Las pymes industriales son una de las más afectadas por la extensión de la recesión
Las pymes industriales son una de las más afectadas por la extensión de la recesión

En un contexto de retroceso de la producción, algunas actividades tendrán un mejor desempeño relativo. Las medidas económicas anunciadas por el Gobierno nacional contendrán en forma parcial la disrupción de los negocios producto de las regulaciones de distanciamiento social.

Luego de que en diciembre y enero pasados la industria mostrara mejoras interanuales, en febrero retomó el sendero bajista. En ese mes, de acuerdo con datos preliminares, la producción agregada del conjunto de las manufacturas disminuyó 0,8% en comparación con el nivel de un año antes.

Aún así, en el primer bimestre el sector manufacturero acumulaba un aumento interanual de 2,5%. A nivel de ramas de actividad, el ranking de crecimiento fue encabezado por la producción de insumos químicos y plásticos, con una mejora de 12,1%, seguido por la rama procesadora de petróleo, que mostraba una recuperación de 7,5 por ciento.

En el primer bimestre el sector manufacturero acumulaba un aumento interanual de 2,5 por ciento

Las restantes ramas acusaron un desempeño por debajo del promedio general. La elaboración de alimentos y bebidas avanzó 2,2% en el bimestre, seguido de la metalmecánica 1,6% y de insumos textiles 0,4 por ciento.

Por el contrario, mantuvieron contracción las fabricación de papel y celulosa 0,1%, automotores 2,1%, siderurgia 5%, despachos de cigarrillos 10,9% y minerales no metálicos (materiales para la construcción) 12,8%, en cada caso en el primer bimestre y en la comparación interanual.

Fuente: FIEL
Fuente: FIEL

La actividad de químicos y plásticos ha mostrado mejoras desde diciembre, y en febrero continuó recuperándose moderadamente de la mano de la producción de cloro y soda cáustica, el complejo petroquímico, agroquímicos y jabones.

Sectores declarados esenciales

En el marco del aislamiento social preventivo y forzoso determinado por la doble cuarentena, frente a la pandemia de la COVID-19, los trabajadores de varias actividades de la industria química han quedado exceptuados de su cumplimiento al ser considerados esenciales, entre ellos los abocados a la producción de fármacos, y en términos generales, actividades con procesos continuos cuyo freno podría afectar las líneas de producción.

Varias actividades de la industria química han quedado exceptuados de su cumplimiento al ser considerados esenciales, entre ellos los abocados a la producción de fármacos, y en términos generales, actividades con procesos continuos

A partir de ahí, cabe esperar que ese eslabón del sector manufacturero fabril mantenga en los próximos meses un mejor desempeño relativo al año anterior, y al resto de las ramas industriales.

El segmento de refinación de petróleo en el primer bimestre mostró un comportamiento por encima del promedio de la industria, favorecido por la comparación con un período de paradas de plantas un año antes.

Y a pesar de que el empleo en la actividad petrolera y de refinerías ha sido excluido del cumplimiento del aislamiento forzoso, la caída de la actividad -y demanda- registrada en la segunda parte de marzo, ha determinado una marcada retracción en la producción del sector.

A pesar de que el empleo en la actividad petrolera y de refinerías ha sido excluido del cumplimiento del aislamiento forzoso, la caída de la actividad -y demanda- registrada en la segunda parte de marzo, ha determinado una marcada retracción (Reuters)
A pesar de que el empleo en la actividad petrolera y de refinerías ha sido excluido del cumplimiento del aislamiento forzoso, la caída de la actividad -y demanda- registrada en la segunda parte de marzo, ha determinado una marcada retracción (Reuters)

Con caídas en la demanda de naftas, gasoil y combustible para aeronaves superior al 50% según al caso, la carga en las refinadoras varió entre 30% y 40%, en el caso de la mayor empresa del sector. Precisamente, este es uno de los sectores de insumos intermedios y de demanda derivada que mostrará un mayor impacto negativo derivada de la llegada del covid-19 a la Argentina. La actividad en la faz primaria de la cadena productiva (upstream) sufrirá una paralización.

Acumulando una recuperación inferior al promedio de la industria, la producción de alimentos y bebidas registró en febrero una nueva mejora interanual acumulando diez meses de avance de la mano del proceso de alimentos y más recientemente a partir del aporte de las bebidas. Tal como se hiciera mención para el sector de química y plásticos, actividades vinculadas a la alimentación han quedado exceptuadas del cumplimiento de aislamiento social, por lo que también la rama podría sostener un mejor desempeño relativo que otras.

Actividades vinculadas a la alimentación han quedado exceptuadas del cumplimiento de aislamiento social, por lo que también la rama podría sostener un mejor desempeño relativo que otras

Como se mencionara, el sector que acumula una mayor contracción para el primer bimestre es el de minerales no metálicos. El freno de la construcción no muestra un cambio de tendencia. El relanzamiento del programa ProCrear con sus dos líneas -una para reconstrucción y remodelación y la otra para pequeñas refacciones de viviendas- y el anuncio de la ampliación del presupuesto dirigido a la obra pública demorarán en mostrar resultados positivos.

Muchas obras quedaron paralizadas desde el pozo
Muchas obras quedaron paralizadas desde el pozo

En cuanto al desempeño del sector automotriz, luego del marcado avance registrado en enero, en febrero retomó la caída. Con el impacto de la crisis sanitaria a partir de marzo, las perspectivas se han deteriorado, y las terminales han decidido suspender la producción.

En términos desestacionalizados, la producción industrial local de febrero avanzó 0,6% respecto al mes anterior. La actual fase industrial recesiva acumula 26 meses y desde diciembre de 2018 la actividad se muestra estancada. La expectativa de reversión de la presente fase ha quedado pospuesta.

La actual fase industrial recesiva acumula 26 meses y desde diciembre de 2018 la actividad se muestra estancada. La expectativa de reversión de la presente fase ha quedado pospuesta

En síntesis, la frágil mejora de la actividad industrial se vio interrumpida en febrero. El impacto en la industria derivado de la COVID-19 es prematuro de establecer, no obstante pueden anticiparse caídas de dos dígitos en los próximos meses, holgadamente superiores a las observadas en eventos de crisis recientes.

Asimismo, se espera que el impacto sea diverso entre sectores, afectando especialmente a la producción de bienes de capital y durables. Las medidas anunciadas por el Gobierno nacional contendrán en forma parcial la disrupción de los negocios. La recesión industrial se profundizará.

El autor es Economista de FIEL. Esta nota es un anticipo de la publicación Indicadores de Coyuntura N° 618 que elabora la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas

Seguí Leyendo: