Delivery en la cuarentena: por las comisiones de las apps, los comercios y casas de comidas pierden hasta 25% del valor de cada venta

Las aplicaciones resuelven el problema de los locales que están cerrados, pero les significar un costo alto que impacta fuertemente en el precio final

xcasas@infobae.com
Las aplicaciones se convirtieron en indispensables para la supervivencia de locales gastronómicos
Las aplicaciones se convirtieron en indispensables para la supervivencia de locales gastronómicos

En plena cuarentena y con los locales gastronómicos cerrados, las aplicaciones de delivery —como Pedidos Ya, Rappi, Glovo y Uber Eats— se convirtieron en casi la única alternativa que les permite mantener parte de su actividad. Sin embargo, los dueños de comercios que utilizan estas apps deben pagar una comisión de entre el 20% y el 25% del valor de la venta más impuestos, lo que reduce sus ingresos.

Con la nueva regulación para las actividades comerciales exceptuadas, se estableció que en el caso de locales gastronómicos solo pueden vender con servicio de envío a domicilio, algo que la gran mayoría no tiene implementado, por lo que depende casi exclusivamente de las aplicaciones de delivery. De acuerdo con un relevamiento realizado por la consultora Focus Market entre 1.000 consumidores en las grandes ciudades, las aplicaciones más utilizadas en “cuarentena” para pedir sus productos son: Pedidos Ya (40%), Rappi (15%), Glovo (10%), Uber Eats (7%), entre otras.

El impacto, que quizás en momentos de locales abierto se diluye –ya que el delivery es sólo un complemento a la venta tradicional–, en tiempo de cuarentena, donde la mayoría de las ventas son con envíos, se siente y es fuerte.

Desde la Asociación Fabricantes Artesanales de Helados y Afines (Afadhya) explicaron que de la venta de un kilo de helado por un monto de $700, la aplicación de envío cobra 25%+IVA ($221,70), a lo que se le debe restar el IVA del ticket final ($122). Por lo tanto, el importe que recibe el heladero es $366,30.

En el caso de una pizza, sobre un precio de $500, hay que restar el IVA ($105), la comisión de la app de 25%+IVA ($151,25) y el importe que recibe el pizzero es de $243,75. “De este monto hay que descontar los costos de alquiler, empleados, materias primas, servicios e impuestos nacionales, provinciales y municipales. "Por su parte, el volumen de operaciones de venta en envíos a domicilio respecto de las ventas con visita a locales en tiempos normales es de apenas un 20% de lo normal”, detalló Focus Market. Además, en los ejemplos mencionados sólo se toma el impuesto más relevante, el IVA: además hay que sumar Ingresos Brutos, Ganancias y otras cifras que impactan en el precio, como el alquiler del local, etc. O sea, el precios final es más bajo aún... si queda algo.

Las aplicaciones hoy resuelven el problema de los locales que están cerrados pero con un costo alto. Se aceleró la implementación y los comercios se volvieron más dependientes. A la persona que arranca hoy con la venta por delivery le cuesta mucho más que al que ya lo tenía armado porque son más altas las comisiones. No estamos en contra de las aplicaciones, hacen falta, pero creemos que más adelante tiene que haber algún marco legal entre comercios y apps”, afirmó Gustavo Levinson, uno de los directivos de la Asociación de Propietarios de pizzerías, casas de empanadas y afines (Appyce).

Según Levinson, algunas aplicaciones cobran hasta 35%+IVA de comisión sobre el monto total de la venta mientras que otras ofrecen algunas alternativas más accesibles para los que comenzaron a usarlas antes. También hay casos donde el porcentaje que cobra depende de la ubicación que luego tendrá el comercio dentro de las opciones que muestra la app.

“Las ventas por delivery también bajaron con respecto a antes de la cuarentena. Ya no hay reuniones sociales, no hay cumpleaños ni partidos de fútbol y la gente tiene más tiempo para cocinar en casa. Hay un grupo de gente que dejó de pedir”, agregó Levinson.

De acuerdo al informe de Focus Market, el crecimiento de uso de estas apps es de hasta un 600% durante el aislamiento social, preventivo y obligatorio. En la Argentina, se estima que hay 25.000 repartidores de envíos a domicilio. Algunos están reunidos en la Agrupación Trabajadores de Reparto (ATR).

La venta en tiempos de cuarentena implicar muchos costos fijos con pocas operaciones y un alto costo de envío, según resumió el informe de Focus Market. Los comercios esperan que en las próximas semanas, en la ciudad de Buenos Aires se habilite la posibilidad de implementar el “take away” en los barrios. De esta forma, se podría efectuar una compra telefónica y planificar retiros cercanos al local con turnos.

El costo de operar con las apps es más alto para los comercios que incorporaron más tarde el sistema
El costo de operar con las apps es más alto para los comercios que incorporaron más tarde el sistema

En informe de Focus Market detalló que para una operación de venta por ejemplo realizada el 29 de abril, la aplicación le paga el monto que le corresponde al comercio los tres días hábiles posteriores al 15 de mayo. “El valor del tiempo del dinero en momento de suma necesidad de liquidez por parte del comercio conspira contra el uso de estas aplicaciones aunque la necesidad es mayor sin otra opción o alternativa”, agregaron.

Como consecuencia de la cuarentena, en las últimas semanas comenzaron a surgir nuevas alternativas que buscan ayudar a los comercios a vender mientras sus comercios permanecen cerrados, con costos más bajos. Es el caso de Pinny, una app de delivery de comida que nació como opción para chef hogareños y que ahora reconfiguró su foco y apunta a bodegones, rotiserías y restós gourmet. que no cobra comisión a los establecimientos gastronómicos hasta el 1º de junio.

Seguí leyendo:

Coronavirus en Argentina: empleados de comercio suspendidos cobrarán hasta 25% menos de su salario

El drama de las pymes en primera persona: “Este año está perdido, no sé si voy a poder volver a abrir”

MAS NOTICIAS
COTIZACIÓN PRINCIPALES MONEDAS