Álvarez Agis (Maximiliano Luna)
Álvarez Agis (Maximiliano Luna)

Álvarez Agis tiene actualmente un grado de exposición que ni remotamente tuvo durante el par de años que fue viceministro de Economía de Cristina Fernández, durante la gestión de Axel Kicillof. Con frecuencia es entrevistado por medios de los más variados alineamientos, pero además de las apariciones públicas sus definiciones son también muy requeridas por políticos, colegas, sindicalistas, empresarios locales y hasta por los más grandes bancos y fondos de inversión del mundo.

Si bien desde algún punto de vista no debería escribir sobre EAA ya que me caben las generales de la ley por la simple razón que es columnista del programa Desafío 20.19 que conduzco por C5N, me permito hacerlo en este caso porque no se trata de opinar, ni de analizar, ni de polemizar sobre sus posturas, sino simplemente de informar cuál es su verdadero pensamiento, tal como él lo manifiesta.

Dónde más clara y profundamente se ha explayado ha sido en una serie de exposiciones que realizó la semana pasada en Nueva York, contratado por bancos y fondos de inversión de primera línea, cuyo contenido está reflejado en el power point de las presentaciones.

Hablando por única vez en nombre del candidato agregó que ‘AF me dijo explícitamente la semana pasada que tiene willingness (voluntad) to pay’.

Parte del interés que despierta se debe a la repercusión que en el mundillo económico están teniendo los informes de su consultora PxQ, pero es obvio que buena parte obedece a que muchos lo consideran uno de los posibles ministros de Economía en una eventual presidencia de Alberto Fernández. Es por eso que conviene comenzar por la advertencia con que EAA inició sus presentaciones en la primera dispositiva.

"Todas las opiniones, análisis y propuestas incluidas en este presentación representan pura y exclusivamente la posición de PxQ. No hablamos en representación de Alberto Fernández, Cristina Fernández de Kirchner ni de ningún otro candidato o partido político. Nuestro principal compromiso con nuestros clientes es que decimos lo mismo en público que en privado, a todo aquel que solicita nuestras opiniones".

Al tanto de la principal inquietud de la mayoría de sus interlocutores, que casi todos tienen en cartera posiciones en activos argentinos, EAA no tardó mucho en tratar el tema que más los obsesiona: el fantasma de que un próximo gobierno vuelva a defaultear, en particular si la elección es ganada por el Frente de Todos.

Axel Kicillof
Axel Kicillof

Les dijo que entendía que "el mercado dude de Alberto Fernández", pero les dijo que "mi visión es absolutamente opuesta a la del mercado". Hablando por única vez en nombre del candidato agregó que "AF me dijo explícitamente la semana pasada que tiene willingness (voluntad) to pay". Ninguna novedad respecto a lo que AF venía afirmando, pero por el momento su palabra no resulta del todo confiable para Wall Street, que en muchos casos tienen una idea tan superficial de la Argentina que asocian estrechamente al kirchnerismo con el régimen de Venezuela. Una visión alentada por el macrismo y por no pocos grandes medios.

Además de la voluntad de pago, EAA opinó que el país también tiene "capacidad para pagar sí y sólo si logra reabrir el mercado de capitales para rollear (refinanciarla tomando préstamos para pagar lo que vence) la deuda".

En cuanto al FMI, sostuvo que si bien "el FMI llegó para quedarse", se requiere "transformar el Stand by vigente en un Extended Fund Facilities", que suelen ser programas de financiamiento a más largo plazo y algo más flexibles. Según él, en esa renegociación el próximo gobierno debería "pedir más gradualismo para converger al superávit ya comprometido pero en un período de tiempo razonable de 2 o 3 años, y sólo si la economía crece".

