El Riesgo País argentino casi se triplicó a lo largo de 2019. (AFP)
El Riesgo País argentino casi se triplicó a lo largo de 2019. (AFP)

El Riesgo País de Argentina evolucionó con tendencia alcista este jueves, para regresar al umbral de los 2.100 puntos básicos.

El indicador de JP Morgan, que mide el diferencial de tasa de los bonos emergentes con sus pares de los EEUU, ascendió 43 unidades, a 2.104 puntos.

La tasa de los bonos del Tesoro norteamericano a diez años alcanzó en la jornada el 1,791% anual (179 puntos básicos).

La caída de los precios de los títulos públicos de referencia para medir el Riesgo País estuvo relacionada con la aplicación de mayores restricciones para la maniobra financiera denominada "rulo", que consiste en la compra de un bono con dólares y la venta del mismo título por su cotización en pesos, a un tipo de cambio implícito que hoy fue 20% más alto que el oficial, según el dólar MEP o Bolsa.

Luego, con los pesos obtenidos, se podían recuperar las divisas invertidas con esa instantánea tasa de retorno por la brecha cambiaria.

La cotización del Bonar 2024 cayó 4,4% en dólares y cerró neutro en pesos, mientras que el Bonar 2020 restó 9% en dólares y 5,8% en pesos.

Ahora el BCRA dispuso que los dólares deben permanecer en la cuenta por al menos cinco días antes de repetir la operación para limitar la especulación en el mercado cambiario con la compra y venta de títulos públicos a diferentes cotizaciones.

A la vez, la Comisión Nacional de Valores (CNV) dictaminó que los instrumentos negociables acreditados no podrán ser transferidos para cubrir la liquidación por cinco días hábiles a partir de la acreditación, coincidieron fuentes del mercado.

Un informe de JP Morgan recomendó reducir la exposición a activos argentinos y mencionó la posibilidad de que la Argentina pueda perder la clasificación de "mercado emergente" (EM) por parte de MSCI.

"En este contexto, hemos decidido bajar la calificación de la Argentina. El principal riesgo sería que el próximo gobierno termine implementando políticas que no son tan negativas como las expectativas actuales. Sin embargo, creemos que teniendo en cuenta el escenario actual, tomaría mucho tiempo restaurar la confianza para permitir que los flujos vuelvan a las acciones argentinas", indicó la banca de inversión.

En tanto, la calificadora de riesgo Moody's publicó un informe este miércoles en el que advirtió  mayores presiones para las reservas, luego de la caída de 30% de los depósitos en dólares del sector privado en el último mes, que en una porción componen los activos de la entidad.

Moody's anticipa una continuidad en la pérdida de reservas y prevé "controles de capitales adicionales" a los anunciados a fines de agosto, para ponerle contención al drenaje de divisas.

JP Morgan y Moody’s advirtieron en la últimas horas sobre la profunda debilidad financiera de la Argentina

Moody's publicó explicó que "en la mayoría de los países, las autoridades dependen de las reservas internacionales para intervenir en el mercado de divisas y limitar la volatilidad de los tipos de cambio y cubrir los pagos de la deuda externa".

Pero recordó que "en Argentina, las reservas también se utilizan para cubrir los depósitos en divisas de los bancos, que generalmente disminuyen en tiempos de inestabilidad financiera. En vista de ello, siguen existiendo perspectivas de pérdidas continuas de reservas, lo que aumenta la probabilidad de que las autoridades impongan controles adicionales de capital en un futuro próximo".

SEGUÍ LEYENDO: