Foto de archivo: Tractorazo en Santa Fe. Mañana habrá una nueva protesta en Pergamino
Foto de archivo: Tractorazo en Santa Fe. Mañana habrá una nueva protesta en Pergamino

Nos están volviendo locos a impuestos”. Con esa frase, el presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Daniel Pelegrina, se refirió a la presión fiscal que sufren los productores en distintas provincias del país. Es uno de los principales motivos que explican las protestas realizadas la semana pasada en Río Cuarto y las que se realizarán mañana en Pergamino con un nuevo “tractorazo”.

A la posibilidad de una nueva suba de retenciones (el Presidente tiene esa potestad por la Ley de Emergencia), se suman las modificaciones impositivas de las provincias y la de los intendentes, que también promueven reformas para que las arcas de sus distritos no sufran las consecuencias del 55% de inflación que dejó el 2019.

Todos estos aumentos hace que la gente esté muy enojada y busque maneras de expresarse; las concentraciones del campo van a seguir, porque las perspectivas a futuro con esta presión impositiva son muy malas”, aseguró el dirigente rural en diálogo con radio Mitre.

En el caso de los municipios, Pelegrina cuestionó el aumento de la Tasa de Red Vial, que nació con el objetivo de mejorar los caminos, pero hasta el momento no mostró resultados. “Por todos lados nos están volviendo locos a impuestos y la gente está muy enojada; la semana pasada hubo una asamblea muy grande en Río Cuarto y así vamos a seguir”, insistió.

Los productores (y el gobierno vía impuestos) recibieron la semana pasada una buena noticia de los mercados: los precios internacionales de la soja alcanzaron sus valores máximos desde junio del año pasado. El mayor efecto fue la inminente firma del acuerdo de “Fase 1” entre China y Estados Unidos, en medio de la guerra comercial entre ambos países.

De acuerdo a los datos aportados por la Bolsa de Comercio de Rosario, en las últimas dos semanas, los futuros más cercanos de soja en el mercado de Chicago tuvieron un aumento del 2,1%, que se ajustaron en el cierre de esta semana a 347 dólares la tonelada. Por otro lado, la oleaginosa ha venido mostrando aumentos en todo el último mes, ganando su precio 27,1 dólares por tonelada entre el 2 de diciembre y el 2 de enero.