Las colonias de vacaciones y las piletas, el salvavidas para los clubes luego de meses sin actividad

Estuvieron buena parte del año sin habilitación. El verano empujó el reingreso, pero el aforo de uso de espacios hace que no se puedan recuperar plenamente. Los costos de abrir y la regulación de las cuotas por la mora

Los clubes pudieron abril con protocolos específicos como “burbujas” de poca cantidad de niños para evitar contagios de covid-19 y reducción de pasajeros en los micros que los trasladan (Télam)
Los clubes pudieron abril con protocolos específicos como “burbujas” de poca cantidad de niños para evitar contagios de covid-19 y reducción de pasajeros en los micros que los trasladan (Télam)

Las colonias de vacaciones infantiles volvieron a abrir sus puertas este verano pero con protocolos específicos como “burbujas” de poca cantidad de niños para evitar contagios de covid-19, reducción de pasajeros en los micros que los trasladan, operativos de desinfección, meriendas individuales y sin campamentos, según los permisos otorgados por las distintas municipalidades.

Esto singnificó un alivio para las arcas de los clubes que reciben chicos de colonias luego de un año en donde los clubes deportivos multidisciplinarios fueron de los primeros en parar sus actividades por la crisis sanitaria y perdieron afiliados y aumentó la mora en el pago de las cuotas para el mantenimiento de las instalaciones.

“Nosotros durante el 2020 perdimos el 25% de los socios. Con la llegada del verano recuperamos el 10% de los que se habían ido, estamos un 15% abajo todavía”, dijo a Infobae Daniel Pandolfi, presidente del Club Ferrocarril Oeste.

El club ubicado en el corazón de Caballito es un emblema de las colonias de vacaciones. En la temporada de verano 2019/2020 fue el que más niños recibió: 2.500 inscriptos solo en enero. Este año el número es considerablemente menor.

“Hoy por las restricciones solo podemos tener 500 chicos. Esto tiene que ver con el aforo de las dos piletas que entre las 9 de la mañana y las 12 del medio día es de uso exclusivo de los chicos de la colonia. A esa hora se cierra y se comienza con la limpieza hasta las 14 horas cuando vuelve a abrir para el resto de los socios”, explicó el presidente del club a Infobae.

“La colonia ayuda, la pileta también y a esto se le suman las actividades al aire libre. Los socios que pagaron durante todo el año, que hicieron el esfuerzo para ellos y sus hijos, necesitan estar un poco el aire libre, hacer deporte. Este combo está ayudando un poco a los clubes”, agregó.

Las colonias de verano deben contar con guardavidas y vallas de seguridad perimetral en las piletas
Las colonias de verano deben contar con guardavidas y vallas de seguridad perimetral en las piletas

Otro dirigente de un club porteño que prefirió el anonimato dijo a este medio: “La sensación es ambivalente. Por un lado, tenés los chicos de la colonia y eso genera un ingreso. Pero por el otro, el costo respecto de los cuidados que hay que tener desde la sanitización en adelante, la cantidad que se permite por metro cuadro y la restricción de su uso para el resto de los socios que no van a la colonia es un problema. Son números muy finitos los que hay que hacer para saber qué conviene y hay que mirar un poco en el mediano plazo para cuidar a los socios, a los que no le sobra nada”.

Son números muy finitos los que hay que hacer para saber qué conviene y hay que mirar un poco en el mediano plazo para cuidar a los socios

Este último punto es fundamental en la discusión ya que la gran mayoría de los establecimientos consultados aseguran que no se pudieron modificar las cuotas sociales porque de hacerlo se iba a incrementar la morosidad de los socios que aún continúan aportando a los clubes.

Muchas de las familias que decidieron abandonar los clubes por la caída en sus ingresos que tuvieron durante el 2020 se volcaron a las colonias de la Ciudad. Y esto hizo que aquellos que tenían en los natatorios públicos una opción para refrescarse hoy solo lo puedan hacer durante los fines de semana como consecuencia de los protocolos aplicados por la administración porteña.

Clubes que llegaron a recibir 2.500 niños, ahora tienen un límite a la quinta parte (Télam)
Clubes que llegaron a recibir 2.500 niños, ahora tienen un límite a la quinta parte (Télam)

El protocolo para los natatorios públicos establece que en las instituciones oficiales que tienen colonia, no se abren las piletas para el uso general porque las sedes permanecerán cerradas para limpieza, desinfección y reacondicionamiento de instalaciones de cara al día siguiente.

El cronograma de las colonias es que para que se puedan anotar la mayor cantidad de niños no hay una única jornada diaria de mañana y tarde todo continuado como supo ser hasta el año pasado sino que ahora se dividió en en dos turnos: de 8 a 12 y de 13 a 17 horas para distribuir el volumen total. Luego cierran para que entren los equipos de desinfección.

Para el resto de la población que solía asistir a estos natatorios los podrán utilizar sólo los fines de semana y pidiendo turnos.

Seguí leyendo:

Vuelos internacionales: mantienen el cierre para los que partan de Inglaterra, Escocia e Irlanda del Norte hasta el 31 de enero

Pymes: cómo funcionan los nuevos préstamos para inversión con tasa subsidiada del 25% anual

COTIZACIÓN PRINCIPALES MONEDAS