En diciembre se profundizó la brecha de precios: más de cinco veces desde que los productos salen del campo y llegan a las góndolas
En diciembre se profundizó la brecha de precios: más de cinco veces desde que los productos salen del campo y llegan a las góndolas

Si bien la inflación de enero de este año fue de 2,3%, según informó hoy el Indec, la categoría que más aumentó en el comienzo del año 2020 fue la de “Alimentos y bebidas”, con un alza de 4,7 por ciento. Fue el rubro con más alza luego de “Recreación y Cultura” con 5 por ciento.

“Alimentos y bebidas no alcohólicas es la división con mayor incidencia en el nivel general de las distintas regiones, con una variación mensual nacional de 4,7%. En las subas se destacan carnes y derivados; infusiones, azúcar, dulces y golosinas”, explicó el Indec. Según fuentes de la Indec, la suba es consecuencia de la eliminación del IVA 0 para alimentos, una medida que había impuesto Cambiemos luego de perder las PASO, como “alivio” a los consumidores.

Otras categorías con alzas fueron “Bebidas alcohólicas y tabaco”, con 4,3%, y “restaurantes y hoteles”, con 4,2 por ciento. Por el contrario, se destacaron bajas de precios en ciertas divisiones del IPC, como “Equipamiento y mantenimiento del hogar” y “Salud” que mostraron bajas promedio de 1,3% y 2,0%, respectivamente. En el caso de Salud, “registró la variación con menor incidencia en el nivel general de las distintas regiones y una disminución del 2% a nivel nacional, producto del acuerdo gubernamental con la industria farmacéutica para retrotraer precios a valores de diciembre”, según el organismo que dirige Marco Lavagna.

“Esta cifra (la mensual) supone una marcada desaceleración de la tasa de inflación y es sustancialmente menor a los pronósticos privados. La abrupta suba del tipo de cambio en agosto de 2019 aceleró la tasa de inflación para el último cuatrimestre del año, lo cual deja un arrastre inercial promedio del 22% para el año 2020. Si bien respecto a enero de 2019 los precios aumentaron a un ritmo interanual de 52,9%, la tasa mensual mostró una tendencia descendente por segundo mes consecutivo”, destacaron Nadin Argañaraz y Bruno Panighel, economistas del Iaraf.

Para los especialistas, en enero hubo un mix de efectos de las recientes medidas de políticas. “Por un lado, el aumento de la alícuota del IVA sobre los alimentos impactó aumentando el nivel de precios, posicionando al segmento “Alimentos y bebidas no alcohólicas” como la división del IPC con mayor incidencia en el nivel general de las distintas regiones, con una variación mensual nacional de 4,7% respecto al mes anterior. (2,4 p.p sobre la inflación promedio mensual)”, dijeron.

Para Iaraf, los distintos programas de congelamientos de precios (precios cuidados, congelamiento de tarifas, congelamiento del precio de combustibles) de alguna forma colaboran a reprimir la inflación en el corto plazo. “Los precios regulados, es decir, sobre los que el Gobierno tiene mayor incidencia, aumentaron solo un 1,1% en enero (1,2 p.p por debajo de la inflación)”, explicaron.

Los que más subieron

En el topten de los alimentos que más subieron, todos con más de 10%, se destacan el azúcar, con 14,7%; el corte de carne picada común, 13,5%; y la papa, con 13,2%.

Entre los que bajaron en el primer mes del año estuvieron el zapallo anco (13,1%), el tomate (13,1%) y la batata (3,3%).

La suba interanual de la categoría Alimentos fue de 58,8%, sólo superada por Salud que, comparada con la cifra que publicó en Indec en enero de 2019, arrojó un incremento de 63,9 por ciento. En el registro regional, el rubro tuvo una suba de 4,6 en GBA; 4,7% también, en las regiones Pampeana y Noroeste; 6% en el Noreste; 4,4% en Cuyo; y, finalmente, 3,7 en la Patagonia.

Seguí leyendo: