En la comparación mensual, la caída fue de 23,5% respecto de octubre (Shuttertock)
En la comparación mensual, la caída fue de 23,5% respecto de octubre (Shuttertock)

Con apenas 2.410 escrituras de compraventa de inmuebles, el mes pasado fue el peor noviembre en materia inmobiliaria en el distrito porteño, informó ayer el Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires.

En cantidad de escrituras es un retroceso de 34,7% respecto de noviembre 2018 y de 23,5% respecto de octubre. La suma total de las transacciones fue de 14.901 millones de pesos, lo que resulta en un monto promedio por operación de $6.183.331 ó 98.132 dólares según el tipo de cambio oficial promedio del mes.

Datos de noviembre del Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires
Datos de noviembre del Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires

El valor total de las operaciones superó en 34,7% el de noviembre del año pasado, bien por debajo del avance de la inflación, que superó el 50%, una caída de 12% en términos reales. En tanto, en dólares, las sumas operadas descendieron 19,9%.

Las escrituras formalizadas con hipoteca bancaria fueron apenas 242, un 11,4% menos que un año antes, pero aún así aumentó la proporción de operaciones con hipotecas, de 7,4% del total en noviembre 2018 a 10% el mes pasado.

Las hipotecas porteñas desde 2009
Las hipotecas porteñas desde 2009

El acumulado refleja aún más claramente el pésimo año en materia hipotecaria: la baja de la cantidad de operaciones de este tipo contra los primeros meses del año pasado fue de 41,2%; en once meses, se registraron apenas 2.820 hipotecas, un 77,8% menos que en igual período de 2018. Aquí también se estableció un primado, pues se trata del acumulado más bajo de la serie histórica.

Después de un año tan malo en materia inmobiliaria, ahora el temor de los operadores del sector es que el recargo del 30% a la compra de dólares y el aumento del dólar libre, convergiendo a los 82 pesos, deprima aún más el número y valor de las operaciones. En un mercado que cotiza en dólares, las operaciones solo se dinamizarán si los propietarios están dispuestos a aceptar bajas importantes en los precios expresados en la moneda norteamericana.

Seguí leyendo: