Siguen los cortes y las pérdidas en Vaca Muerta: las empresas petroleras analizan presentar un amparo a la Justicia

Las pérdidas estimadas por las empresas petroleras rondan los USD 13 millones diarios, sobre todo por los equipos y servicios contratados que no pueden utilizarse

Durante toda la semana hubo largas colas para cargar combustibles (Fabian Ceballos)
Durante toda la semana hubo largas colas para cargar combustibles (Fabian Ceballos)

Con más de 20 cortes de rutas que se mantienen desde hace 16 días en la provincia de Neuquén, la actividad petrolera en Vaca Muerta continúa casi paralizada y las empresas del sector ya evalúan medidas como, por ejemplo, un pedido de amparo frente a la Justicia. Algunas compañías prevén declarar la situación de “fuerza mayor” para poder renegociar los contratos, tanto los que están dentro del Plan Gas —los volúmenes de producción que fueron comprometidos con el Gobierno— como con sus clientes y con las firmas contratistas que les prestan distintos servicios.

Ya hay un antecedente que es el amparo presentado esta semana a la Justicia de Neuquén por el secretario general del Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Neuquén, Río Negro y La Pampa, Guillermo Pereyra, para que se permita la libre circulación hacia los yacimientos y ciudades petroleras, que se encuentran bloqueados.

Las pérdidas estimadas por las empresas petroleras rondan los USD 13 millones diarios, sobre todo por los equipos y servicios contratados que no pueden utilizarse. Pero, a futuro, la imposibilidad de poner en producción nuevos pozos terminará afectando el abastecimiento de gas y petróleo para el próximo invierno. En Vaca Muerta hay paralizados 70 equipos de perforación, fractura y terminación (casi la totalidad de los equipos que operan en la Cuenca Neuquina). Este retraso obligará a importar más combustibles líquidos o GNL (Gas Natural Licuado) con un costo aproximado extra para el Estado de entre USD 190 millones y USD 200 millones, según proyecciones de la industria.

Los bloqueos y cortes en rutas comenzaron el 7 de abril e impiden el relevo y traslado de trabajadores petroleros y contratistas y la llegada de equipos e insumos necesarios para la explotación de los yacimientos

Los bloqueos y cortes en rutas comenzaron el 7 de abril e impiden el relevo y traslado de trabajadores petroleros y contratistas y la llegada de equipos e insumos necesarios para la explotación de los yacimientos. Esta semana, desde la Cámara de Exploración y Producción de Hidrocarburos (CEPH) enviaron una carta al gobernador de la provincia de Neuquén, Omar Gutiérrez; al ministro de Economía Martín Guzmán; y al secretario de Energía Norman Darío Martínez pidiendo que intervengan para la resolución del conflicto. Sin embargo, no obtuvieron ninguna respuesta.

Además de las pérdidas para las empresas petroleras y el costo extra para el Estado por la importación de más combustible para el invierno, la provincia de Neuquén también tiene un impacto directo en sus regalías. El ministro de Energía de Neuquén, Alejandro Monteiro, detalló que la provincia dejó de recaudar regalías por $7 millones diarios.

Los cortes de ruta comenzaron el pasado 7 de abril
Los cortes de ruta comenzaron el pasado 7 de abril

Según explicó en declaraciones a Radio La Red de Neuquén, el conflicto paralizó la producción por 3 millones de metros cúbicos diarios de gas y 8.000 barriles diarios de petróleo ya que la producción, en varios casos, se tuvo que cerrar por la falta de abastecimiento de insumos en plantas de tratamiento o porque no se puede realizar la evacuación de petróleo o líquidos asociados por camiones.

Entre las empresas más afectadas por los bloqueos están YPF y Tecpetrol, las principales productoras de gas de la cuenca neuquina y las que se preveía que incrementarían más gas para el invierno. En el caso de Tecpetrol, la empresa no puede acceder a sus áreas de Fortín de Piedra y Los Bastos con personal de relevo de operación y mantenimiento ni con insumos. Hoy no puede fracturar ni perforar nuevos pozos y tiene tres equipos parados.

Se estima que hay unos cinco equipos de fractura para abastecer a todas las compañías. Cuando el contrato termina, las firmas deben cumplir contratos con otra petrolera, por lo que para muchas será difícil volver a contar con esos equipos cuando se normalice la situación

“Es un escenario muy complejo. El gran riesgo es que se establezcan los bloqueos como una modalidad de reclamo permanente en el caso de que resulte exitosa y que Vaca Muerta se convierta en un rehén para cualquier reclamo de acá en adelante. No queremos que se use a la actividad como rehén”, señaló una fuente de una compañía que opera en la zona.

Un problema que enfrentan las empresas productoras es la poca disponibilidad de equipos de perforación y fractura, que van contratando las distintas compañías por un período de tiempo determinado. Se estima que hay unos cinco equipos de fractura para abastecer a todas las compañías. Cuando el contrato termina, las firmas deben cumplir contratos con otra petrolera, por lo que para muchas será difícil volver a contar con esos equipos cuando se normalice la situación. Además de YPF y Tecpetrol, también operan en la zona Shell, Vista Oil y Pan American Energy.

“La situación sigue sin avance y es preocupante. Ya hay plantas de algunas empresas que han tenido que cerrar porque no les llegan insumos o, en el caso de petróleo o líquidos, no pueden evacuar porque los camiones no salen. Las pérdidas se siguen acumulando”, explicó otra fuente de la industria.

El conflicto que originó los cortes lleva más de 40 días y se inició cuando grupos internos de la rama salud pública de la Asociación de Trabajadores de la Salud (ATE) desconocieron un acuerdo salarial con el Gobierno provincial. Los Trabajadores Autoconvocados de la Salud rechazaron la oferta realizada por el gobernador Omar Gutiérrez, de un bono de $30.000, que luego fue elevada a 40.000 pesos. Mientras la provincia ofrece un bono extra a pagarse en tres cuotas, los trabajadores piden un aumento salarial del 40 por ciento.

En el sector petrolero ya estiman que se registra una pérdida de producción de unos 3 millones de metros cúbicos de gas y alrededor de 8.000 barriles de petróleo diarios. Y se calcula que unos 3 millones de metros cúbicos diarios comprometidos para el Plan Gas no llegarán a tiempo para el invierno.

Por otro lado, hay unas 80 estaciones de servicio —de YPF y también de otras marcas— con algún faltante de combustible en Neuquén y Río Negro debido a la imposibilidad de despachar camiones con normalidad. Los bloqueos afectan el ingreso a la refinería de Plaza Huincul, que abastece a las estaciones de la zona.

SEGUIR LEYENDO:

Últimas Noticias

MAS NOTICIAS
Información provista porInvertir Online