Informe de la UCA: casi el 60% de la población vio caer sus ingresos por la cuarentena

El Observatorio de la Deuda Social de la UCA no dio números de pobreza. Pero sí detalló que hubo un aumento en la cantidad de hogares que no alcanzan el ingreso para cubrir una canasta básica. También aumentó el endeudamiento

(Christian Heit)
(Christian Heit)

Los ingresos de las familias en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) sufren durante las medidas de aislamiento social. Así lo muestra una encuesta realizada por el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), que detectó que casi el 60% de los hogares experimentó caídas en sus ingresos como resultado del parate económico que generó la pandemia de coronavirus COVID-19 y que casi 1 de cada 5 del total sufrió reducciones de más del 50%.

A poco más de dos meses del decreto de aislamiento social preventivo y obligatorio, la UCA publicó el informe "Impacto social de las medidas de aislamiento obligatorio por covid-19 en el área metropolitana de Buenos Aires”, resultado de una encuesta telefónica a 500 hogares ubicados en la Ciudad Autónma de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires. El análisis concluye que a pesar de que el Estado volcó un paquete de ayuda equivalente al 5,6% del PBI, las medidas paliativas lograron apenas amortiguar el golpe sobre las condiciones socioeconómicas de la población.

“En este contexto, les corresponde a las ciencias sociales preguntarse sobre la plausibilidad de los supuestos, la pertinencia de las medidas, su alcance e impacto, los costos presentes y futuros de las decisiones adoptadas”, cuestiona el reporte.

Golpe a los ingresos

En el AMBA, el 38,8% de los hogares declaran que los ingresos familiares durante del mes de abril se redujeron hasta un 50%, mientras que para un 18,8% la reducción habría sido mayor al 50%”, señala el informe de la UCA. “En el otro extremo, sólo el 37,1% de los hogares manifiesta que los ingresos no habrían variado, a la vez que un 5,1% declaró haber incrementado los ingresos familiares en el contexto de cuarentena”, agregó.

El impacto del freno a la economía, además, no fue igual para todos. “En el Conurbano Bonaerense, en los hogares pobres en 2019 o sin empleo registrado ni afiliación a la seguridad social y en aquellos con presencia de niños/as se incrementaron en mayor medida la proporción de hogares que habrían sufrido las reducciones más significativas en sus ingresos”, detalló el informe.

infobae-image

El informe, realizado en medio del cierre de una porción importante de las actividades económicas como resultado de las medidas de distanciamiento social, aduce problemas metodológicos para estimar números de pobreza. Esto es porque ante la interrupción en la medición y disponibilidad de precios de bienes y servicios que no se transan durante la cuarentena, la medición de pobreza por ingresos se vuelve difícil.

Es asi que la UCA no estima en su informe cómo es que creció la pobreza como resultado del parate económico generado por la crisis sanitaria. Pero, de todas formas, se analiza el porcentaje de adultos con déficit de ingresos en el hogar. Se calcula, para una familia de dos adultos y dos niños, $26.000 de ingreso mensual para alcanzar una Canasta Básica Alimentaria en marzo.

En base a ese parámetro, el informe muestra que el año pasado el 86,5% no tenía déficit contra el 13,5% que sí lo tenía. Este año, el porcentaje que tiene déficit trepó al 29,4%. Es decir, un aumento de casi 16 puntos porcentuales. Se desprende en este punto que hubo un gran flujo entre quienes mejoraron y quienes tienen una situación peor a la del año pasado. Entre los hogares que no tenían déficit en 2019, uno de cada cuatro ahora sí lo tiene. Pero a la vez, entre quienes sí tenían déficit el año pasado, dos de cada cinco salieron de esa situación.

En otro apartado se analiza la inseguridad alimentaria de los hogares. Entre el año pasado y este aumentó del 18,3% al 19,9%. El crecimiento fue mayor entre quienes no eran pobres el año pasado y quienes residen en el conurbano bonaerense.

infobae-image

En esa línea, el análisis de la UCA se detuvo además sobre la asistencia brindada por el Estado desde el comienzo de la pandemia, La conclusión es que más de la mitad de los hogares relevados recibieron alguna clase de ayuda estatal.

Las políticas sociales compensatorias estuvieron presentes en el contexto de aislamiento social y obligatorio a través del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), bonos extraordinarios a AUH, jubilados y Tarjeta Alimentar, así como mediante la entrega de viandas y bolsones de alimentos o el retiro de los mismos de comedores escolares o comunitarios. El 51,2% de hogares del AMBA recibió alguna de estas asistencias sociales en mayo de 2020”, registró el informe.

Por último, además, la encuesta reveló que el freno a la economía forzó a parte de las familias a endeudarse.

“El 25% de los hogares del AMBA manifestó haber tomado deudas en mayo de 2020. En cuanto a la disparidad observada en este indicador, se evidencian fuertes diferencias según aglomerado y presencia de niños/as en el hogar. Mientras en CABA el endeudamiento alcanza al 14,2%, en el Conurbano Bonaerense este porcentaje llega al 28,8%. En los hogares con niños/as el grado de endeudamiento también es más elevado que el promedio, alcanzando al 33,9% de los hogares”, explicó el reporte.


Seguí leyendo:

La aerolínea Latam llamó a concurso de acreedores en los EEUU por el coronavirus

Por qué la devaluación es la única opción de financiamiento para el Tesoro

Coronavirus en la Argentina: casi 9 de cada 10 hogares argentinos se endeudó más durante mayo

MAS NOTICIAS
COTIZACIÓN PRINCIPALES MONEDAS