(Nicolás Stulberg)
(Nicolás Stulberg)

Ante el avance de la pandemia de coronavirus, el gobierno dispuso una vuelta atrás en las medidas de seguridad para enfrentar la situación sanitaria. Y si bien se volvió en muchos sentidos a las mismas restricciones del comienzo de la pandemia, con muchas actividades que no podrán funcionar por no ser consideradas esenciales, con los bancos se hizo una excepción: seguirán funcionando como lo venían haciendo hasta ahora.

Se trata de un punto conflictivo, dado que el cierre absoluto de las sucursales bancarias durante dos semanas en marzo (la Argentina fue el único país de la región que tomo esa decisión) generó un colapso de público que fue a cobrar cuando los bancos reabrieron sus puertas. En esta etapa, se decidió mantener la régimen de atención al público actual a partir del 1 de julio.

En las sucursales bancarias, tanto los particulares como las empresas podrán seguir realizando una serie de operaciones siempre que antes gestionen un turno. En ese caso, según dispuso el Banco Central, podrán hacer las siguientes operaciones:

- Apertura de cuentas;

- Gestión de préstamos;

- Presentación de documentación;

- Acceso a cajas de seguridad;

- Gestiones vinculadas con cuentas;

- Depósitos y extracción de moneda extranjera.

El turno para acceder a la sucursal se obtiene por los canales digitales o telefónicos que los bancos pongan a disposición de los clientes. El comprobante que las entidades entreguen sirve como permiso de circulación y se solicitará para ingresar al banco.

En relación a la apertura de cuentas, cabe destacar que muchas entidades ya permiten hacerlo en forma remota, a través de sus páginas web o de aplicaciones para celulares.

(Lihueel Althabe)
(Lihueel Althabe)

Los jubilados y pensionados podrán cobrar en caja sin necesidad de pedir turno alguno, pero es recomendable que tengan en cuenta dos cosas. La primera, es que no deben acercarse al banco sin tener certeza de cuál es el día que la Anses le deposita su haber. La segunda, es que si no pueden ir al banco el día en que cobran, pueden hacerlo en los días siguientes sin problema.

Asimismo, con su tarjeta de débito, los jubilados y pensionados pueden, las 24 horas y los 7 días de la semana, retirar dinero de cualquier cajero automático sin costo, hacer compras en comercio e incluso retirar efectivo en supemercados y otros comercios.

Según explicó el BCRA, “las operaciones de retiro y depósito en pesos se mantienen por los cajeros automáticos o terminales de autoservicios. En el caso de grandes volúmenes de efectivo, cualquiera sea la actividad, se deberá acordar con la entidad.”

Otro dato importante para la cuarentena es que todos los clientes de bancos pueden usar los cajeros automáticos de cualquier entidad y de cualquiera de las dos redes (Link o Banelco) y en todos los casos las operaciones serán gratuitas. El BCRA prohibió hasta el 30 de septiembre que los bancos cobren comisiones o cargos para el uso de cajeros. También dispuso que los bancos permitan extraer un monto mínimo diario de $15.000 por cuenta, en una o más operaciones. Muchos bancos, no obstante, autorizan extracciones de sus cajeros por encima de ese monto, en especial para sus clientes. Para quienes no lo son, deben asegurarle $15.000 por día.

Empresas de cobranza

Fuentes del BCRA explicaron que las empresas de cobranza extrabancaria (como Rapipago, Pagofácil, ProvinciaNet, Ripsa y otras) tampoco tendrán modificaciones en su funcionamiento a pesar del endurecimiento de las condiciones de la cuarentena anunciado hoy por el gobierno.

No obstante, estas empresas deberán cumplir un protocolo sanitario, al igual que las sucursales bancarias: en ciertos locales, por ejemplo, la fila debe hacerse en la vereda y no dentro del local. Hasta hace poco, estos locales de cobranza atendían al público mediante un esquema armado en base a la terminación de los DNI, el cual fue desactivado.

Estas empresas, al igual que las entidades bancarias, también disponen de diversos mecanismos de pago online a través de sus webs y de aplicaciones para celulares, de manera de poder pagar facturas de todo tipo sin necesidad de salir de casa.

Seguí leyendo: