Tras el fuerte rechazo a su oferta, la provincia de Buenos Aires también extendió el plazo para negociar

Según datos del mercado, la aceptación por parte de los acreedores fue inferior al 30% por lo que el gobierno provincial anunció que seguirá negociando hasta el 26 de mayo. Kicillof sigue pasos similares a los del Gobierno nacional

El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof (Aglaplata)
El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof (Aglaplata)

Al igual que lo sucedido con la oferta de la Nación, la provincia de Buenos Aires no logró un alto nivel de aceptación de la oferta de reestructuración de deuda por lo que anuncio la extensión de la fecha de cierre del canje hasta el 26 de mayo con el fin de poder seguir negociando.

Como adelantó este lunes Infobae, el gobernador Axel Kicillof ya había decidido que la provincia iba a "seguir el modelo de la Nación” respecto del camino que tomará la provincia de Buenos Aires y el canje de deuda que venció hoy. El panorama no era el mejor y la previsión es que, así como la provincia y la Nación comparten estrategia, los bonistas de unos y otros también.

El canje de deuda que cerró hoy a las 17 horas habría tenido una adhesión un poco menor al 30%, según estimaron fuentes del mercado. “Tenemos plazo hasta mañana a las 17 para comunicar los resultados”, explicaron desde el gobierno provincial.

“Esta extensión se realiza teniendo presente que una parte de los acreedores de la Provincia ya ha manifestado su aprobación a la propuesta formulada y que se encuentra en desarrollo un diálogo constructivo con el resto de los acreedores que comprenden los lineamientos publicados por la Provincia, que permanece plenamente comprometida con el logro de un proceso ordenado y de buena fe”, afirmó el gobierno bonaerense en un comunicado.

INVECQ
INVECQ

Una deuda insostenible como la actual implica menores recursos inmediatos destinados a educación, salud, infraestructura y otras políticas de reducción de la pobreza y contención de los efectos de la actual crisis desatada por la pandemia del Covid-19. Esto nos obliga a tomar decisiones responsables, que tomen en cuenta la realidad de todos los sectores”, agregó el comunicado para justificar la decisión de la extensión del plazo.

Otro punto a resolver es qué sucederá con los tenedores de deuda que hoy tenían que cobrar los USD 110 millones que la provincia no pagó el pasado 1 de mayo. La decisión de no pagar se originó en que, tal como explicaron desde la oficina de López, “los bonos forman parte del paquete de reestructuración” que está llevando adelante la provincia y que suman USD 7.148 millones.

Si no pagan es un default, pero son los acreedores lo que tienen que ir a la justicia. Quizás les conviene esperar hasta el 22 de mayo y no entrar en un entramado judicial que los puede perjudicar más que beneficiar”, explicó un especialista en deuda.

El otro punto a tener en cuenta es que este incumplimiento puede activar las cláusulas de cross default para el resto de los acreedores. En este caso también son los acreedores quienes tiene que activarlas, pero es un nuevo “gatillo” que tienen los bonistas para presionar a la provincia en la negociación.

Las negociaciones entre la administración bonaerense y sus acreedores están en un carril muy similar a los de la Nación con los suyos, en donde el mayor grupo de tenedores se había mostrado disconforme con la propuesta. Aun cuando en el mercado se asegura la oferta es mejor que la de la Nación, así como la administración de Kicillof acordó una estrategia con la de Alberto Fernández, los comités de acreedores parecen haber hecho lo mismo. Más teniendo en cuenta que hay fondos que están en ambas negociaciones.

Tanto es así que la semana pasada el mayor comité de acreedores de la provincia de Buenos Aires, que ya había hecho público su rechazo a la oferta, ahora recomendó al resto de los bonistas tomar el mismo camino, señalando que la propuesta bonaerense no fue de “buena fe” ya que entienden que es ruinosa para los acreedores.

El denominado Steering Committee realizó un roadshow en donde expuso las razones por las que entiende que no se debe aceptar la propuesta de Buenos Aires, a la que catalogó de no tener buena fe, no contemplar la realidad económica de la provincia, sino de seguir el camino de la Nación. Y también expuso la oferta que el Comité había realizado y que la administración de Axel Kicillof rechazó.

La charla estuvo guiada por Gustavo Palazzi, de VR Capital, y Carlos Albarracín, de Global Capital Markets Group, quienes manifestaron el malestar por la oferta “unilateral”, pero que también se encargaron de explicar que el Comité sigue dispuesto a negociar.

El comité de tenedores de bono ofreció recortar USD 3.300 millones. La propuesta oficial tiene un ahorro de USD 5.000 millones sobre un total de USD 7.148 millones en bonos a canjear.

El comunicado de Kicillof también dejó un mensaje para los bonistas: “Por otro lado, muchos acreedores han advertido que cualquier propuesta que repita lógicas cortoplacistas derivará en resultados destructivos que también los alcanzará. A ellos queremos llevarles la tranquilidad de que existe pleno compromiso con el logro de los espacios necesarios para reconstruir una adecuada capacidad de repago tanto en términos económicos-financieros como sociales.”

Seguí leyendo:




Últimas Noticias

MAS NOTICIAS
Información provista porInvertir Online