Parte del interés que despierta se debe a la repercusión que en el mundillo económico está teniendo los informes de su consultora PxQ, pero es obvio que buena parte obedece a que muchos lo consideran uno de los posibles ministros de Economía en una eventual presidencia de Alberto Fernández

Pronosticó que "para llegar al equilibrio fiscal AF lo intentará por el lado de los ingresos", principalmente modificando el esquema de retenciones "con menos peso para manufacturas y más peso para el sector primario, incluyendo baja de retenciones en función del valor agregado". Por el contrario, "Macri intentará, de la mano de Pichetto ir más por el lado del gasto (¿bajar jubilaciones?)". Más allá de ese contraste, agregó que "dado el empate que probablemente habrá en el Congreso, seguramente tanto AF como MM deberán revisar posiciones y llegar al equilibrio fiscal con una combinación de ingresos y gastos y no con una opción extrema".

Pero la exposición no fue directamente a despejarles la inquietud por un eventual default. Hubo una breve introducción sobre política. Luego de que un asistente a uno de los encuentros preguntara si AF es la persona más market friendly dentro del espacio menos market friendly de la Argentina, EAA respondió que "AF está a la derecha de CFK y claramente a la izquierda de MM", y agregó que ella lo eligió por tres razones: "personales, para fortalecer la gobernabilidad en caso de ganar y para disputar el voto blando".

Descartó que AF pueda ser una marioneta de CFK, y lo fundamentó en tres razones: "la tradición presidencialista de la Argentina; el hecho de que AF tendrá el poder (aunque no votos) de haber traído a sindicatos y gobernadores; y que de ganar implementará una política económica que no sería la que implementaría CFK, pero que CFK va a apoyar".

Alberto Fernández
Alberto Fernández

Sobre MM dijo que "eligió a Pichetto para mostrar que va a tener la capacidad de pasar en el Congreso las tres reformas necesarias para transformar el Stand by en un Extended Fund Facilities: la laboral, la fiscal y la previsional". Algo que, como se verá después, él pone en duda.

Habiendo planteado el rollover de la deuda como una condición necesaria, les dijo que eso no alcanza y que se necesita new money, por lo cual les argumentó que el "programa económico no puede ser anti-mercado", lo que además impediría toda posibilidad de crecimiento".

El análisis menos conocido de EAA es sobre cómo el vislumbra un futuro de crecimiento. Les transmitió su perspectiva sobre los tres motores o ejes que el país tiene para crecer.

Fue contundente en que "el sector externo no va a ser el motor del crecimiento", y en que "los dólares que se necesitan para crecer no vendrán del saldo comercial, como sí ocurrió con el viento de cola entre 2003 y 2008". Eso porque, argumentó, "Brasil no va a crecer de manera considerable ni este año ni el que viene, porque la guerra comercial entre China y Estados Unidos provoca que China no va a traccionar a favor de la Argentina, ni tampoco tendrá efectos alcistas sobre el precio de la soja, y porque el petróleo que importamos sube de pecio por la incertidumbre política".

Macri eligió a Pichetto para mostrar que va a tener la capacidad de pasar en el Congreso las tres reformas necesarias para transformar el Stand by en un Extended Fund Facilities: la laboral, la fiscal y la previsional

EAA también descarta que el sector público pueda ser motor de crecimiento, dada la alta relación que ya existe entre la recaudación y el PBI, lo mismo que entre el gasto y el tamaño de la economía, lo que limita severamente la capacidad de que el sector público pueda expandir la economía subiendo el gasto o bajando impuestos. A lo que suma, como ya se mencionó, que "el Fondo llegó para quedarse y no va a aceptar nada que se parezca a un New Deal argentino".

Sus expectativas están concentradas en el sector privado, para lo que "se necesita encontrar sectores que generen la 'divina coincidencia' de atraer dólares de inversión productiva externa y generan empleos de calidad". El ejemplo que cita es el de Vaca Muerta. Mostró varios gráficos que revelan que Neuquén es la única provincia que actualmente genera empleo de calidad a partir de los 8.000/9000 millones de dólares que atrae por año. Y lo atribuye a la certidumbre en las reglas de juego que se le dio al sector y "al acuerdo laboral con el sindicato que cambió modernización del convenio por generación de empleo".

Vaca Muerta (Thomas Khazki)
Vaca Muerta (Thomas Khazki)

Además de Vaca Muerta y el negocio de petróleo y gas en general, aconseja que se promueva la generación de energía eléctrica, de modo de bajar el costo de generación. Para ello propone que se respeten los contratos a cambio de la que el sector comprometa una plan de inversión de 4.000/5000 millones de dólares por año.

