Los precios de los bonos argentinos padecen la búsqueda de refugio inversor. (Reuters)
Los precios de los bonos argentinos padecen la búsqueda de refugio inversor. (Reuters)

Inmersos en el declive general para las cotizaciones de activos financieros, los bonos públicos argentinos son hoy uno de los títulos menos buscados por los inversores globales. Este viernes el Dow Jones de Wall Street arrancó con pérdidas de 3%, para terminar 1% abajo, en otra rueda volátil, en la que el referente de las bolsas de Nueva York “testeó” los 25.000 puntos al inicio de los negocios, en nuevos mínimos desde junio de 2019.

Como consecuencia de la caída de los precios de los bonos emergentes, las emisiones argentinas ofrecen paridades de 40% que revelan el cálculo de una fuerte quita en una eventual reestructuración de la deuda pública. Con el reperfilamiento que abarca tanto a los títulos en dólares como en pesos, los mercado internacionales, ávidos por activos de cobertura debido al avance del coronavirus, consideran a estos activos con valores de default.

Además del escenario negativo que atraviesa la economía argentina hace dos años, los mercados argentinos no quedan exentos de los temores financieros a escala global. Las bolsas internacionales no consiguieron consolidar una recuperación de corto plazo aun con el contundente estímulo que significó el recorte en la tasa de interés de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed).

El momentum para que el Gobierno de Alberto Fernández alcance un acuerdo amigable con acreedores no es el adecuado. Los funcionarios argentinos mantienen reuniones técnicas con funcionarios del Fondo Monetario Internacional (FMI) y tenedores privados, entre ellos grandes fondos que pujan por proteger sus beneficios en medio de la debacle general, cuando se anticipa una reestructuración de deuda soberana por más de USD 100.000 millones.

Los bonos argentinos cayeron en medio de un expandido temor por los efectos del coronavirus en la economía global

Frente a este contratiempo, Argentina reportó esta semana los primeros casos de coronavirus, por parte de residentes recientemente llegados de Europa.

“Mientras que afuera preocupaba el avance del coronavirus por el mundo, aquí se sumaba, además, la incertidumbre de los inversores en torno a la renegociación de la deuda”, apuntó un reporte de Portfolio Personal Inversiones.

El Riesgo País de Argentina, medido por el banco JP Morgan, llegó a tocar los 2.512 enteros por la mañana, con alza de 7,6%, para ubicarse por la tarde en 2.414 puntos básicos, un 3,6% de aumento en el día. Quedó así cerca del reciente máximo de cierre de 2.533 enteros del 30 de agosto, cuando la administración de Mauricio Macri anunció el establecimiento de restricciones a la demanda privada de dólares, ante la escalada del tipo de cambio posterior a las elecciones primarias.

En el último mes, el Riesgo País argentino aumenta un 29,5% o 550 unidades, desde los 1.864 enteros del 7 de febrero pasado.

En el último mes el Riesgo País argentino escaló más de 500 puntos básicos

JP Morgan mide el Riesgo País como la brecha de la tasa de los bonos del Tesoro de los EEUU respecto de las emisiones de economías emergentes. El rendimiento del bono del Tesoro de los EEUU a diez años, activo de refugio por excelencia, sondeó nuevos mínimos históricos en 0,7% anual.

La deuda soberana en el Mercado Abierto Electrónico (MAE) perdió en promedio un 1,8%, lo que se sumaba a la caída del 1,6% promedio del jueves. Las ventas de títulos públicos fue liderada por el Discount en dólares con baja del 3,6 por ciento.

Los índices bursátiles de Wall Street cedieron este viernes, ya que la rápida propagación del coronavirus en Estados Unidos llevó a California a declarar emergencia, al tiempo que las acciones de las aerolíneas se vieron afectadas por una parálisis en la demanda de viajes. En Italia ya se reportaron 148 víctimas fatales.

Hubo “ventas selectivas que apuntan a retener ganancias rápidas alentadas por la inesperada decisión de la ‘Fed’ (...) Otro punto de interés que no dejamos escapar es la caída del real de Brasil”, explicó un agente del mercado a Reuters.

"El destino de la competitividad externa del sector exportador estará fuertemente determinada por la resolución de la negociación de la deuda. Particularmente, la evolución de la inflación y las presiones futuras sobre el mercado cambiario dependerán de qué tan exitosa resulte dicha negociación”, puntualizó la consultora Ecolatina.


SEGUÍ LEYENDO: