FMI
FMI

Tras la aprobación de un nuevo desembolso por USD 5.400 millones, el FMI divulgó el habitual staff report luego de la aprobación de metas trimestrales. En el extenso documento, los técnicos del organismos aseguran que el programa está generando resultados, pero al mismo tiempo realizan fuertes advertencias, especialmente relacionadas al riesgo electoral.

"Los riesgos del programa son elevados y lo más desafiante es la incertidumbre por el período electoral que se avecina. Así quedó claro durante la turbulencia de abril", destaca en uno de sus primeros párrafos el reporte. "Una disminución de la confianza de los inversores -agrega- podría trasladarse rápidamente a un aumento de la tasa de interés de los bonos y dificultades para hacer frente a las necesidades de financiamiento. También podría generar cambios en los portafolios de los inversores, alejándolos de activos en pesos y eso presionaría sobre el tipo de cambio".

Los riesgos del programa son elevados y lo más desafiante es la incertidumbre por el período electoral que se avecina. Así quedó claro durante la turbulencia de abril

El reporte divulgado hace instantes en Washington resalta la baja del riesgo país y la estabilidad cambiaria de los últimos meses. También indica que la "contracción de la economía se desaceleró" en el primer trimestre, mientras que la inflación "continúa alta" aunque también con tendencia bajista.

David Lipton (Bloomberg)
David Lipton (Bloomberg)

Pero más allá de las descripciones, surgen varios aspectos relevantes en relación a cómo continúa el programa con la Argentina y los pronósticos sobre el desempeño de la economía. Estos son algunos de los aspectos salientes:

Se autorizó al Banco Central a tener una mayor participación en el mercado de futuros. De esta manera, la entidad que preside Guido Sandleris podría vender hasta USD 3.600 millones en contratos de dólar, incremetándolo desde los USD 1.000 millones previos. De esta manera, el Central tendría un mayor margen de maniobra para dominar turbulencias cambiarias, sin necesidad de desprenderse de reservas.

Las perspectivas sobre la economía fueron revisadas a la baja. En relación a 2019, el Fondo corrigió la estimación de caída de la actividad desde -1,2 a -1,3%. Pero para el año que viene ve un repunte muy modesto. Luego de haber pronosticado un repunte de 2,2% ahora corrigió a la baja a sólo 1,1%. Es decir un rebote con sabor a muy poco. La cifra contrasta con el muy optimista crecimiento de 3,5% que el ministerio de Hacienda presentó en el adelanto de presupuesto. Esto se debe fundamentalmente a que el Fondo espera que la inflación baje gradualmente el año próximo (a un 30,5%), en contrastre con el Gobierno que espera que lo haga más rápido (a 27%). Esto provocaría una mejora más lenta del salario real y obligaría a mantener tasas de interés más altas por un tiempo mayor al previsto originalmente.

–  El Gobierno, según lo acordado, utilizará en toda su magnitud la "cláusula social", lo que implicaría que el año terminaría con un déficit fiscal primario de 0,3%, versus el "equilibrio fiscal" anunciado originalmente. Parte de es mayor gasto social ya se volcó al aumento de la AUH, pero ahora también habrá recursos adicionales para el seguro de desempleo y otros planes como Primera Infancia.

– La meta de superávit fiscal primario se incrementará hasta los $ 70.000 millones para el cierre del tercer trimestre a pedido del propio ministerio de Hacienda. Sin embargo, se trata esencialmente de responder al aumento del gasto previsto para el último trimestre, con lo cual se cumpliría con la meta de -0,3% de resultado primario este año.

–  Según las autoridades del FMI, el principal resultado del programa en marcha por reducir los déficit gemelos, causantes de la crisis de 2018. Hacen referencia tanto al resultado de cuenta corriente, que este año se achicará a la mitad mientras que la balanza comercial será fuertemente superavitaria, mientras que también se achicará sustancialmente el rojo de las cuentas públicas.

En cuanto a la salida de capitales, el FMI reconoce que se mantiene alta, aunque al mismo tiempo destaca que en los cinco primeros meses del año fue 30% inferior al mismo período del año pasado.

– En relación a las reformas estructurales, los puntos centrales ya habían sido adelantados por el director gerente interino del FMI, David Lipton: avanzar hacia nuevos cambios en el esquema tributario, atacando la evasión y entre otras cuestiones revisando en profundidad el funcionamiento del monotributo. También se hace referencia a seguir avanzando en medidas para enfrentar posibles hechos de corrupción, por ejemplo en licitaciones y con nuevas leyes relacionadas a prevenir el lavado de dinero. Y también se hace referencia a promover mayor libre comercio, con acuerdos como el alcanzado entre la Unión Europea y el Mercosur.