Y se pregunta a modo de contrarrestar algunas críticas que mereció Mercado Libre, "¿qué pasa si se le otorga un beneficio fiscal a Mercado libre para que repatríe los 6.000 empleos que tiene en Brasil porque el costo laboral es un 30 por ciento más bajo que en Argentina?". En el menú de sectores capaces de generar dólares y empleo de calidad incluye al litio y al software.

Concluye que "un programa económico consistente y el respeto a los contratos precedentes puede desatar un fuerte shock de inversión extranjera en varios sectores de manera que el motor del crecimiento sea el sector privado, que es el único motor que yo veo posible".

De ahí deduce que "por eso creo que, por más que quiera, el próximo gobierno no puede alterar contratos". Y remata el argumento respondiendo una pregunta: "¿Eso me gusta más o menos? Importa poco. Es la única salida que veo. Si viera otra, se las diría".

Un programa económico consistente y el respeto a los contratos precedentes pueden desatar un fuerte shock de inversión extranjera en varios sectores de manera que el motor del crecimiento sea el sector privado, que es el único motor que yo veo posible

Luego condiciona toda posibilidad de crecimiento a que el FMI permita gradualismo en las metas fiscales y en las reformas que exigiría para modificar y flexibilizar el acuerdo. "Si el FMI va al shock, o MM cumple lo que le dijo a Vargas Llosa (si gano voy a hacer lo mismo pero más rápido), la economía va a colapsar".

En cuanto a las tres reformas, sobre la previsional descarta que, dado el empate parlamentario, cualquier gobierno impulse un corte drástico en el gasto en jubilaciones. "En la Argentina, reformas fuertes como en Brasil no pasan, y en el ejercicio de reformas graduales, la ventaja la tiene el peronismo, ya sea AF o Pichetto". La propuesta que expuso es "compensar a los jubilados la pérdida que acumularon aprovechando algún tipo de salvaguarda acordada con el FMI, y a partir de ahí ajustar el gasto con la evolución de la recaudación: eso sería consistente tanto para la gente como para el FMI". También propone que "copiemos a Portugal, que ajusta su edad de jubilación con el promedio de expectativa de vida de los últimos cinco años. Si vivimos más, trabajamos más".

Sobre la reforma laboral afirma que "sólo puede hacerse si la CGT acuerda", y que "una macro reforma tiene bajas chances de pasar". Entonces recomienda sentarse con los sindicatos de esos 5 o 6 sectores que pueden atraer dólares y generar empleo y cambiar modernización laboral por más puestos de trabajo", agregando reformas en sectores estratégicos como Comercio, Transporte, Construcción, Energía y Sector Financiero. "Esas reformas sumadas hacen una reforma laboral".

En la Argentina, reformas fuertes como en Brasil no pasan, y en el ejercicio de reformas graduales, la ventaja la tiene el peronismo, ya sea AF o Pichetto

Llegando casi al final reiteró que la Argentina no va a ir al default porque "no importa si quiere; no le conviene". Explica que ahora "no habría rebote post crisis y post devaluación como en 2003-2007, ni hay viento de cola. Los incentivos al default son cero porque no hay rebote y hay riesgo de espiral de precios. No importa si alguien quiere o no quiere default. Hoy no es negocio y en 2001 era un hecho inevitable".

La lógica y el espíritu que se desprende de lo anterior EAA los sintetizó en dos diapositivas del power point. Una muestra un péndulo con el título "El péndulo tiene poco espacio para moverse hacia la izquierda", por la elevada deuda, por la alta traslación (pass-through) que en la argentina tiene la devaluación sobre los precios y por el pálido futuro de Brasil.

La otra diapositiva se titula "El péndulo tiene poco espacio para moverse hacia la derecha", porque el país viene de dos años de recesión, con enorme caída en el poder adquisitivo de la población, y porque la inversión pública ha alcanzado mínimos históricos.

Ambas diapositivas vienen precedidas por otra que dice 2Ambas fuerzas políticas se han movido hacia el centro".

Seguí leyendo: