar de categoría no es positivo. “Sos elegible para fondos más especulativos que buscan tasas de retornos más elevados y son más volátiles. Esto no quiere decir que el mercado se desplome mañana, cuando te sacan del índice es que el mercado ya te sacó hace rato. De todas maneras, algo bueno no es”, consideró.

Asimismo, remarcó que el impacto sobre la deuda vendrá más por acuerdos con el FMI y el Club de París, por el resultado fiscal y el crecimiento o no de la economía que por cómo catalogan el MSCI a la Argentina. “Nos caímos del mapa. No somos de frontera ni emergentes. Es lógico. Argentina tiene un control de capitales brutal. El mercado descontaba que íbamos a bajar a frontera pero no que bajábamos a esta categoría. Mañana no debería ser un buen día pero el mercado a veces tiene intereses distintos”, destacó.

Para Buteler, el descenso a mercado “standalone” significa que va a haber fondos que no van a poder invertir en activos argentinos.

“Como empresa accedes a menos fondos que pueden invertir en tu compañía. Tus acciones son menos atractivas. Esto no implica que vaya a haber problemas para colocar deuda. Quizá tengan que pagar algún punto más de tasa”, apuntó.

Por último, Iván Cachanosky, de la Fundación Libertad & Progreso remarcó: “Argentina ya estaba fuera del mapa. Eso lo ves cuando miras el riesgo país de la Argentina”.

SEGUIR LEYENDO:

Información provista porInvertir Online