El Gobierno anunciará la extensión del plazo de negociación por la deuda y prepara para la semana que viene una oferta mejorada

Hoy vence el último plazo establecido para la continuidad de las conversaciones con los principales bonistas. Como ya lo ha hecho en el pasado, el ministro de Economía anunciaría una nueva prórroga para la vigencia de la oferta en la SEC estadounidense.

Foto de archivo. El ministro de Economía de Argentina, Martín Guzmán, deja una conferencia de prensa en Buenos Aires. 11 de diciembre de 2019. REUTERS/Mariana Greif
Foto de archivo. El ministro de Economía de Argentina, Martín Guzmán, deja una conferencia de prensa en Buenos Aires. 11 de diciembre de 2019. REUTERS/Mariana Greif

El Gobierno postergará una vez más el plazo establecido para que los bonistas decidan si aceptan la propuesta oficial de reestructuración de unos USD 65.000 milllones en bonos regidos por la Ley extranjera. Se trata de una medida de último momento, ya que el plazo anterior vence hoy 12 de junio. La extensión se da mientras el ministro de Economía, Martín Guzmán, trata de cerrar la distancia entre las pretensiones de los principales acreedores y la propuesta oficial. Las negociaciones continuarían con intensidad hasta la presentación de una nueva oferta oficial la semana próxima.

Fuentes del ministerio de Economía dijeron a Infobae que la extensión del plazo va a ser anunciada hoy mismo.

La propuesta que cocina Guzmán y que aspira a ser la definitiva es muy distinta que la original, vencida el 22 de mayo pasado con casi nula aceptación por parte de los tenedores de bonos argentinos. El nuevo valor supera a los USD 50 (por cada USD 100 de valor nominal) más un cupón atado a la evolución de las exportaciones agropecuarias, mientras que el primer ofrecimiento estaba por debajo de los USD 40.

Desde aquel primer fracaso para intentar alcanzar un acuerdo, la deuda argentina regida por tribunales del exterior cayó en default mientras que el Gobierno fue extendiendo el plazo de negociación de a 10 días a la vez. En el mientras tanto, los principales grupos de acreedores enmendaron sus posturas para acercarse a la propuesta oficial, mientras que el Gobierno puso sobre la mesa otra alternativa más generosa para con los acreedores: en torno a los USD 49 dólares por cada USD 100.

Las posiciones se acercaron, pero aunque la brecha entre las dos todavía no pudo ser franqueada, en las últimas semanas los fondos más grandes firmaron y renovaron acuerdos de confidencialidad que mantienen a las partes sentadas a la mesa e impiden maniobras especulativas con bonos argentinos a los inversores que negocian los términos del canje.

El grupo de bonistas del canje, representado por el abogado Dennis Hranitzky, aparece como el más difícil de sumar al canje de deuda
El grupo de bonistas del canje, representado por el abogado Dennis Hranitzky, aparece como el más difícil de sumar al canje de deuda

Según trascendió, los acuerdos de confidencialidad continuarían unos días más. Se habla de que las negociaciones continuarían hasta el martes próximo, mientras que la propuesta mejorada -que Guzmán aspira a que sea la última- tendría a la semana que viene como plazo tentativo para ser dada a conocer.

El objetivo del ministro de Economía es conseguir un grado de aceptación alto, lo suficiente como para arrastrar a los bonistas que no entren al acuerdo a tener que atenerse a él a partir de la aplicación de las Cláusulas de Acción Colectivas (CAC) que aparecen en los prospectos de emisión de los títulos. Pero los diferentes bonos argentinos tienen dos estructuras legales bien diferenciadas.

Por un lado, en el caso de los bonos emitidos en 2016, es decir durante el gobierno de Mauricio Macri, se requiere un 66% de aceptación de una serie para que el resto de los acreedores ingrese a la fuerza al canje. Los principales tenedores de este tipo de títulos estarían cerca de acceder a la oferta argentina.

Por el otro, en el caso de los bonos emitidos en los canjes de 2005 y 2010 las condiciones de emisión son muy distintas. Esos papeles le brindan más protección al bonista debido a a cláusulas de emisión que, entre otros aspectos, exigen un 85% de aprobación de cada serie para obligar al resto a aceptar la oferta.

Bonistas con tenencias de títulos de los dos canjes están organizados en un grupo denominado Tenedores de Bonos de Canje, un grupo que lidera el abogado Dennis Hranitzky quien supo trabajar para Paul Singer en el juicio por la cláulsa pari passu que la Argentina perdió en los tribunales de Nueva York. Estos acreedores consideran que merecen un trato diferencial debido a que las tenencias originales, defaulteadas a principios de siglo, ya sufrieron un recorte en su valor al haber sido canjeadas una vez. Y las CAC contenidas en sus prospectos de emisión les dan la herramienta para presionar por ese trato distinto.

Apoyo mexicano

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador se sumó a la negociación por la deuda. El mandatario dijo que se comuniccó con Larry Fink, el CEO de BlacRock, en nombre de Argentina en un intento por mediar entre la nación sudamericana y uno de los fondos más grandes del mundo.

“Ayudé a buscar una salida en el manejo de la deuda de Argentina”, dijo durante un conferencia matutina de este viernes, citada por la prensa mexicana. El presidente mexicano aseguró que se logró una disminución de 50% de la deuda de Argentina con los fondos de inversión.

“Ellos (Argentina) ya tenían una propuesta. Yo le hablé a Larry Fink. Expliqué, ellos estaban enterados del asunto, me explicó que dependía sólo de ellos. El caso es que iba a proponer a su consejo una disminución de 50 a 55%”, dijo.


Seguí leyendo:

Alberto Fernández ratificó su decisión de expropiar, pero no descartó a Vicentin como socio minoritario en un holding mixto

Residencia fiscal en Uruguay: tributaristas consideran que muchos argentinos buscarán obtenerla para anticiparse a una mayor presión tributaria en el país

La nueva oferta de Guzmán supera los USD 50, pero un grupo de acreedores se resiste a aceptarla

MAS NOTICIAS
COTIZACIÓN PRINCIPALES MONEDAS